EL CUBISMO, ESE SENCILLÍSIMO Y QUINTAESENCIADO ARTE

Rossy de Palma La Ley del Deseo

Cuando se compró la dentadura nueva, a don Matías le pareció que el castañeo de los dientes era algo excesivo. Era, claro, por los nervios y la falta de práctica al hablar, pero es verdad que era lo más parecido a Sara Baras encima de un cajón. Oiga, ¡qué forma de zapatear con los piños!
Yo soy, decía, la salud y la vida, la elasticidad en la mandíbula y la elegancia en el rictus. Bienaventurados los mellados, los que tienen la boca como una gallina, sin un solo diente, porque de ellos será el paraíso de las sopas y las cremas de zanahoria.
¿A usted no le gustan las sopas y las cremas de zanahoria?, don Dimas
Pues no señor. A servidor, como tiene dientes y hasta muelas, aunque no juicio, prefiere los tacos de jamón, aunque sean del bueno, y las almendras sin pelar, para cascarlas, con perdón por la forma de señalar, con los dientes. Y, ya al paso, el torrezno de Soria, con su piel churrascada y su veta firme y dura como el seno de una núbil señorita.
Oiga, usted lo que es es un marrano como la copa de un pino.
Pues sí señor, y a mucha honra. Pero usted, y mal que le pese, desde que se ha comprado esa dentadura parece al cantante de Los Tarantos cuando pide un vino.
¿A usted nunca le ensañaron que no está bien reírse de los defectos de los demás?
Pues no señor. A mí, lo que me enseñaron en la escuela de Alcorcón fue la geometría del azar y la filosofía del tiento. Usted esto no lo entenderá porque son habilidades propias del intelecto cosa que, por lo visto, aún se le resiste.
Oiga, don Dimas, y usted que sabe tanto… Me podría informar de lo que es un tomín.
Pues no. Yo gilipolleces no contesto. Además, seguro que lo ha estado mirando hoy en el diccionario para hacerse el chulo y el intelectual en el blog de Soria.
Sí, es verdad. Con usted no hay quien pueda. Me tiene cogida la medida. ¿Y las gandumbas?
En el bar Casa Gandul se toman muy buenas raciones de gambas a la gabardina. También zarajos de Cuenca y huevos rotos. Los huevos rotos de Casa Gandul son tan famosos que el propietario se ha hecho unas tarjetas de visita que dice así:

Manuel Canchales Fernández
Propietario
Bar Casa Gandul
Huevos frescos. Del culo a la boca

Es lo que tiene el marquétin, don Matías, que una frase ocurrente, bien dicha en el sitio preciso, se vuelve viral.
¿Cómo la gripe?
No, hombre. ¡Qué coño tiene que ver la gripe con los huevos de Casa Gandul?
Como dice usted que tiene virus. En el diccionario dice que viral es relativo a los virus.
¿Y usted cree que el diccionario es como el oráculo de Belfos?
¿De quién?
De Belfos
¿Será de Delfos, no?
Bueno, si se lo ha traspasado, ahora será de Delfos. ¿También me tengo yo que saber quién compra los bares en su barrio?
¿Está usted, entonces, de acuerdo conmigo, en que el cubismo es un movimiento que rompe con las leyes de la perspectiva clásica y descompone los objetos de estructuras geométricas?
Pues ahora que lo dice…
Se lo digo porque resulta que antes, una señora como Rossy de Palma era un callo malayo y ahora resulta que es una belleza cubista.
Me temo que sí.
Pues en ese caso, don Dimas, yo creo que el sencillísimo y quintaesenciado arte de la pintura cubista es una reiteración en el distorsionado mundo de la plasmación.
Ahí tiene usted razón, ¿ve? Y yo, cuando uno tiene razón siempre se la doy.
Muchas gracias, don Dimas. Por cierto ¿quiere usted decir algo antes de despedirse?
Pues sí, claro que quiero. Quiero añadir que el fracaso del marxismo no puede justificar una dictadura de los mercados, pero el fracaso del capitalismo salvaje no justifica, tampoco, la llegada de un marxismo salvaje.
Lo ha bordado. ¿Y mañana qué?
Huy mañana… Mañana tenemos títeres. Don Dimas, don Matías, Soria el del blog… La puerta del Sol. Y miralá, miralá..
Pero esa era otra puerta
Pues seguro que esa otra también la abrimos.

Anuncios

Una respuesta a “EL CUBISMO, ESE SENCILLÍSIMO Y QUINTAESENCIADO ARTE

  1. La Aguela

    Joder hermano, vas a más, en cada escrito. Lo del marxismo, lo has niquelao. jiji