LA CULPA ES DE LOS SINDICATOS

Cuando una musiquilla suena una vez tras otra, aunque sea un tostón del tipo La Barbacoa de Georgie Dann, acaba resultando simpática y, en cuanto bajas la guardia ¡zas!, te encuentras silbando el La-bar-ba-co-a; la-bar-ba-co-a… como un cantamañanas. Es lo que tiene el marketing y la pasta que se les suelta a las radios para que estén todo el día dale que te pego hasta que acaban por confundirte. Igual ocurre con la política. Resulta que –nada por aquí, nada por allá- el Popular, un partido que se ha presentado a unas elecciones con una promesa clara y diáfana: no subir los impuestos porque eso es lo que generaba empleo, los ha multiplicado y la culpa es… ¡tachán…!; de los sindicatos. No es que hayan engañado a los electores ¡Noooooo!; la culpa es de los sindicatos. El mismo partido se ha presentado a unas elecciones tras prometer una reforma laboral en la que no se abarataría el despido y aquí tenemos el despido express; el despido todo a cien del que, naturalmente, la culpa es también de los sindicatos. No busquen ustedes palos a Mariano “el ausente” porque la prensa no está para gilipolleces. Ellos a lo suyo; a demostrar que los sindicatos son los culpables de todos nuestros males. No hacía ni cuatro días la culpa era de Zapatero, pero parece que ya no. Que ahora es sólo culpa de los sindicatos, que no viven de las cuotas de sus afiliados. No como las organizaciones empresariales, que esas sí que viven de las cuotas de los tenderos. ¡No te jode!.
Yo ya sé que esto no genera simpatía, pero es que aquí hasta el chotacabra magenta se permite decir que los sindicatos son franquistas. ¿Por qué son los sindicatos una rémora franquista y no las organizaciones empresariales o los propios partidos políticos?. Algunos, incluso, son anteriores al mismo Franco. ¡Animo, Pombo!, que ya son tuyos. Da igual; como en su partido cabe todo: el lorito real cacarea y vota contra la reforma; la Cosa ni sabe, ni contesta; el otro andará retratando ausentes del hemiciclo y el poeta copulativo acusa de franquistas a los sindicatos. Todo un circo en el que ya no crece ni el enano.
La Razón –quizá debería titularse La Reacción- saca un artículo titulado “Sindicalistas con sueldos de banqueros” donde nos explica que “Casi un centenar de sindicalistas se sienta en los consejos de las cajas. Perciben –dice- desde 300 euros por reunión hasta 75.000 por año”. Que yo sepa un banquero prototípico es don Emilio Botín, pero no creo que gane 300 euros al mes, pero ¡en fin!, igual Maruenda paga mucho menos a sus periodistas y esos trescientos pavos le parecen un sueldazo.
Si mal no recuerdo, el Sr. de Rato Figaredo nombró a su ex secretario de Comercio José Manuel Fernández Norniella, a Mercedes de la Merced, a Ricardo Romero de Tejada, a Jorge Gómez, Javier López y Mercedes Rojo, todo ellos miembros de la cúpula del PP. De la acera de enfrente –realmente no tan enfrente- Virgilio Zapatero, ex ministro con el PSOE, José Antonio Moral de Izquierda Unida y Pedro Bedía de CC.OO. Periodistadigital.com pide explicaciones al sindicalista-banquero Martínez. No se corta el periódico cuando dice que “Lo que debería explicar hoy mismo Martínez es qué hizo él como consejero cuando se tomaron decisiones que crearon un agujero en la caja que obligó al Estado a acudir en su rescate y por qué calló cuando veía que la entidad tomaba riesgos en el sector inmobiliario que podían llevarla a la ruina”. ¿Por qué Periodistadigital.com no hace esa misma pregunta al militante del Partido Popular don Rodrigo Rato o al vocal del consejo, presidente a su vez de la patronal madrileña y vicepresidente de CEOE?. Tiene más culpa o responsabilidad el sindicalista Martínez que su compañero de consejo Fernández o que el afiliado presidente de Bankia, Sr. Rato? ¿Tiene más culpa el consejero sindicalista que los consejeros de los partidos políticos, o que los consejeros independientes o que los pertenecientes a organizaciones empresariales o que los propios representantes de los impositores. No; la culpa es de los sindicalistas, que además -¡oiga usted!- viven en un chalet, como si fueran ricos de nacimiento. Y el otro hace un viaje en un crucero que, por si usted no lo sabe, debe de ser el único español que hace cruceros a pesar de que, hasta el Corte Inglés ha sacado su semana del crucero en vista de la demanda.
Si los dos partidos mayoritarios y alternantes tumban la propuesta de ampliación del régimen de incompatibilidades de miembros del gobierno y altos cargos para impedir fichajes como el de Elena Salgado por ENDESA, la culpa es de los sindicatos y no de los dos partidos políticos y del empresario que hace la oferta. Pero, claro, para La Razón esto no es significativo; aquí de lo que se trata es de denunciar que hay sindicalistas con sueldos de banquero de esos de 300 pavos.
Los sindicalistas tienen su parte alícuota de responsabilidad lo mismo que la tienen los partidos, las asociaciones empresariales; todas y cada una de las administraciones que se han dedicado a dilapidar nuestro dinero; la banca; los empresarios; los propios medios informativos que viven de inmensas subvenciones, cuando no es que les regalan las emisores o los canales de televisión, y… nosotros mismos. Nosotros que ahora nos sentimos engañados pero que, mientras poníamos el cazo a esos créditos interminables que se nos ofrecían estábamos más contentos que unas pascuas. ¿Por qué la prensa ataca de esa manera a unos sindicatos que están cumpliendo –más peor que mejor, es cierto-, con su papel constitucional?. ¿Por qué no hacen lo mismo con otros estamentos o instituciones?.
Miren ustedes, cuando todo el mundo azuza un mismo fuego yo; por si acaso, doy un paso atrás para no quemarme. Se llama prudencia, pero no teman; no crea adicción.

