LAS LENGUAS Y LOS IDIOMAS. SU INVENCIÓN Y POSTERIOR DESARROLLO

saber-idiomas

En el principio era el verbo, dicen que dijo el Evangelio, y el verbo estaba con Dios, y Dios era el verbo… Esto, que no hay quien lo ponga orden, fue la primera frase que se escribió y se pronunció en un idioma legible. Antes no. Antes se escribía en griego, pero el griego, no lo hablaba nadie. En griego se decía Ἐν ἀρχῇ ἦν ὁ Λόγος, καὶ ὁ Λόγος ἦν πρὸς τὸν Θεόν, καὶ Θεὸς ἦν ὁ Λόγος y, claro, no había quien se enterase de lo que se quería decir. O se dibujaba en egipcio y había que llevar un mimo de esos que actúan en la calle al lado para explicarlo…
Esto se arregló, como no podía ser de otra forma, inventándose una lengua común para todos. Se la inventaron los curas: el latín. Pero se la apropiaron como jerga gremial, para hablar entre ellos y se utilizó, después, solamente cuando se hicieron películas en versión original, como Ben-Hur, Los diez mandamientos y otras de las denominadas peplum.
Se hablaban lenguas que, en su origen, eran ruidos únicamente. Los vascos, por ejemplo, esos irredentos iberos nacidos por generación espontánea allende river side (entendiendo por river side el Ebro). Los vascos, decía, vivían en paz y tranquilidad cuando, como quien no quiere la cosa, les pusieron una especie de autovía, como si fuera una vía del AVE que denominaron Camino de Santiago. Los vascos, para no variar, llenaron de pancartas las ventanas de sus caseríos que decían “AHT Santiagoko geltidu” y se comían vivos, los muy burros, a los ingenieros de caminos de Santiago, canales y puertos que envió la Iglesia. La Iglesia, en agradecimiento, canonizó a sus mártires ingenieros y, con sus huesos, crearon una línea –la lignerie baske, con sede en San Juan de Luz- de reliquias santas. La lengua de los vascos se llamó el euskera, que en castellano quiere decir “eso que era” ya que no lo entendía nadie. Algunas palabras del antiguo euskera se mantienen hoy día en vigor. Son, por ejemplo, matrikula on-line, kontsulta y dokumentuak, que figuran en los formularios universitarios y políticos de Euskadi…
Pero fue, finalmente, en la conquista de América, por parte de los españoles, donde se acuñó, por primera vez, el término idioma. Su invención se debe a Fray Segismundo de Gormaz, un soriano, algo maestro de escuela, que se alistó en las huestes de Fray Tomás de Torquemada para poner orden entre la grey hispana y la odalisca indiana. Al parecer los nativos de los territorios descubiertos hablaban distintas lenguas y emitían sonidos que no se parecían en nada al naciente castellano o al latín. A estas lenguas que hablaban los indios, Fray Segismundo las denominó indiomas; o lenguas de indios y el término resultó un pelotazo en la corte cristiana de donde se extendió al resto del imperio donde no se ponía el Sol. Al lenguaje, en inglés, se le dice languache, porque este idioma nació en Valencia que es, además de la tierra de las flores, las mujeres y del sol, la de la lengua che.
Pues bien, al indioma le sustituyó el idioma, que era una forma de comunicación verbal, o lo que es lo mismo, la forma de expresarse una peña o nación que habla lo mismo o de la misma forma. A la lengua humana, por ejemplo, se la denomina idioma, pero a la lengua de los conejos, se le llama cunnilingus, del latín cunículus, que es como se denomina al conejo y de lingus o lengua. En justa correspondencia, a la parla de los marranos silvestres, los jabalíes, se le denomina scrofalingus o lengua de jabalíes. Esto, explicándolo bien, se coge a la primera, no crean ustedes… Lo que pasa es que, hasta ahora, los profesores lo hacen en latín y en griego para mantener sus cargos a salvo de diletantes. Lo que hay es mucho egoísmo…
Esta mañana, en el programa de información local de la cadena SER, que es una radio que oyen todos los españoles menos los taxistas, dijo la señorita que informaba del tiempo que hoy podría nevar en el Pirineo (singular) a nivel (no a una altitud) de 900-1000 metros. La señorita, que es muy culta y practica el idioma progre, ese en el que se eliminan los artículos y las preposiciones, dijo que nevaría a nivel de novecientosmil metros. Claro, como el guión no se pronuncia, debió pensar… Pues bien no crean ustedes que esto lo hacen para aplicar aquello tan español de la ley del mínimo esfuerzo, ¡qué va! A continuación, y al ser preguntada desde el estudio si podría nevar en el centro de la península, la meteoróloga dice: “para nada”. Con lo fácil que tenía decir “no” ¿verdad? Pues para nada (con perdón); en el nuevo idioma progre se dice “para nada”, “sí o sí” y “duro no, lo siguiente” y términos por el estilo. Claro, hay que entender que la LOGSE, como no podía ser menos, tenía que tener su propia lengua. ¡A ver si no cómo pasa a la posteridad!
¿Es que va a hacer un póster con el idioma progre?
No, señorita, posteridad quiere decir fama póstuma o tiempo futuro. No es la ciencia que clasifica y califica los pósters.
¡Ah!, pues menos mal que lo ha aclarado usted. Muchas gracias.
Las que usted tiene, señorita. Las que usted tiene…

Anuncios

Los comentarios están cerrados.