EL PUERROS SE HACE ECONOMISTA

Me manda el amigo Soria que les ponga aquí, en un papelito, algunas de las soluciones que yo vería para evitar este latazo que nos están dando desde Bruselas con que si las cuentas cuadran o que si no estarían mejor los de las cuentas en una cuadra. El caso es que yo no sé nada de macroeconomía y bobadas de estas. Lo mío son los sablazos, como muy bien sabe Soria. Un palo aquí, otro allá y así vamos tirando. Siempre lo he dicho yo ¿para qué están los tontos?, pues para que los listos vivamos de ellos. Si no, ahí están los sindicatos de obreros y de empresarios; los partidos políticos; las fundaciones y el resto de la mamandurria.
Pues bien, yo no entiendo por qué todo el mundo se queja de los impuestos, y estos gilipollas de políticos, en lugar de quitarlos para que los membrillos de los paganinis estén conformes van y los suben. Son así; qué le vamos a hacer. ¡Si es que no aprenden!.
El impuesto de matriculación de los coches, por ejemplo. ¿Para qué coño queremos que los coches lleven matrícula? ¿Para que los picoletos nos frían a multas?. Pues nada; se elimina este impuesto y a otra cosa. El IBI; ¿a quién le interesa pagar un impuesto de otra comunidad autónoma?. ¿No son de Alicante estos de IBI?, pues que los paguen ellos y nos dejen en paz a nosotros. ¿Les parecerá poco lo que ganan con los juguetes?. Si es que son unos ansias…
Ahora resulta que el euro es una putada y que tan solo funciona en Alemania. Pues hagamos los euros con los mismos símbolos de los alemanes. ¡Hala!, la Puerta de Brandengurgo en las monedas de 2 pavos y agur bai bai a la Puerta de Alcalá. ¡A ver qué país nos levanta la voz con euros alemanes!. Ni franceses, ni italianos, ni daneses. ¿Qué los alemanes no quieren?. Pues nada; ponemos libras esterlinas, aunque un poco más baratas que las de los ingleses para que no se mosqueen y que les vayan dando.
Verán ustedes, a mi me parece que esta amnistía fiscal que han anunciado para los capitales evadidos o en viaje de novios no tiene ni pies ni cabeza. Otra vez el Mariano que va a meter la gamba. Verán ustedes; si está chupao… ¿Qué ocurre? ¿que la pasta; la pasta de verité está en las Islas Cayman?. Pues muy bien, ¿para qué queremos que venga la guita y perdonarles las multas?. Va Hacienda y se traslada a las Islas Cayman. ¡Con un par!. Así, se joden los evasores que Hacienda está también allí y no les queda más remedio que volver aquí. Entonces les pillamos cuando lleguen y ¡al talego!, y nos quedamos con toda la panoja.
Además, como la Hacienda ya no estaba localizada en Europa, sino en las Islas Cayman pues no nos pueden intervenir. O sí; quien sabe. Igual vienen y, en lugar de intervenirnos la Hacienda y las cuentas se conforman con intervenirnos el Parlamento y el Senado y nos hacen un favor. ¿Se lo imaginan?. Hacienda en las Islas Cayman y los políticos en Alemania… Esto marcha.
Vamos Angela, a ver si tienes lo que hay que tener y, en lugar de mandarnos al prenda este que ha almorzado con Posada te acercas por aquí. Te juro que si nos limpias el putiferio soy capaz de invitarte a un cocido en Lhardy. Bueno…, si Soria me hace un préstamo, que yo enseguida se lo devuelvo.

Anuncios

5 Respuestas a “EL PUERROS SE HACE ECONOMISTA

  1. Jose Maria

    Habria que preguntar al Profesor Buesa
    ?valdria el Puerros para ministro de la cosa?

    Yo creo que lo mejor es que nos gobernasen directamente desde Berlin y nos dejasemos de puñetas.

    • Mikel Buesa

      Para ministro no vale porque hay que ser político y no tener ideas. Pero de profesor de macroeconomía tiene un carrerón.

  2. Venancio Buesa

    Yo estoy con José María, que nos gobiernen desde Berlin. Y mandamos a R10 al Bundesrat a hablar de regeneración democrática.

    saludos

    Venancio

    • Mikel Buesa

      Pues yo, puestos a preferir, prefiero el Imperio Británico. Tiene más, cómo decirlo, prestancia, señorío, clase.

  3. Venancio Buesa

    Vale lo del señorío de su majestad the Queen (que no de la gran masa de sus súbditos). Pero R10 en Alemania pude dar mucho juego. Igual hasta aprende alemán.

    saludos

    Venancio