LOS OBISPOS DE LOS VASCOS Y DE LAS VASCAS

Los señores obispos vascos, como el resto de la Curia suelen ser, de natural, muy trabajadores, y a veces, lo hacen en la sede apostólica y se ocupan en otras labores para dar ejemplo a su grey. Hacen muy bien los curas, diáconos, monjas y seglares. Siempre es bueno que quienes han de resultar ejemplares lo sean a machamartillo. Pero ¿y los obispos?. Los obispos, también ejercen varios oficios, pero siempre lo llevan a cabo más de cara a la galería. Los obispos en general y los vascos en particular suelen ser, a la vez que curas, expertos en la funámbula donde dan cabriolas y títeres con mucho fundamento sobre el fino hilo de alambre de la ambigüedad. Ayer sábado han realizado un llamamiento a  su rebaño en un documento episcopal titulado “Buscar la paz y corre tras ella” (“Zorionekaoak bakegileak”). Estamos seguros que el titularlo en euskera y en español es un guiño a Gorriarán, que tiene mucha prédica en los confesionarios. Hubiera sido más adecuado titular “buscar y correr” o “busca y corre” que no “buscar y corre”, pero en fin… En este documento piden a los miembros de ETA que muestren un “arrepentimiento verdadero” y realicen una “petición sincera de perdón” hacia las víctimas del terrorismo, a la vez instan a los familiares y víctimas a conceder “ese perdón sanador y liberador que, sin anular las exigencias de la justicia, la supera”. O lo que es lo mismo, que si los hunos han matado, que digan que lo sienten y que los otros, los que han puesto la nuca y la corona de flores digan que vale; que los perdonan y que aquí paz y después, gloria. ¿Ven ustedes qué fácil resulta todo cuando hay buena voluntad?.
Es que, dirán los monseñores con esa voz meliflua y aflautada que ponen desde el púlpito, somos conscientes de las distintas sensibilidades que existen en el clero vasco es este asunto de la violencia terrorista y tampoco es cosa de desairar a la práctica totalidad de nuestros pastores, a fin de cuentas en Euskadi somos muy ecologistas y respetamos más al lobo que al cordero. Pues muy bien señores tonsurados; entonces vuelvan a poner una equis en su habitual quiniela y podrán seguir disfrutando del fresquito de las aguas cantábricas sin que se les moje en absoluto su bordada casulla pontificia. Son “particularmente necesarios el arrepentimiento y el perdón” allí donde “las agresiones del terrorismo y de toda clase de violencia o injusticia han abierto heridas profundas”. Ven ustedes qué bien. Ya han traído a colación la famosa “toda clase de violencia o injusticia”. ¿Que alguien se ha sentido violentado o tratado de forma injusta…?, pues nada; se lía a tiros en nombre de Aitor y Mari y luego a pedir el perdón equidistante a través de nuestros queridísimos hermanos en Cristo.
Los señores obispos deberían recordar la respuesta que Jesús dio a los fariseos acerca de si era o no lícito pagar el tributo que Roma exigía. Jesús sabía que si respondía afirmativamente le acusarían de colaboracionista y entonces respondió “dad César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”. Así pues, señores obispos vascos, den ustedes a los Ministerios de Justicia e Interior, lo que es de los jueces y la policía y a Dios Nuestro Señor déjenle el perdón que tan solo a él compete. Los familiares de las víctimas perdonarán mucho mas a gusto y con mayor rapidez a los asesinos de sus familiares si estos, previamente, han pasado un período suficiente, como los bacalaos, en un sitio seco y con poca luz. Observen cómo no muestro ni pizca de odio y no solicito que lo hagan, a su vez, colgados de una alcayata, por seguir con el ejemplo del bacalao. No obstante, muchas gracias por su interés y reciban mi más sincera felicitación por la obra social que lleva a cabo la Iglesia y que es ejemplar, sobre todo ahora, en que la crisis económica y de valores de nuestros políticos nos ha puesto en esta tesitura. Amén.

Anuncios

Una respuesta a “LOS OBISPOS DE LOS VASCOS Y DE LAS VASCAS

  1. Jose Maria

    Como siempre Angel, la Iglesia vasca poniendo una vela a unos y a los otros.
    Pero yo creo que no cuela, Ademas que mania con el perdon de las narices. El perdon es una cosa muy personal y habra quien perdonara y quien no lo haga.
    Como escribio hace un tiempo Mikel por ahi en Plazamoyua, al estado hay que pedirle Justicia y punto pelota. Ademas es que los asesinados hay sido los que han sido y sus familias pero los agredidos hemos sido todos los españoles y nuestro concepto de nacion y los asesinados no lo han sido por ser altos, bajos, catolicos o judios, en este caso el genicidio ha sido por ser españoles y por pasar por alli. Asi que yo voy aun mas lejos, incluso si a nivel particular todos y cada una de las victimas diese su perdonm, a nivel de sociedad y del Estado no se deberia dejar de actuar conforme a la Justicia ya a las leyes.