¡Y LUEGO DICEN QUE EL PETRÓLEO ES CARO!

Mi muy querida y apreciada amiga, Ana Parga ha colocado en facebook un chiste donde se veía a un empleado gasolinero utilizando la pistola de servir el gasoil para atracar a un cliente. Después de colocar esta semana un post defendiendo a los sindicalistas me considero capaz de demostrar que el chiste de Ana no tiene ni pies, ni cabeza y voy a intentar demostrar que el precio del gasoil no solo no es un robo, sino que está tirado de precio por lo que debería subir cuatro o cinco veces más su precio para solaz y disfrute de los automovilistas. Como el torero Padilla me dirijo al centro del ruedo de Olivenza y les brindo este difícil toro. ¡Va por ustedes!.
Les supongo a todos enterados de cómo se fabrica un litro de gasoil o de gasolina. En primer lugar hay que hacer unas catas por todo el mundo buscando un yacimiento que sea rentable. Generalmente estos yacimientos aparecen en países bananeros o en el que la familia real gobernante ha pasado de la cabra al yate sin posibilidad intelectual de asimilarlo. Seguidamente hay que crear dos redes imprescindibles para extraer el crudo: una red de tuberías (oleoductos) y otra red de pagos de voluntades a la mafia tribal. Una vez extraído hay que deshidratarlo eliminando los compuestos más volátiles. Se transporta a refinerías que cuestan un congo y, a partir de ahí se inyectan agua y gas para facilitar la extacción. Se destila tras un refinamiento para extraer propano, butano, gasolina, queroseno, gasóleo, aceite lubricante, asfalto, carbón de coque, etc. en las torres de fraccionamiento. Ni te digo lo que cuestan estas torres. A partir de aquí entran en escena las industrias manufactureras y de transporte. Aquí el Navegante nos podría poner al día, pero imaginad cuánto cuesta el transporte en grandes barcos desde el quinto coño hasta la gasolinera de Villaverde, en Madrid, o a la de Derio en Bilbao.
Una vez llegado a destino comienzan los tratamientos del proceso de refinado tras una serie de muy diversos tratamientos como la destilación fraccionada para mejorar el octanaje; el reforming o reformación de la estructura molecular de las naftas. A continuación se deshidrogenan los alcanos a través de la reformación catalítica y una segunda destilación. Finalmente se procede a la isomerización, convirtiendo la cadena recta de los hidrocarburos paranificos en una cadena ramificada o de átomos de carbono asociados al hidrógeno o isoparafina. La práctica es separar por destilación la corriente de nafta en dos cortes, ligero y pesado.
Todas estas gilipolleces, que como podéis imaginar cuestan una pasta hacen que por el grifillo salga una especie de gasofa que, aún precisa del suficiente refino para llegar al octanaje propio para utilizarse en los vehículos. En el caso de gasoil, aún han de volvérselo a llevar de España para que se refine fuera y volver a traerlo al país de María Santísima.
El caso es que todos estos procesos encarecen una barbaridad del producto lo que es fácil de comprender. Aún queda el almacenaje y la consecuente red de camiones cisterna que los transporte a las gasolineras. No hay que olvidar que para todo este proceso existe una enorme cantidad de personas trabajando en centros de investigación de I+D+i; investigadores becados y, además, unos costes tremendos para resolver el gravísimo problema de los residuos altamente contaminantes y la eliminación de la contaminación que se produce en los procesos de refino y conversión. Una pasta como es fácil imaginarse.
Pues bien. Usted va con su Simca-1000 a la gasolinera de Infiesto y le dice al gasolinero
Me va usted a poner un litro de gasoil del normal.
Y va el gasolinero y hace chuff. Y antes de que te des cuenta pone el cazo y dice: 1,40 euros.
De esos 1,40 la mitad más o menos se la lleva Hacienda para pagar a los diputados, a los liberados sindicales y para mantener la Casa Real, entre otras bagatelas.
Tu pagas el 1,40 y aquí paz y después gloria.
Te diriges a la gasolinera, que ahora es una tienda de El Corte Inglés y te acuerdas del anuncio ese que dice: Atención, Margareth quiere un café. Y el pringao de turno se va a por el café mientras el prenda del walki le añade: y medio litro de zumo de fresissuisse, dos anchoas rellenas y medio chusco de pan. Pues bien, coges todo en una cestita muy mona de color rojo y te plantas en la caja. Mientras vas depositando la compra sobre el mostrador, doscientos conductores resoplando van moviendo la cabeza mientras mascullan por lo bajinis. Este gilipollas podría hacer la compra en su barrio, como hacemos todos…
El caso es que aún recuerdas que has pagado 1,40 por un litro de gasoil después de haber pagado una pasta para que Mustafá se compre tres mil villas en la Costa Azul, doscientos aviones privados y treinta mil camellas. El transporte, la refinería, la investigación, el reciclado de toda la mierda que va sobrando del petróleo y la puta que lo pario.
Entonces depositas sobre el mostrador una botella de agua Montepinos, embotellada en su fábrica de Navalpotro, Almazán, Soria. La leyenda local dice que la fuente no es de Navalpotro, sino de lo que mea el potro. El caso es que piensas; coño esta botella de agua ¿cómo se ha fabricado?. Pues poniendo la botella al final del caño, piensas y, realmente, es algo parecido más o menos. ¿Qué le debo por esta botelleja de un litro de agua, caballero?.
Y va la señorita gasolinera que es una guapa trigueña sudamericana, que hace collera con una estricta gobernanta kazaja ambas con el uniforme de CAMPSA, y te dice: uno sinquenta, cabashero.
Pues este, Ana Parga, es el precio de un puto litro de agua Montepinos que se ha transportado hasta la gasolinera, que está radicada junto a la fábrica de agua soriana caminando, sin ningún tipo de investigación; sin casi ningún tipo de inversión; sin nada de transporte, sin un solo céntimo de impuesto; sin tener que hacer desaparecen residuos y otras porquerías y, cuyo precio final, es superior al del carísimo petróleo.
¿Sabemos cómo se fabrica un litro de Coca-Cola?. Un litro de agua, un sobre de polvos como los del Frenadol y un empleado con Parkinson que mueve la botella hasta que se fabrica el gas. Precio final: 2 euros.
¡Y luego dicen que el gasoil es caro!

