DON DIMAS DIVAGA

No es cierto, como por ahí se presume, de que ciertos cabrones se adornan la cuerna con los gallardetes de señales de un barco. Es cierto, por qué no decirlo, que estarían muy elegantes y se los avistaría a distancia, pero los cabrones, los pregonaos, quiero decir, como mejor están cada uno en su casa y regados por los pies para que crezcan.

Oiga, don Dimas, y a qué viene esto si puede saberse.

A nada, es solo a título informativo.

Las damas de Acción Católica ya no piden para la redención de los chinitos, los negritos y los obreritos de detrás del telón de acero. Las damas de Acción Católica, todo hay que decirlo, ya no se llevan o, si se llevan, es sin muchas alharacas ni chingoletas.

Oiga, don Dimas, y a qué viene esto si puede saberse.

A nada, es solo a título informativo.

Cuando llueve mansamente sobre las berzas y los puerros; sobre las coliflores y las calabazas; sobre los cabestros que lloran mansamente la pérdida de sus gónadas, y sobre los hombres que no tienen pan que llevarse a la boca no deben buscarse caracoles. No porque los caracoles amarguen con el zumo agraz del ajenjo, sino porque es invierno.

Oiga, don Dimas, y a qué viene esto si puede saberse.

A nada, es solo a título informativo.

La Rosa de Jericó, por muchas historias que nos cuenten los chamanes y los archimandritas del pasado por venir –o porvenir, que tanto monta- y los crédulos que antes de madrugar beben con pasión desmedida, como en el tango, el zumo de la hiel de cien pollos tomateros, no dejará de ser un helecho.

Oiga, don Dimas, y a qué viene esto si puede saberse.

A nada, es solo a título informativo.

El ciclán, a diferencia del carnero entero, sólo tiene un testículo. Sí, sí, ya sé que algunos autores utilizan la voz chiclán, pero esta no existe en el diccionario, aunque sí que lo recoge así la wikipedia.

Oiga, don Dimas, y a qué viene esto si puede saberse.

A nada, es solo a título informativo.

En el Cantar del Mío Cid se llama a la mano derecha mando de lanza y a la mano izquierda, o mano contra Dios, que decían las Adoratrices, mano de rienda. Ahora, como ya no se leen los clásicos y menos si estos son anónimos, el dinero se lo llevan a manos llenas, independientemente de si son diestros o siniestros.

Oiga, don Dimas, y a qué viene esto si puede saberse.

A nada, es solo a título informativo.

Si se ama lo que se conoce y se posee lo que se ama, dime tú, espiga vana que tan enhiesta caminas, ¿Quién de los que te conoce te poseerá para amarte? O dicho de otra manera, quien te susurrará al oído el poema de los amantes: como sé que te gusta el arroz con leche debajo de la puerta te dejo un ladrillo.

Oiga, don Dimas, y a qué viene esto si puede saberse.

A nada, es solo a título informativo.

Stendhal narró con ejemplar prosa el alma al trasluz y clareada en tenues y reconfortantes matices de la mujer. Un alma que solo se desvela a quien busca la condenación eterna en lugar del perdón divino.

Oiga, don Dimas, y a qué viene esto si puede saberse.

A nada, es solo a título informativo.

Ya estamos con la manzanita, con la manzanita. ¿Es que no saben ustedes que el uso de tabletas y ifones no está justificado sobre otros sistemas mucho más populares y liberados? Ya estamos con la manzanita…

Oiga, don Dimas, y a qué viene esto si puede saberse.

A nada, es solo a título informativo.

Anuncios

Una respuesta a “DON DIMAS DIVAGA

  1. La Aguela

    JAJAJAJAJAJA, La Apple.
    “archimandritas”, buscolo, enterome y hoy ya puedo ir a dormir.
    “como sé que te gusta el arroz con leche debajo de la puerta te dejo un ladrillo”, buenos recuerdos hermano, muy buenos.
    Me gusta el cambio literario y hasta el nuevo formato, me gusta si señor.