UNA IMAGEN VALE MÁS QUE MIL PALABRAS

imagen

Una imagen vale más que mil palabras, dice el dicho y los psicólogos –sobre todo si son argentinos- los psicólogos, decía, esa especie de sabios que aún no saben abrocharse la bragueta, o hacerse la lazada en los zapatos, sacan enseguida sus conclusiones: Este dicho (dicen) alude a que una idea compleja, que tu cerebro aloja y que, al ser visualizada, puede transmitirse sin emitir palabra alguna quedando grabada en nuestra mente sin necesidad de explicación oral. Para que esa imagen valga más que mil palabras tiene que estar incluida en un contexto en el cual la podamos visualizar y focalizar (ufff, que me ahogo) poniendo toda la atención suficiente para que nos evoque algo significativo.
Bien, pues esa imagen, que vale más que mil palabras, venía hoy en portada del diario electrónico Vozpópuli. En ella se ve a doña Marta Ferrusola, esposa y madre de los Pujolets; esposa de un Pujol y madre de sus siete vástagos…
Una maldad, don Dimas… si los siete son del tamaño del papá ¿parecería doña Marta la Blancanieves de Disney por el Pirineo? (Heigh ho! Heigh ho! La-la-la-la-la-laaaa).
Dejemos de lado las maldades, don Matías, y vayamos a analizar esa imagen que, al decir de algunos vale por mil palabras.
¿Qué nos muestra la fotografía? La imagen, por utilizar su término, nos muestra a una esposa y madre de familia hacendosa, saliendo a comprar el pan; volviendo del colmado del chino de la esquina donde habrá comprado el cartón de don Simón, para Jordi padre –los niños aún beben llet de vaca autóctona, pero vaca, a fin de cuentas- y unas galletas Artiach de coco. Artiach es una empresa bilbaína, pero ella no lo sabe. Artiach, ¡quién lo diría, per Deu, si sona molt nostre!.
Doña Marta, iba diciendo, es una madre hacendosa y ahorradora -una cigarra, don Francesc, lo que yo le diga- que pasa la tarde entre la calceta y la novela de TV3 con su mantilla de ganchillo gris acero y una mantita – de La Casa de las Mantas, en Jonqueres, 5, al ladito mismo de La Caixa- sobre el regazo. Una madre que se desvela por educar a sus siete pujolines en la honradez y la decencia. En el ejemplo paterno de la honradez y el cumplimiento de la ley. En pagar los impuestos para que el país crezca y en el ejemplo del ahorro materno. Una noia que estalvia i un home treballador i honrat, nois. Sobre tot aixó… honrat, es el germen que sustenta la nostra pàtria.
¡Visca el Jordi!, gritan los nens
Visca, contesta doña Marta, la mare, que no la filla.
Pero oiga, don Matías ¿y el ministro de Hacienda tiene algo que decir?
¡Cómo que si tiene algo que decir….! El ministro de Hacienda tiene que decir lo que ya ha dicho ¿O qué se cree usted, que el ministro se toca los perendengues?
¿Y que ha dicho?, si es que puede saberse, claro.
Pues claro que puede saberse. El ministro Montoro ha dicho, ¡con un par!, que el Jordi Pujol llevaba 30 años, o tres décadas, que viene a ser lo mismo pero sin IVA, de “clandestinidad fiscal”.
¡Ostras, Pedrín!
¿Qué… cómo se le ha quedado el cuerpo?
Pues como el seis doble, don Matías. Como el seis doble
¿Y eso?
Pues nada… es que uno, que es un poco inocente, ¡vaya por Dios!, había pensado que treinta años atrás viene a ser, sobre poco más o menos desde 1984.
Pues claro.
Entonces, si a usted no le molesta ¿podría hacerle una pregunta?
Pregunte, pregunte…
¿Don Cristobal Montoro no fue ministro de Hacienda, con Aznar, del año 2000 al 2004?
Pues sí señor…
¿Y no fue, además, miembro del Parlamento Europeo y de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios de la UE?
Así es, sí señor
Entonces, don Dimas, ¿Es que don Cristóbal estaba en Babia, en lugar de estar en Bruselas? ¿Es que don Cristóbal es más tonto que un bollo preñau o se lo hacía para seguir saliendo en las fotos?
Verá usted, es que de don Cristóbal no han aparecido todavía imágenes que valgan más que mil palabras y no tenemos, por lo tanto, contexto en el cual podamos visualizar y focalizar poniendo la atención suficiente, en esa imagen, para que nos evoque algo significativo.
¡Ah…! Ahora lo pillo.
No, si para pillo, el pare de les criatures
¿Y el ministro?
Eso; y el ministro.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.