Anuncios

3 Respuestas a “LA CULPA ES DE LOS SINDICATOS

  1. Jose Maria

    D. Angel, Habemos muchos que no solo nos quedamos en decir que a los Sindicatos les deberian quitar las subvenciones, sino tambien a las Organizaciones Empresariales, a los partidos politicos, a las Fundaciones de los partidos y a todas y cada de una de las mamandurrias que se han enquistado en la vida española, y puede que por eso todos estemos ahora fuera de la galera magenta y de cualquier organizacion politica, pero haberlos aylos.
    Por otra parte esto de que ahora toca “palo al Sindicato” sea debido a que mira por donde son los unicos que ahora (despues de 7 años) se acuerdan de que la calle es suya y de que hacen o pretenden hacer una huelga general con el pretexto de que defienden los intereses de lo que ellos llaman la “clase trabajadora” pero me da a mi que defienden solo sus intereses (como por otra parte tambien los demas mamandurrios citados), pero claro a los que dicen defender pues no les gusta un pelo que les engañen.

  2. No son santo de mi devoción, los sindicatos. Para algo trabajé unos cuantos años en la IGS-PSV. Pero no es posible, en una perspectiva global, hacerles responsables de todos los males de este país. Lo mismo que a los partidos políticos y sus integrantes. Lo que sí querría es más gente, mucha más gente, libres de esa ‘cultura española’ que se basa en el alineamiento partidario ciego, el cerrilismo y la negación del contrario. Y que, además, nos aporta un valor llamado picaresca que se sustancia en la vieja pregunta… ¿con o sin iva?

  3. Fresita Magenta

    Que buena su entrada de hoy D. Ángel (o de ayer, que estos medios es una eternidad, ya lo sé). Esto de poner las cosas en su sitio y justa medida a las criticas, está muy bien. Lo repito: ha sido un placer leerle (y mira que a mi me sobran “chupopteros”, delegados sindicales, banqueros de pacotilla -Cajas- y otras joyas, por doquier, pero las cosas como son y cada palo que aguante su vela.