LA NUEVA GEOGRAFÍA DE SPAIN


La Geografía, cuando Spain se llamaba España, era la ciencia que estudiaba la superficie terrestre, las sociedades que la habitaban y los territorios, paisajes, lugares o regiones que la formaban al relacionarse entre sí. De esta manera en el país había una suerte de ríos poco profundos y con mucha mala leche en su discurrir cuesta abajo que se llamaban Miño, Duero, Tajo, Guadiana, Guadalquivir, Ebro, Júcar y Segura, según cantábamos ante el profesor. Desde que la Geografía se ha convertido en Conocimiento del Medio el río Ebro es “un río catalán que nace en tierras extrañas”. ¡Qué cosas tiene el progreso!

El primer geógrafo que conoció el mundo fue un español. Sí, sí señor. Así, como usted lo lee. Se llamó don Claudio Olmedilla Grajo y era natural de El Cubo de la Tierra del Vino, provincia de Zamora. Don Claudio era hijo de don Remigio Olmedilla, agricultor y de doña Alejandrina Grajo, sus labores. El joven Claudio sufrió de bien niño una cistitis tal de la que no se curó hasta que salió del servicio militar. En la mili le pusieron de nombre Claudio Ptolomeo, por aquello de ir con ella siempre al pairo y marcando el territorio, y se hizo muy famoso cuando escribió un libro al que puso el nombre de Geographia. Desde entonces, y hasta la LOGSE, este fue el nombre que se daba a la materia de estudio.

Don Claudio, además de geógrafo fue astrónomo, astrólogo, químico, óptico y matemático. Lo que no llegó a ser, todo hay que decirlo, fue un portento en lo relativo a las distancias. Cuando escribió Makoraba, un libro donde describía la ciudad de La Meca se demostró que confundía las distancias bastante. Tanto fue así que un catalán, que hablaba gallego, según nos dijo ayer Maru Outeiriño, y al que decían, vaya usted a saber por qué, Cristóbal Colón, compró, con la subvención que los españolazos Reyes Católicos, un mapa de don Claudio y se embarcó a las Indias llegando, al seguir las rutas de Ptolomeo, a las Bahamas. ¡No sabía nada el tal Colón, ni nada…!

Don Claudio tuvo muchos enfrentamientos con otro geógrafo de la época. Por aquellos entonces los geógrafos eran como los toreros de España, o los entrenadores de fútbol, que tenían hasta fanes. El rival de don Claudio se llamó Estrabón. Así, sin don ni nada. Era natural de Campo Maior, en el Alentejo portugués. Estrabón era menos intelectual, es cierto, pero de distancias andaba mejor. Recorrió la Ecúmene y la anecúmene, que como todos ustedes saben, quiere decir la tierra habitada, en el primer caso, y la inhabitada o Plan Chamartín de Manuela Carmena en el segundo caso. Estrabón, lo que sí que tenía, era muy mala prensa. Nunca se preocupó por la imagen y se paseaba por toda la paz romana envuelto en una sabanilla y en sandalias y con calcetines como si fuera un germano. Esto le restó credibilidad llegándose a pensar, ¡fíjense! que pese a describir hasta Langa de Duero en sus libros se cree que nunca visitó la Península Ibérica. A los portugueses siempre les pasa algo así. Y si no lo creen ahí están los casos de Magallanes y su jira por los siete mares y el de Cristiano Ronaldo en el Real de Madrid.

La Geografía, y su prima mayor, la Historia no han llegado todavía al punto que se nos avecina cuando Galicia, Euskadi y Catalunya is not Spain se independicen y comiencen a pedir el dinero robado por Castilla en las colonias descubiertas por el gallego-catalán don Cristóbal Colón. Pero, eso sí, dado que el autor del mapa, don Claudio Olmedilla Grajo, alias Claudio Ptolomeo, era castellano ya podría don Juan Vicente Herrera, y su nueva vicepresidenta –si es que no bebe, claro- ir preparando una defensa para evitar que ens roben los catalans hasta el último doblón de oro del Perú, que como todos ustedes saben, pese a no pertenecer al Perú sino a Bolivia, valen, decía un Potosí.

Sí, don Juan Vicente; si el mapa era castellano, como el autor, los doblones son tan castellanos como los papeles de Salamanca y, por tanto, igual que defendimos aquellos en su momento, hasta impedir que se los llevaran los pedigüeños catalanes –o no, que diría su jefe-, tenemos la obligación de defender estos.

Anuncios

Una respuesta a “LA NUEVA GEOGRAFÍA DE SPAIN

  1. La aguela

    Las asignaturas, TODAS, debíanse de explicar con estos mismisimos métodos y dejarse de tantas EGBS, LONCES, LOGSES y sus meretrices madres.
    Ave Dimas.