EL BANCO OPACO

QATARI

La Banca española está muy tocada; es cierto. El gobierno ha hecho lo que ha podido encargándonos a todos nosotros que pagásemos sus deudas. Nosotros, que tenemos un corazón que no nos cabe en el pecho, hemos hecho lo que hemos podido y, aunque nos hubiera gustado pagar mucho más, no lo hemos podido hacer por la dichosa crisis económica. ¡Vaya, por Dios!.
El gobierno debería utilizar más, si cabe, la imaginación. No es muy ejemplar que se funde un banco malo para que vayan a él los depósitos basura; las autopistas radiales; las industrias de las energías alternativas y otras actividades que ensuciarían esos bancos que ya hemos dejado como los chorros del oro. El gobierno debería fundar, en lugar de un banco malo, uno opaco. Con cuentas como Dios manda. Nada de cuentas corriente; no. Cuentas extraordinarias; cuentas con una opacidad a prueba de jueces. Así, los dineros que las Titas y los Jordis tienen en las Bahamas, en las Cayman, en la Suiss vendrían a nuestro país, con una alegría inusitada. Los euros opacos lanzarían la economía española por encima de alemanes e ingleses. ¡Donde va a parar…!
Claro es que, como no podía ser menos, el Banco Nacional Opaco, que tal sería su definición, no estaría al alcance de cualquiera; ni pensar. En el Banco Nacional Opaco sólo tendrían cuentas los diputados y senadores; ya fueran nacionales o provinciales; los parlamentarios nacionales y autonómicos; los alcaldes y asesores municipales con ingresos iguales o superiores a los subsecretarios. Autónomos del narcótico y el contrabando; intermediarios políticos; queridas de fuste y postín; toreros que –como algunos casados- solo celebran una corrida al año; futbolistas extranjeros que desde niño querían jugar en nuestros clubes; actores y actrices con SICAVS Zetaperroflaúticas, EREmitas del sur y cualquier profesional o pedorro sin oficio que presente unos ingresos iguales o superiores al alcalde de Barcelona. Gentes, como puede verse, libres de cargas morales. Gentes sin obligaciones honestas o dignas que tanto molestan a los elegidos. Gentes libres de toda sospecha de tener escrúpulos honorables. Gentes como usted o yo… ¡vamos!
No es de recibo que, cualquier persona con una fortunita modesta, coincida en el hall de un banco con un piernas que vaya a pagar –los hay que hasta cumplen con sus obligaciones, oigan ustedes- la mensualidad del televisor, o el alquiler del pequeño piso que la comunidad autónoma de turno le tiene alquilado. Un cuentaextraordinarista del Banco Nacional Opaco tiene un entorno que, como el lince ibérico, ha de vigilarse para que no sea alterado por cualquier pobre de solemnidad. Un cuentaextraordinarista del Banco Nacional Opaco debería, como el Parque de Doñana, ser declarado Patrimonio de la Humanidad. ¡Qué de la Humanidad!, nada de eso, que la Humanidad huele a chotuno y a sudor; no. Patrimonio Mundial de la Economía.
¿Y los españoles?, pregunta usted. Los españoles lo que tienen que hacer es viajar; que eso da mucha cultura. Viajar por esos mundos de Dios une mucho. Ahí tienen ustedes lo que ha pasado este fin de semana: una manifestación, única en el mundo, de jóvenes turistas que dicen que no se van, sino que les echan… ¿Pero qué más quieren?. Con lo que nos costó a los españoles que Franco nos dejara salir de la caverna… Jóvenes que van a comerse el mundo y a demostrar al mundo que, efectivamente, somos una unidad de destino en lo universal… Pero si hasta la Casa Real va a poner a uno de sus miembros en circulación para que los jóvenes tomen ejemplo. Ahí lo tienen: en Qatar; jugando al balonmano, deporte en el que, como en el Banco Nacional Opaco somos imbatibles. ¡Viva España!; ¡Viva la España que viaja!; y ¡Viva Qatar!
Desde luego estos árabes son la caraba. Se conoce que con la maroma esa que llevan en el turbante les aprieta la frente y no los circula la sangre. Mira que dice el refrán: que Dios nos ponga donde haya. ¿Y dónde hay más que en Qatar?. Pues nada; que no se enteran. ¡Madre la que se nos avecina!. Ya verán, ya… como al final vamos a tener que rescatar también a Qatar.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.