LA ÓSMOSIS INVERSA

Ver entradaosmosis

Hay gente que es muy apañada. Hay gente a la que usted le da un euro y al día siguiente tiene dos. Por el contrario hay gente a la que usted le da el euro y, en ese mismo momento, ya debe dos. Esto de la matemática es muy raro y confundidor; muy funcionarial y pejiguera. Don Críspulo Trijueque Adúriz se tomaba, día a día, la temperatura anal con un termómetro que había comprado en Andorra. Era un termómetro liso, sin estrías que no daba apenas gusto. Tampoco, y eso es bien cierto, ofendía a las hemorroides con lo que, lo uno se iba por lo otro.
¿Y no le daba calambre?
Pues no, mujer. Porque no funcionaba ni a pilas ni por energía eléctrica, sino por ósmosis inversa o reverse ósmosis, que dicen en Harvard.
¡Ah, claro! Y esto de la ósmosis inversa ¿qué es lo que es?
Pues su propio nombre lo indica: aquella en la que los fluidos se presionan a través de una membrana (la propia hemorroide), mientras que los sólidos disueltos pasan a través de la cánula.
¡Ahora sí que lo entiendo!
¿Ve usted? Si esto no es como en caballería, que no siempre se explica todo bien. Aquí no; aquí se explica y hasta usted, que es una asna sin enjaezar lo entiende.
Don Críspulo Trijueque Adúriz, sacó un pitillo a medio liar y, con una sola mano, acabó de montar el pito. ¡Qué tío el don Críspulo! Y eso que tenía dos manos.
Esto lo hago, desde que mi amigo Gómez, el de las eléctricas, me contó que andaba siempre o oscuras en su casa por si un día se quedaba ciego.
Naturalmente, don Críspulo. Hace usted muy bien. No hay nada como ser previsor. Ya lo decían los indios navajos: un jefe de tribu prevenido vale por dos indios de clase de tropa.
No sé, no sé… Nunca había oído una frase tan estúpida. No se la habrá inventado usted, ¿verdad doña Leoncia?
¿Yo? ¡Bah…! Favor que usted me hace. Servidora es muy burra. Ya lo dijo usted. A servidora lo que le va bien es el desprecio y el desconsuelo del hombre, que para eso una nació mujer y soltera. Y alguna que otra zurra.
Eso sí. Ahí tiene usted razón.
Gracias, don Críspulo. Hombres como usted es lo que necesitamos las mujeres y no esos mimosines que se pasan el día llamando churris y caris a sus mujeres.
Si es que es verdad, doña Leoncia. Ya lo dijo el refrán: las mujeres y los líos, lejos de los tíos.
Mire eso también lo decía Gómez. Lo del refrán, quiero decir. Según Gómez su padre siempre decía aquello de “como dice el refrán” y él, que escuchaba anonadado las sentencias filosóficas del tal refrán, se pensaba que era el mote de un amigo de su padre.
Papá, ese refrán amigo tuyo es un intelectual ¿verdad?
¡Zas!, el padre le dio un bofetón que a poco le desencuaderna.
Eso para que no llames cosas raras a mis amigos. A mis a migos se les tiene un respeto. Pues estaríamos buenos, no te amuelas… el refrán, dice el niño de la mierda…
Y es que es cierto, doña Leoncia. Ya no hay hijos como los de antes ¿verdad usted que no?
Ya lo creo, don Críspulo. Y la culpa es del rey; sí señor. Del rey y de los curas. Buen… también un poco de Zapatero.
Claro, claro.
Oiga usted y ese Gómez que usted cita ¿no era amigo también de don Dimas y don Matías?
Pues no. En realidad eran conocidos. Don Dimas y don Matías no tenían muchos amigos. Si acaso Soria, el del blog y Vitín. Poco más. Y es que, las amistades, doña Leoncia, como las fabes: pocas pero que llenen.
¿Y no le parece a usted que don Dimas está en un momento golosón?
Pues no lo sé, qué quiere usted que le diga. No sé a qué se refiere usted. Es que, como recién vino, que dicen los argentinos, de las islas hace que no sé de él.
Es que está colocando en el face fotografías de una imagen de una mujer buda con cara de recién satisfecha. Otras de unos viejos amantes que descansan tras la coyunda y cosas por el estilo. Para mí que tengo que se está volviendo algo romántico.
Quite, quite… ustedes las mujeres enseguida les da por pensar en color fucsia. Don Dimas romántico… ¡lo que hay que escuchar! Eso va a ser del atranco de patatas a la brava. Yo creo que, con esto de la ósmosis inversa, la membrana le tiembla, como piel de tambor.
Igual va a ser eso, don Críspulo

Anuncios

2 Respuestas a “LA ÓSMOSIS INVERSA

  1. La Aguela

    Confirmado, han sido las bravas, por cierto, como diría alguien que conocemos, COJONUDAS, además algo a tenido que ver la osmosis.

  2. Y como dice ese alguien… ¡ya te digo!