EL MIERDA DE VALLADOLID

Un mierda; un despreciable mierda, ha tomado la decisión de multar con hasta 150 euros a toda aquella persona que practique la mendicidad en la vía pública. Este mierda tiene un nombre; naturalmente que sí. En España hasta los mierdas tienen nombre. El nombre de este mierda es Javier León de la Riva y ejerce como alcalde de Valladolid.
El mierda que gobierna el ayuntamiento de Valladolid quiere, según noticiasdecastillayleon.com recuperar su promesa electoral que pretendía acabar con las tres “pes”: putas, pobres y piojos. Este mierda, es el mismo mierda que se refirió de forma despectiva y guarra a “los morritos” y la cara de la ministra Pajín.
La multa que el mierda del ayuntamiento pretende poner a los mendigos de Valladolid viene recogida en una Ordenanza Municipal de Protección de la Convivencia Ciudadana y Prevención de Actuaciones Antisociales que acaba de firmar, seguramente, repatingado en un sillón municipal y al calor de una calefacción que no paga sin que nadie, por ello, le embargue y le convierta en un piojoso social.
¿Tiene Valladolid un problema de convivencia ciudadana o un peligro tal que precise de una prevención para actuaciones antisociales que ponga en jaque la tranquila vida de la capital castellano y leonesa?. No; naturalmente que no. Pero este talibán del orden; enemigo de putas, pobres y piojosos ha abierto una cruzada contra los mendigos vallisoletanos a razón de 150 mortadelos por piojoso.
¿Y que va a hacer el mierda del ayuntamiento vallisoletano? ¿Va, acaso, a embargar los cartones y el carrito de la compra donde transporta sus escasas pertenencias si no paga los 150 euros?. ¿Va a embargarle la lata donde recoge los pocos céntimos que recaudan pidiendo en la esquina?.
El mierda que dirige Valladolid pide a los pucelanos que quieran ayudar a los pobres de la ciudad, que no les den limosna, sino que acudan a los centros de organizaciones como Cáritas o Cruz Roja, encargadas de asistir a los más desfavorecidos. O sea, que el mierda de Valladolid, además de dirigir el ayuntamiento quiere dirigir las conciencias y las organizaciones no gubernamentales de los vallisoletanos. Alguien debería decirle al mierda del ayuntamiento que la limosna y la solidaridad son un hecho íntimo que no precisan de las indicaciones de ningún mierda para llevarse a efecto.
El mierda de Valladolid, al ver que toda la oposición y la opinión pública se ha puesto en su contra, dice que él se refiere a las “mafias rumanas” que explotan a colectivos desfavorecidos obligándoles a pedir limosna en la calle. Lo que no dice el mierda del ayuntamiento de Valladolid es que su obligación, como ciudadano y como alcalde es denunciar esas mafias y, al paso, como responsable de la policía municipal, es poner a trabajar a sus guardias para evitar estas mafias, pero no puede, bajo ningún pretexto, multar a quienes, además de piojosos y pobres, están sufriendo la extorsión de unos mafiosos sin que su alcalde cumpla con su obligación. Y es que el mierda de Valladolid; además de un mierda parece gilipollas.
Los pobres y los piojosos de Valladolid son, casi con toda seguridad, ciudadanos honorables que han sufrido las desventuras de la fortuna. Posiblemente, incluso, alguno habrá perdido sus bienes y su vivienda –además de la familia- tras el embargo de algún ayuntamiento por el impago de los impuestos con que nos asfixian para mantener a estos mierdas que pululan a razón de uno por ayuntamiento. Lo bueno que tienen los mierdas es que ellos te embargan por que tienen la fuerza de la Ley, mientras dejan de pagar a sus proveedores sin que esa misma Ley embargue sus bienes privados por no haber sabido o querido administrar los bienes de sus ciudadanos con rigor.
Señor mierda del ayuntamiento de Valladolid, este post no va contra usted como mierda físico y unipersonal, sino contra el resto de mierdas que, como usted, componen la gran cagada municipal de España. Señor mierda de Valladolid; ¡váyase usted a la mierda!

Anuncios

8 Respuestas a “EL MIERDA DE VALLADOLID

  1. Venancio Buesa

    La verdad es que se le puede llamar a alguien cosas aparentemente mas fuertes, pero a mí, tildar a alguien de mierda, me parece difícil de superar.

    saludos

    Venancio

  2. Jose Maria

    Aqui hay mas informacion sobre la polemica, a mi me da que este Alcalde deberia haber tenido mas cuidado con la parte que se refiere a los mendigos y no meter a todos en el mismo saco.
    http://www.elnortedecastilla.es/v/20110924/valladolid/multa-vayan-ligeros-ropa-20110924.html

  3. Fresita Magenta

    Vaya joyita el ciudadano alcalde-mierda, ¿Eh?

  4. Mikel Buesa

    Yo hubiese recurrido a la cita literaria, nada menos que de Albert Boadella, con ocasión del premio que quiso otorgarle el alcalde nacionalista de Belpuig: “Váyase concretamente a la mierda”.
    Nada de abstracciones, de mierdas conceptuales, de mierdas metafóricas. No, a la mierda concreta, a la que huele, a la que mancha, a la que te deja apestado, a esa mierda molesta que se le pega a uno en los zapatos cuando la pisa, a esa mierda pastosa.
    Véase: http://www.libertaddigital.com/nacional/boadella-sin-hostilidad-ni-ironia-pero-con-serenidad-y-tambien-con-intima-satisfaccion-vayase-concretamente-a-la-mierda-1276287474/

  5. Venancio Buesa

    Boadella es un genio, aunque apoye a UPyD.

    saludos

    Venancio

  6. Perdón, don Venancio. Nunca conocí genio que pastorease en las verdes praderas del poder. A don Boadella le reconozco su genio única y exclusivamente en el mercadeo.

  7. Venancio Buesa

    Estimado Mr Soria,

    no soy el abogado de Mr Boadella, pero aunque ahora pastoree en los prados de mademoiselle Aguirre (perdón por mi francés, es que no lo domino ni bien ni mal) en el pasado ha estado enfrente del poder y destacándose en esa tarea.

    Saludos

    Venancio

  8. ¿Usted cree, don Venancio, que Boadella ha estado siempre enfrente del poder? Que yo recuerde han sido muchos, pero que muchos años, pasteleando con la Generalidad de Cataluña hasta que, una vez que bajan las subvenciones, se traslada bajo las faldas de doña Espe. Naturalmente, como es muy hábil, para que no le acusen de estar arrimado al poder zascandilea con doña Rosita de Sodupe. Hay que cuidar las formas.