¡CÓMO PASA EL TIEMPO!

Puente_de_Ventas_en_1930

Don Jovito Cifuentes Barba, ex cautivo y caballero mutilado, funcionario por la Gracia de Dios y bedel en el Servicio Nacional del Trigo tocaba, de oído, el fagot. El fagot, para aquellos que no lo sepan es un instrumento de la familia del oboe y tiene un sonido grave que le da una sonoridad muy particular. Bien lo sabían en la pensión de doña Auxibia la Piñorra, soriana de Vinuesa, que le tenía alojado de balde por la amistad que había trabado con su viudo en el frente.

Ya está otra vez don Jovito con el fagot

Pues que tomen bicarbonato, decía doña Auxibia. Luego se quejan de que en esta casa sólo se cena pescadilla congelada y bien que les duele el estómago de las empanzadas que se dan. A ver, don Jovito, que vuelvo a tener quejas de los demás pupilos que los está usted fagocitando.

Que uno no se come a nadie, doña Auxibia. Eso es envidia de estos ignorantes. No ve usted que no conocen más que la zambomba y la pandereta, y eso por Navidades.

Vale, vale… pero deje usted de soplar el tubo ese.

Los pupilos de la pensión de La Piñorra estaban convencidos de que, entre el fagotista y la patrona había algo más que afición musical. Algunas tardes, cuando volvían del trabajo, se encontraban a don Jovito haciéndole un solo de fagot en la mesa de camilla. Doña Auxibia asistía a la lección magistral, los pies sobre el brasero de picón, en silencio, mientras de forma maquinal escarbaba las piedras y los gorgojos de las lentejas. Don Jovito allí, con su batín corto de cuadros príncipe de Gales y sus pantuflas con reborde de macramé, su bufanda gris y su boina capada acometía, con un entusiasmo sin mácula, Los sitios de Zaragoza, o la ronda de los enamorados de la zarzuela La del soto del parral. Doña Auxibia, transida de emoción, se entregaba a los recuerdos juveniles del ágape tras su boda con el don Antofagasta, brigada de carabineros del cuartel de Covaleda, también provincia de Soria.

¡Qué apostura la de mi Antofagasta, don Jovito! Con aquellos bigotes de guía, como los del Kaiser. Y qué elegancia con su traje de fiesta de carabinero.

Sí, doña Auxibia… Cualquier tiempo pasado fue mejor.

Don Jovito, por recomendación de un antiguo compañero también excombatiente, le encontró sitio en el café Los gozos y las sombras, nombre literario donde los haya, para animar las tardes soplando el fagot. Al principio –lo que son las cosas- le daba un poco, no sé, como reparo estar ahí, sobre un altillo, soplando el fagot mientras los hombres jugaban a las cartas y alguna señora, pocas, es cierto, mojaban el churro –con perdón de la expresión- en el café con leche. Pero con el tiempo se le pasaron estas vergüenzas y pudo salir del trance económico y aportar, mes a mes, lo justo para poder convidar a doña Auxibia a una ración de gallinejas y un porrón de clara de cerveza en las fiestas del santo, allá por el mes de mayo y entregar, un par de cientos de pesetas, en calidad de alquiler que doña Auxibia rechazó pero que él, como no podía ser menos, entregó para el engrandecimiento de la cuenta corriente de la soriana.

¿Quiere usted que subamos a las barcas o al güitoma, doña Auxibia?

Por Dios, don Jovito, cualquiera que le oyera qué podría decir de nosotros.

¡Anda!, ¿y qué mal hacemos a nadie?

La doña Auxibia, cuando se iban los demás pupilos freía al don Jovito unos torreznos sorianos que daban gusto de verlos con su cochura perfecta, su corteza churruscada y su veta de tocinillo bien frita.

Estos son mejores que los del otro día, ¿verdad don Jovito?

Ya lo creo, doña Auxibia. Y es que como los torreznos de El Burgo de Osma ninguno. Ya lo dice el Navegante.

Pero él los llama torrenillos, ¿verdad?

Sí, es que así es como les dicen en Soria

Yo…, se sinceró el don Jovito, querría decirle una cosa a usted, doña Auxibia. Verá usted, ya llevamos mucho tiempo viviendo en esta pensión y la gente empieza a murmurar. Algunos, usted lo sabe mejor que yo, hasta dicen que si yo estoy aquí, de chuleo. ¡Ya ve usted!

Quite, quite… No los haga ni caso.

El caso es que yo, doña Auxibia, había pensado, si usted me lo permite, había pensado, decía, que podríamos unir nuestras vidas y enterrar, de una vez por todas, a mi buen amigo y camarada Antofagasta y permitirme que sea yo quien, en adelante, mire por usted como su esposo.

A la doña Auxibia se le cayó hasta la mantilla del susto. ¡Pero qué insensatez está usted diciendo, tío carcamal. Fuera. Fuera de esta casa! Habrase visto mayor ingratitud y mayor desahogo.

Pero yo, Auxibia… Pero yo.

Oiga, y sin apear el tratamiento. Fuera de esta casa y a escardar cebollinos a la puñetera calle. ¡Camándulas!

El don Jovito, ahora, tras la declaración de su amor a la doña Auxibia, vive en un desmonte tras la calle de Alcalá, justo donde los marmolistas, de frente al cementerio, tienen su taller. Allí, y con la única compañía de su fagot mata el tiempo en soledad.

El amor, ese esquivo ángel que se nos escapa entre los dedos pasó dejando su fría sombra sobre el forrillo del corazón del músico y voló por entre las nubes plomizas de los campos próximos de Vicálvaro. Allá por el lugar donde en 1854, los leales a don Leopoldo, se pronunciaron contra la reina Isabelota dando paso al llamado Bienio Progresista.

¡Cómo pasa el tiempo!

Anuncios

2 Respuestas a “¡CÓMO PASA EL TIEMPO!

  1. ¡¡Aleluya hermano, aleluya¡¡, insulso de mí, pues no pensé que se le había olvidado escribir y no solo, no se le ha olvidado, quiá, sino que además vuelve a escribir cosas como esta; “ese esquivo ángel que se nos escapa entre los dedos pasó dejando su fría sombra sobre el forrillo del corazón del músico y voló por entre las nubes plomizas de los campos”.
    Bienvenido de nuevo al mundo de las letras.
    JiJiJi

  2. Pedro Requena Ruiz

    Enhorabuena, muy tierno y a la vez muy trágico me ha gustado mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s