EL EUSKERA ¿QUE ERA?

monumento-a-rocio-jurado_1224971

Al Joseba Andoni Beitialarrangoitia Gabikagogeaskoa, natural de Chipiona, en Cádiz, le llaman el vasco; ¡vayan ustedes a saber por qué!. El Joseba Andoni Beitialarrangoitia Gabikagogeaskoa tiene una curiosa teoría; dice que Chipiona es el municipio más al sur de Euskadi.
¿Pero Chipiona… Chipiona? ¿La patria chica de La Más Grande? ¿El lugar de nacimiento de ese toro enamorao de la luna al que llaman Amador Mohedano?
Esa misma Chipiona; sí, don Dimas. El Joseba Andoni Beitialarrangoitia Gabikagogeaskoa mantiene que Chipiona es un nombre vasco que significa Chipirón Bueno; o sea Txipi Ona. Al parecer, el Colegio de Pilotos Vizcaínos de Cádiz disponía de capilla propia en la Catedral Vieja. Para su retablo, el maestro Gaetano Patalano realizó las siguientes esculturas en 1693. “San Fermín”, “San Martín de Aguirre”, “San Francisco Javier” y “San Ignacio de Loyola”. Lo que da idea de la presencia de vascos y vascuences entre sus gentes.
Pues sí que resulta curiosa su teoría. Ahora, que no es novedosa.
¿No me diga?
Claro que le digo. El propio Navegante, don José María Aldea Romero, mantiene que San Petersburgo, antes Petrogrado, debe su denominación a la catequización que recibió el país por parte de san Pedro de Bourges, o san Pedro de Osma, primer obispo oxomense. Al parecer, en un primer lugar, se creía que este San Pedro era de Grado del Pico, en la localidad de Segovia, pero no era así. Por eso lo cambiaron, primero a Leningrado y, posteriormente, al verdadero que era San Petersburgo que es como llaman a los pedros y pericos en Rusia.
El Navegante también cuenta siempre la coincidencia de la toponimia vasca en Soria y en otros lugares limítrofes. De hecho, dice, existen nombres como Ura (agua) nombre de un río soriano o Garray (quemada) para la localidad donde se encuentra Numancia que fue, efectivamente, pasada a cuchillo y, posteriormente, quemada por los romanos.
Pues no crea que lo tengo yo tan claro, don Matías. A mí me parece que estos topónimos se iban poniendo, por los repobladores vascos, según se iban recuperando a Mojamé tras el pifostio de Isabel y su churri. Lo raro, lo verdaderamente raro, es que los vascos siempre han sido muy culo inquietos y, entre conquistas, descubrimientos, navegaciones y, posteriormente, emigraciones, siempre han salido de sus tierras. No logro entender por qué ahora se han hecho tan nacionalistas y tan excluyentes.
Precisamente por eso, don Dimas, por el inmovilismo. Eso, y por el el Sabinismo.
¿El Sabinismo?
Sí; sí.. el Sabinismo. El Sabinismo es un bacilo –que terminó en bacile-, que eclosionó en Abando y que, poco a poco, fue extendiéndose por todo Euskadi convirtiéndose en pandemia que ya ataca, incluso, a los naturales de Andalucía, Galicia y otras regiones con más dureza, si cabe, que a los propios vascos. El Sabinismo produce hinchazón de la cabeza, dándose el caso de que hay que cortar la boina para impedir que la hinchazón corte el riego sanguíneo.
¿Y es grave?
¡Hombre…!, grave, no. Si se pasea, si se sale, si se viaja se palia bastante, desde luego. Y si no lleva usted boina pues miel sobre hijuelas.
Pues qué quiere usted que yo le diga. Yo sí que creo que los vascos, esos antecesores del Joseba Andoni Beitialarrangoitia Gabikagogeaskoa se dedicaban a ir por esos andurriales venga de fundar ciudades y venga de nombrarlas con su idioma único y exclusivo. Un idioma que nació, por generación espontánea, en Abando, junto a la vivienda de Aitxa Sabin. ¿Usted no conoce el caso de la ciudad de Umeá, en la provincia sueca de Västerbotten, por donde transcurre, además, el río Ume?
¿Eso es también euskera?
¡Claro! Ume, proviene de Umia. Por si usted no lo sabe hay un río Umia en Pontevedra, que nace en la parroquia de Aciveiro y rinde sus aguas en la ría de Arousa.
Entonces no es vasco; es gallego…
No, hombre. No. Umia, en euskera es niño y este río, recibe ese nombre porque nace joven.
Cusha, pisha…
¿Y este quien es, don Dimas?
Pues el Joseba Andoni Beitialarrangoitia Gabikagogeaskoa, que tiene el hombre un poquito de deje andaluz.
Pues tradúzcame usted porque no le entiendo.
Pues que dice que el río Umeá de Suecia no viene del vasco, sino del andaluz. Al parecer, y según cuentan en Chipiona, el abuelo de Rocío Jurado y de Amador vendía patatas chipioneras por aquellos parajes. Al llegar al manadero del río Umeá, dicen que dijo el abuelo de Rocío ¡ohú, quillo!, que humeá hase aquí… Y así es como llamaron al río. Lo que pasa es que, los suecos, como no saben escribir en castellano lo ponen sin hache.
¡Ah, acabáramos…!
¿Y Arretxinaga, don Matías? Le podría usted decir al Joseba Andoni Beitialarrangoitia Gabikagogeaskoa qué significa.
Que dice que es el nombre de una repisa de Ikea.
¡Ah, claro….!

Anuncios

Los comentarios están cerrados.