SEÑORES HELADEROS… ¿PARA CUÁNDO EL FRIGOPENE?

frigodedo1

Un hombre se levanta por la mañana temprano; se echa algo de agua a la cara y pone la radio mientras sale el café de la cafetera. Ese hombre aún no está despierto del todo y, es posible, que algunas noticias no las escuche con la suficiente claridad como para apostar por la veracidad de lo escuchado.
Esta mañana, ese hombre ha escuchado, alto y claro, como dicen en las películas, que la Universidad Estatal de Nueva York ha descubierto que las mujeres que practican sexo oral (la noticia recalcaba que era con varones, claro) tienden a mostrar menos síntomas depresivos que las que prefieren otro tipo de colutorio. Vamos que si usted tiene la duda más ligera de estar a punto de deprimirse encarga al heladero un frigopene y, como decía Celia Cruz: ¡Asúcar!.
El estudio decía que se habían analizado los efectos en 293 mujeres. Me imagino que las cobayas serían, en principio, trescientas pero que, las siete restantes habrían sentido escrúpulos ya sabe usted: la que repara en pelos, no lo cata; dice el refrán, y se habrán retirado.
Pues bien, según los neoyorkinos las del frigodedo, sufren de depresiones, tanto como las del frigopie pero mucho menos que las del frigopene. Estas últimas muestran mejor actitud mental y una calidad de sueño placentero que da gusto de verlas.
¡Ya se puede!, se dirá usted. Pues no. No es la actividad ni el placer; es el semen, y su contenido lo que provocó ese sueño placentero.
El semen, según los bisnietos de Sitting Bull, contiene un valioso paquete –con perdón- de sustancias química que incluyen, al menos, tres antidepresivos familiares de la serotonina que, por vía oral –esto significa boca, no cada 60 minutos- produce una sensación de euforia y bienestar. Mire usted que a mi ya me parecía que algo de esto debía de producir. Lo digo, claro, por las películas de cine. Las españolas, claro; que siempre hablan de la República, de la heroína y la cocaína y del sexo en todas sus variantes. Cuantas más, mejor. En las películas, decía, cuando acaban con el frigopene siempre se les queda a las actrices una carita como de euforia y bienestar.
Pero es que el semen también es rico en cortisol, que no son unos puntos canjeables del Corte Inglés ni de Supersol; no. El cortisol es la hormona de la actividad.
¡No me diga, don Dimas! ¿Y estrona? ¿Tiene también estrona el semen?
¡No ha de tener!, don Matías. Lo que más.
¿Y para qué sirve la estrona?
¿No me diga que ha sido usted capaz de vivir ochenta años sin saber para qué sirve la estrona?
Es que servidor, como usted bien sabe, es de un burro que para qué
Pues no se preocupe usted, que para eso estoy yo aquí; para contárselo. Verá usted. La estrona es la hormona estrogénica que hace que las mujeres se sientan bonitas en algunas épocas del ciclo menstrual.
Así anda doña Arundina de guapa de vez en cuando…
Pero don Dimas; que doña Arundina tiene más de noventa años. ¿Usted cree que aún tendrá ciclo menstrual?
¡Anda este! No lo ha de tener… Si cobra su jubilación y la de su difunto, el don Atenógenes, que era cabo gastador alabardero.
Pues además, don Dimas, y con esto ya finaliza la noticia, es que el semen tiene una dosis de melatonina, que es un raro agente que induce un sueño tranquilo y reparador.
Algo así como la dormidina ¿no?
Pues sí; algo así. Pero sin químicas.
Pues digo yo que, si el semen es un agente tan beneficioso para la salud va a tener razón el Soria, el del blog, que siempre dice que lo mismo que hay banco de sangre, de órganos y de otras minucias, también debería de haber un banco de semen.
Una última cosa, don Dimas ¿usted cree que se refieren al semen de norteamericano o al del ser humano común?
Pues eso sí que no lo sé. Igual es que, como los americanos toman tanto antidepresivo, visitan tanto al siquiatra y se comen tanto el coco, han desarrollado todos estos posos que, luego, terminan saliendo por la tubería o el latiguillo menos apropiado.
Así pues, desde estas páginas, don Matías, deberíamos solicitar a la casa Frigo que, en aras de una humanidad menos tarada y más serena fabriquen, de una vez por todas, el frigopene y se dejen de helados onanistas como el frigodedo o fetichistas como el frigopie.
Pues nada, don Dimas. Aquí queda dicho.

http://peru21.pe/vida21/mujeres-que-practican-sexo-oral-hombres-sufren-menos-depresion-2185980

Anuncios

Los comentarios están cerrados.