DON RENEE SCHIABELLO LANUSSE, ALIAS “MEDIATAZA”

La taza del Mediataza

En Fuentecepos, provincia de Toledo, se recoge la oliva cornicabra, se pesca la trucha y el barbo; se caza la patirroja y el pichón; se guisan muy ricos y sabrosos los conejos; la liebre y toda la caza de pluma y hasta alguna de pelo. En Fuentecepos, se guisa el conejo con aceite de oliva del país, tomates maduros rallados, tomillo, laurel, cebolla y ajos. También le añaden un chorro de vino blanco seco hasta cubrir el condumio. El secreto para hacer un buen guiso de conejo está en arrimar la cazuela a un fuego de leña de encina y dejarlo hacer con mucho paciencia. A los habitantes de Fuentecepos, provincia de Toledo y partido judicial de Torrijos se les dice fonteceporros. Yo creo que sería mucho menos hiriente llamarlos fontceperos, pero el hombre propone y Dios dispone. En Fuentecepos, además de toledanos y otros castellanos diversos vive un paraguayo que se dedica a inventar artefactos con más o menos utilidad y a cocinar comida libanesa que sirve en un kebab que no tiene mucho tirón, es cierto, pero le da un aire cosmopolita a la plaza del pueblo.
Es que a mi, eso de la comida lesbianesa…
Libanesa; madre. Libanesa.
Tira tu pa’casa; guarra; más que guarra. ¡Quien te meterá a ti esas cosas en las mientes!.
El inventor paraguayo de Fuentecepos se llama don Renee Schiabello Lanusse y se le conoce como Urelio.
En Motrico hay uno al que le llaman “Paquistaní
¿Y eso?
Porque es natural de Pekín
¡Ah, claro!
También se le llama -por mal nombre- Mediataza, por un invento que hizo para ahorrarse un plato a la hora de poner la mesa. El Mediataza también tenía registrados otros inventos de mucha más alcurnia y que, de haber sido centroeuropeo o norteamericano en lugar de paraguayo reafincado en Fuentecepos tendría ahora no dos, sino tres nobeles y habría dejado a Marie Curie y Linus Pauling a la altura del betún.
¿Y cuáles son esos inventos?, si puede saberse.
No ha de poderse saber. Mire usted, el Mediataza como es pampero y algo gaucho está muy interesado en salvar el pasto y la tierra en su conjunto. Pasto le llama él a la hierba ¿sabe usted?
¡Anda, mira!.
Pues si. Resulta que viendo la proliferación tan grande que hay en Toledo de conejos –que él los llama lepóridos- ha inventado un Dispositivo Interuterino para conejas.
Será intrauterino ¿no?
Pues yo de esas marranadas no entiendo ¿sabe usted?. Una es muy limpia y muy de su casa y no se pasa el día entero moviendo el visillo para ver si la vecina limpia o no limpia su casa. En este pueblo lo que sobra son deslenguados. Sí señor. Deslenguados y chismosos. Y una que es muy limpia y muy casera se preocupa solo de su casa y de los suyos y le importa un rábano lo que hagan los demás en su casa…
¡Vale, vale!. Que era un decir.
¡Ah, bueno!. Nos ha amolao, aquí el relator…
Siga; siga usted con la explicación señora.
Pues verá; resulta que el Mediataza se enteró de que en las vía del AVE, que es ese tren que pasa echando mixtos por las eras ¿lo ha visto usted?
Sí; si. Siga.
Pues va; digo iba un día el Mediataza y dijo, digo dice: ¡hombre!, pues si hay un montón de conejos lo mejor es echar una zorra en las vías y verás vos que poco duran. Él dice vos en lugar de usted; se conoce que, al ser paraguayo, no mueve los belfos como los de aquí ¿no le parece?
Pues igual si; no digo yo que no.
Pues va el Antolín, el de la Tía Sobacos, y le dice: y si le hace falta a usted una zorra ¿por qué no se lo dice a la presidenta de su país, que igual nos lo soluciona?
Es que yo sos paraguasho y no argentino ¿sabés?
¡Ah, claro! Qué no es lo mismo ¿no?
Ejte…, dejáme vos un momento a solas, por favor.
¡A ver!, echaros a un lao, que el Urelio va a pensar.
Grasias.
Pues bien, el Mediataza en menos que se persigna un cura loco se fue para la herrería y con un par de alambres y dos alcayatas monto el DIU para conejas y, desde hace dos meses, no hemos vuelto a ver ni un solo conejo.
Pues que gozada ¿no?. La habrán hecho ustedes un monumento ¿verdad?
Si. Un monumento dice… Están los furtivos que echan chispas con él. Ahora tienen que cazar saltamontes para echar al arroz.
Es la incomprensión del inventor. Ya se sabe. Al propio Isaac Peral quisieron echarle al mar dentro del submarino con un candado en la torreta para que no saliera. Es del propio carpetovetonicismo que gastamos.
Luego, ya ve usted, ha ideado otro dispositivo que también ha dado mucho que hablar: los Brackets metálicos para cordero.
¡Mira, tu! ¿Y eso para qué sirve?
Pues en primer lugar, y siempre según él, para facilitar una mejor calidad de vida al cordero. Al parecer puede morder la hierba sin provocar diastemas, ni retrognatismo ni tan siquiera mordida abierta. De esa manera, dice además el Mediataza que cuando se sirve la cabecilla de cordero asado no da tanto repelús verle los dientes al cordero sin alinear.
Oiga pues me parece una maravilla de inventos. Estarán ustedes encantados con el Urelio ¿no?
Pues sí, la verdad. El señor maestro, por ejemplo, siempre les decía a los niños que estudiaran que de lo contrario no iban a pasar de diputados provinciales o de concejales. ¡Fíjese usted, qué mala leche gasta el maestro!. Ahora no. Ahora les dice: aprovechen ustedes el tiempo, jóvenes educandos, para poder llegar algún día a ser el Mediataza. Cada vez que oímos eso, ¡nos entra un orgullo!.
Me lo imagino, señora. Oiga; ¿y van ustedes mucho al restaurante del Mediataza?
Pues hay de todo. Yo no he ido más que una vez y ya no vuelvo
¿No le gustó la comida libanesa?
Pues ni me gustó ni me dejó de gustar. Lo que ocurre es que, cuando acabó la comida trajo una balde de agua en una especie de barreño de vidrio que hacía burbujas de lo caliente que estaba. Puso unas boquillas en unas gomas y pretendía que chupáramos de ellas.
¿Y no fumaron?
Si, mi marido sí, pero al salir; que ahora está prohibido por el Ministerio…
No; si digo que si no chuparon de la pipa de agua.
¡Si hombre!. No te digo aquí el marrano este. ¡Vete a saber qué hace el Mediataza con el irrigador cuando no hay clientes.
Pues qué ha de hacer, mujer.
Eso es lo que digo yo. Seguro que luego la usa como lavativa…
Pero no sea usted burra, mujer…
¿Quién yo?. Andá lo que me ha dicho el tío preguntón este… A que le pego con la badila del brasero.

Anuncios

Una respuesta a “DON RENEE SCHIABELLO LANUSSE, ALIAS “MEDIATAZA”

  1. Venancio Buesa

    Ya he llegado del otro post… pero no veo a nadie por aquí

    Pssss, despiertensen, que ya ha salido el sol…

    …que ya me he tomado el primer café.

    Venancio (viajero interpostálico)