EL PARLA MIENTO


Es que no nos acabamos de enterar. Toda la vida soportándolos y no acabamos de escarmentar con esta gentuza. Resulta que enciendes el televisor, el transistor, la radio del automóvil o lees la prensa y el comentario de los sesudos tertulianos y vividores del momio político es el mismo: no se ponen de acuerdo –en la gobernabilidad, claro- Y es mentira. ¡Vamos que si es mentira…! Cómo se lo diría yo.

¿En qué no se ponen de acuerdo esta calaña que nos intenta gobernar? ¿En mantenernos con un salario de risa? ¿En tenernos un años sí y el otro también apuntados en el paro? ¿Es que no están de acuerdo en que nuestros jóvenes se tengan que marchar a la emigración porque sólo hay trabajos para afiliados al partido –al partido que sea, claro-? ¿Es que no están bien de acuerdo en subirnos todos y cada uno de los impuestos, o de inventarse los que hagan falta para seguir expoliando nuestros ahorros? ¿Es que no están bien de acuerdo en seguir, mes tras mes, gastando dinero público en mantener unas Cortes que no funcionan, en seguir regalándose dispositivos informáticos de última generación a nuestra Costa? ¿Es que no están de acuerdo en seguir el tiempo que haga falta en que se la están tocando a dos manos cuente para sus jubilaciones anticipadas tan distintas de las de los ciudadanos? ¿Es que no están de acuerdo en gastar 600.000 euros –casi noventa millones de pesetas- en viajes en un Congreso y un Senado que están vacíos de competencias? ¿En qué, pues, no se ponen de acuerdo los líderes de los partidos? ¿No están de acuerdo, en definitiva, en continuar regalándose vales de taxi pese a estar las Cortes sin funcionar? ¿No están de acuerdo en seguir burlando y estafando las esperanzas de los ciudadanos?

Están de acuerdo, señores, y muy de acuerdo, en continuar con su mamoneo, con su quítame allá esas pajas y en continuar repartiéndose con sus afiliados los puestos públicos a razón de un tanto para el partido en los sueldos archimillonarios que se auto conceden. Están de acuerdo, naturalmente, en conceder a los canarios lo que haga falta por aplicar la Agencia Canaria, un momio a medida para el único diputado al que, por cierto, no se le cae la cara de vergüenza cuando dice que votará al aspirante a presidente porque ha atendido a “sus” peticiones. No se le cae la cara de vergüenza al vocero de los nacionalistas cuando dicen que no votarán al aspirante porque no les concede la separación de España –que manda carajo- o que no le votarán porque no acerca a los presos terroristas al gallinero donde manda el zorro –o la zorra, no vayamos a ponernos machistas- y donde mantiene acochinadas al resto de gallinas del euskoparlamento.

¿Qué no se ponen de acuerdo?, me dice usted señorito tertuliano que vive de las concesiones que un día u otro le regala el candidato o el candidato opositor. Usted sí que vive del cuento de los políticos que mantienen el desacuerdo. Cuanto menos acuerdo más dinero entra en su buchaca pero, al menos, no tenga usted la falta de vergüenza de decirnos que los políticos –socialistas o populares; populares o socialistas- no se ponen de acuerdo. Están, y ahí las pruebas para quienes las quieran ver, total y absolutamente de acuerdo: cuanto más ruido, más nueces. Y ya se sabe quienes son los que viven de recoger las nueces que otros tiran. Al menos sean decentes, por una vez en la vida, y para variar y reconozcan que si algo tienen ustedes, es que están perfectamente de acuerdo para que todo siga como hasta ahora.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.