Anuncios

7 Respuestas a “¡Y LUEGO DICEN QUE EL PETRÓLEO ES CARO!

  1. Lleva usted, razón don ángel, solo que hemos estado tanto tiempo pagandola, tan barata, que el unico problema que hay es que no miramos si se refina o se deja de refinar, simplemente, nos duele que nos toquen el bolsillo, en estos tiempos……

  2. Venancio Buesa

    Pues si se pone usted a describir la biosíntesis de la leche y la compara con su precio de venta, llega usted a la mismo conclusión que con el diesel pero multiplicada por diez (la conclusión, no el diesel)

    saludos

    Venancio

  3. Con una diferencia sustancial, don Venancio: en la leche la ordeñada es la vaca; en el petróleo, el ordeñado es el ciudadano.

  4. Venancio Buesa

    Yo creía que en el caso del petróleo la ordeñada era la tierra. Pero si usted dice que es el ciudadano el ordeñado, hoy mismo me pongo a ordeñar a mis vecinos en el garaje para llenar el depósito.

    Un cariñoso saludo

    Venancio

  5. Bueno, si usted cree que sacarle un 46% del precio del litro de petróleo al contribuyente no es ordeñarlo, sino hacerlo a la tierra es que aún nos quedan ubres para ofrecer en sacrificio. Conmigo que no cuenten. A la menor entrego el coche y santas pascuas.

  6. Venancio Buesa

    Kogno don Dimas, !Pero si con su propuesta el precio del diesel iba a ser impuestos en un 90% ! Yo casi me quedo como estoy, o sea reparando la bici para no pagar ni el 46% ni el 95%.

    mas saludos

    Venancio

    PD. Como he provocado poco, voy a intentarlo de nuevo: !Viva Gorka Maneiro!

  7. Jose Maria

    Joer D. Angel, Todo eso que Ud dice que hay que hacer con el crudo para transformarlo en gas oil no vale nada comparado con los impuestos que pagamos por cada litro, que no se exactamente cuanto es pero ronda por la mitad del coste que pagamos.
    Los impuestos a los hidrocarburos se ha transformado en la gallina del os huevos de hora de todos lso gobiernos.