BERENGUELA DE CASTILLA, DOS BODAS Y SIN COSTILLA

Hay cosas que no pueden ser, y que además son imposibles, que diría El Gallo. Por ejemplo, un torero con barba, un cura con bigote y un cantaor flamenco de gorrilla. No puede ser y no hay más. Sí que es posible que un torero, antes de ponerse el vestido de torear, se deje la barba, como hace Cayetano, el de los Rivera, o que un cura rebotao y metido en Comisiones Obreras, se deje el bigote al colgar los hábitos. Incluso, ¿por qué no? que un cantaor flamenco, fuera del escenario, y por pasar desapercibido, lleve gorra en lugar de sombrero, pero ¿en el escenario? Imposible. Lo demás sería impostura. Impostura y malaje, don Dimas. Lo que yo le diga.¿Y es normal que un Nobel case con moza tagala?

Tampoco. Mire usted, esa moza que usted dice dejó de serlo gracias al señor Iglesias, don Julio, según consta en su canción Lo mejor de tu vida. En ella, y en verso suelto y poco delicado con la señora, dice así: Tu experiencia primera,/el despertar de tu carne, /tu inocencia salvaje, /me la he bebido yo, /me la he bebido yo…

Vaya manera de señalar, ¿verdad usted que sí?

Ya lo creo. ¡Y menuda sed! Pero es que verá usted. Esta señora, que casó muy joven con el trovador ha tenido más maridos que doña Berenguela, reina de Castilla.

¿La hija de don Alfonso y la Leo de Plantagenet?

Esa misma.

¿Pues cuantos tuvo? No muchos, la verdad, para lo que ahora se estila, pero sí los que tuvo y casi ni pudo disfrutarlos. Verá usted; doña Berenguela fue la heredera nominal al trono castellano, pues los infantes nacidos posteriormente no habían sobrevivido.

Pues sería un partidazo, ¿verdad?

Ya lo creo. Su papi, que para esto de las bodas era muy suyo, acordó casarla con don Conrado, duque de Rothenburg e hijo que fue de Federico, el primero de los Barbarroja. Llegaron hasta dotarla con 42.000 maravedíes, que era para entonces una guita. Conrado se vino para Castilla y se casó en Carrión de los Condes pero, mira por donde, después nació el infante Fernando que fue declarado heredero y el Barbarroja dijo que nanay, que p’a su padre la Berenguela y pidió la devolución de la dote. ¿Es que acaso, le dijo el suegro, soy El Corte Inglés, que devuelve el dinero al insatisfecho? Don Conrado, con el rabo entre piernas se volvió para su feudo. La chata Berenguela, por su parte y como dice el canto infantil, solicitó la anulación inducida por su abuela la Leo de Aquitania que no quería Hohenstaufenes a su vera, siempre a la verita suya… Temor infundado porque al duque le dieron matarile por lo bajines en 1196.

¿Y qué más?

Pues nada, que al año siguiente de cargarse al Barbarroja se echó novio y se casó en Pucela con Alfonso IX, rey de León y pariente suyo en tercer grado. Tuvieron cinco churumbeles pero, el papa Inocencio III, que había sustituido a Celestino III quien, haciendo caso a su nombre, celestineó para casarlos fue y lo anuló. ¡Hala, con un par! Alfonso y la Berenguela se pusieron como unos cocheros y le dieron la matraca todo el papado, pero el Inocencio, que era un integrista, no lo permitió, eso sí, a los cinco churumbeles los consideró legítimos.

Mira, algo es algo.

En efecto.

El caso es que, como declararon ilegítima la boda se volvió a casa de sus padres, (¿quién no lo ha hecho al ser abandonado retomando para sí la habitación de cadete, donde sacó la EGB?) y se dedicó a cuidar a los niños. Bueno, a cuidar a los niños y a hacer de regente, a reinar y a ser consejera real del niño.

¿Y a usted le parecen mucho un par de bodas?

Pues no, la verdad. Pero que las dos te salgan rana, pues qué quiere usted que le diga. Por eso, al principio de este post decía yo que lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible.

¿Usted cree, don Matías, que Soria, el del blog, es algo pariente de Rita Haywoorth?

¡No, hombre…! Además, si no se apellida Cansino.

Ya, apellidarse no, pero anda que cansino está resultando un tanto con eso de la Historia.

La culpa no es de él, no crea. Sino de quien le llama enciclopedia con patas. Luego va, se impla, y se pone esponjado como un bizcocho de tutifruti y no hay quien le aguante.

Anuncios

Una respuesta a “BERENGUELA DE CASTILLA, DOS BODAS Y SIN COSTILLA

  1. Te pueden salir rana 2 o las que sean, sobretodo si están locas, ¡¡ a mi con esas ¡¡.