LA TXALAPARTA, MATERIA EDUCATIVA EN EUSKADI

descarga

El diputado de la Cámara Vasca, don Gorka Pérez Oso, visto su escaso bagaje castelarense, ha decidido pasar a la historia del parlamentarismo vasco con una propuesta que llevase su nombre. Una propuesta, se decía, por la que siempre fuera recordado. Una propuesta, en suma, que fuera como una estatua legislativa.
El diputado Pérez representaba a un 3,1% de la ciudadanía vasca y lleva dos legislaturas preparando su asalto a la gloria. El diputado Pérez Oso tiene un peso específico, un respaldo como para que se aprobase un ley, una norma jurídica, un proyecto que llevase su apellido. No en vano el diputado Pérez Oso fue elegido para cambiar la política vasca. Algo así, se decía, como el Proceso Dreyfus pero en legislativo. Para ello, y tras meses de estudio, se decidió a presentar en el registro del Parlamento, una iniciativa denominada “Obligatoriedad en el sistema público vasco de enseñanza del uso de la txalaparta” y que subtituló como “Euskal eskola publiko txalaparta erabiliz sisteman betebeharra”. Esta, se dijo satisfecho, será la Ley Pérez que revolucionará la política vasca. Cuando la propuesta llegó a la Cámara Vasca la envidia del vasquismo era evidente; se notaba en las caras de sus señorías. Los nazionanista y los bildundis estaban desconcertados. Cuando el diputado Pérez defendió su propuesta los arrinconó y no tuvieron más remedio que apoyarla. La txalaparta, ese telégrafo morse en technicolor, había sido elevado a la categoría de la electricidad o el plexiglás; a la categoría del vaso de Duralex o a la categoría de la txozna borroqueña. Ya era parte del acervo cultural vasco, como la euskal gallina o el kalimotxo.
A partir del curso próximo, y por petición expresa del diputado Pérez Oso, de la Unión Populista y Demagógica de España –sección Euskadi- la txalaparta sería obligatoria en las Euskal Eskola o, por hacerlo más tatachundi, en las ikastolas. Del fondo mismo de las eusko tabernas salió un suspiro de alivio, un latir de optimismo, una savia nueva que decía ¡bendito sea el sentir euskaldun del diputado Pérez Oso!, mientras ríos… ¡qué ríos!, océanos de lágrimas corrían por las recias faces del pueblo vasco.
El diputado argumentó y defendió su proyecto de ley a favor de la txalaparta apoyándose en el sólido argumento de que en Euskadi, con una red telefónica vendida a las multinacionales ocupantes y opresoras –tanto españolas como francesas- sería como un muladar donde podrían pacer los buitres transnacionales alimentándose de la caña de hueso vasco que, como bien se sabe, es un tuétano con label protegido. El argumento, como puede observarse, entraba dentro del llamado pintoresquismo político, tan propio del ven y cuéntalo, o como decían sus detractores, los herejes de primera hora, ahora vas y lo cascas… Esta ley, decía el diputado Pérez Oso salvará la txalaparta de futuras civilizaciones y modismos.
El diputado tatachundi, tan sorprendido y enfático estaba, que no dudó en nombrar al diputado Pérez Oso como “aitxa la parta” o padre de la txalaparta. El nazionanista, por su parte, negó legitimidad al diputado Pérez llamándole txalaparteiro, en claro juego de palabras que denotaba la procedencia gallega de su apellido y la parida de su idea. Los populares se negaron a secundar la propuesta y los socialistas se abstuvieron. Ahora, dijo, el socialista, viene lo difícil de sacar adelante esta propuesta. ¿Habrá catedráticos de txalaparta? ¿Serán tan exigentes en la materia como en matemáticas o euskera? Si la txalaparta se convierte en una materia puñetera, en lugar de ser una maría, ¿habrá clases particulares de txalaparta? ¿Se creará la Academia de la Lengua Txalapartera?
A ver, mutil, dale a la txalaparta, no te vaya a pasar como a Patxi en junio, que te quede la materia y nos tengamos que ir a Benidorm con el tablón y los palos. ¡Aprende de Josu!, que aprobó txalaparta a la primera…
Si la txalaparta llega, como suponemos, o mejor dicho, como sospechamos, a convertirse en piedra angular de la enseñanza en Euskera, nada tendría de extraño que apareciese una nueva especialidad en la dividida y múltiple especialidad del profesorado particular: la del dómine de los niños vagos y con poco oído; esos a los que no hay manera de que pasen el corte del examen veraniego, y eso a pesar el sacrificio de sus padres que tienen, todo el día, el CD de los txalapartaris de Ereñotzu, tilín-tolón-taclán-potoclón.
La asignatura de txalaparta puede servir para cambiar nuestra forma de pensar y de ver el estudio y sus mañas: la importancia de la asignatura de txalaparta es algo que salta a la vista; la humanidad, antes de llegar a dominar los términos de la Trigonometría, de la Filosofía del Derecho o del Conocimiento del Medio ya dominaba la txalaparta que ahora, gracias a la moción presentada por el diputado Pérez Oso recuperará su importancia vital y sacará a la txalaparta de la senda oscura del olvido; esa misma ciencia que sacó con su luminaria, la mente despierta y ágil del diputado Pérez Oso, de la Unión Populista y Demagógica de España –sección Euskadi-.
A ver, Manu, dirá el educando, ¿se puede saber qué gaitas has tocado?
Lo que usted me ha dicho, profesor. Gracias.
¿Cómo gracias? En euskera, burro…
Astoa, profe…
No; que no te he preguntado cómo se dice burro en euskera. Sino que eres un burro que golpeas en castellano. ¿No te has fijado que has hecho sonar gracias, en lugar de eskerrik-asko?
Es que es muy difícil para un niño de Torredonjimeno, provincia de Jaén.
Sí. La institución del profesor particular de txalaparta es algo que se impone en Euskadi. Sin ella, los aitas y las amatxos se exponen a muchos quebraderos de cabeza y a no pocas quiebras de la familia, esa institución tan vasca que se ha importado al resto del mundo. Mientras que con estos profesores, con sus sabidurías a domicilio y su meter la ciencia de la txalaparta en el torrao de sus alumnos, la tranquilidad sonreirá con su cúmulo de bendiciones sobre los hogares vascos, sobre las casas-fuerte de los pequeños de Euskadi.
Gora Gorka Pérez Oso; Gora el resurgir del Ven y Cuéntalo en Euskadi y Gora la txalaparta a domicilio…

Anuncios

Los comentarios están cerrados.