El CURILLA, EL BIGOTES Y OTROS ZOPILOTES

Confieso que El Bigotes me parece un pringao, un pagafantas y más cursi que el final de Los Puentes de Madison. “Álvaro, te has pasado veinte pueblos”, le dice la consorte valenciana al agradecerle los regalos de Navidad. “Un detallito”, según El Bigotes. Hay regalos para ella, pero también para sus hijos. El de la princesa de la casa Camps es una pulsera. La señora –educadísima, como puede comprobarse- le dice que es demasiado pequeña para la muñeca de su hija. “Pensaba que sería (sic) una muñequita como la tuya, de una chica muy joven como tú”, le responde El Bigotes. Un diálogo no apto para diabéticos.

“Dudo que para los de Oriente de esta noche haya más expectación e ilusión que para los tuyos que abriremos esta noche. Eres ideal”. “Te tengo que mandar un manual de instrucciones, que soy un llorón. Tú no me pongas mensajes ni hostias y menos tan bonitos, que no se puede”. La mujer de Camps le responde: “No te puedes imaginar la expectación que hay… están como locos… Hay un ambiente… Me vas a tumbar los Reyes”. “Dile que a tu hija que el de ella es el más especial, porque lo he hecho para la gente que quiero, y el de tu hija está diseñado por mí, es diferente a todos los demás”. Puajjjjjj.

Confieso también que me la refanfinfla si los trajes de pana del gañán que presidía la Comunidad Valenciana los pagó él, El Bigotes o el suegro del balonmanista. Es que me da igual. Lo que realmente me jode es el diálogo entre El Bigotes y su ilustrísima.

Álvaro Pérez.- ¿Has leído mi tarjetón?

Camps.- Sí, sí, sí.

Á. P.- Bueno, pues fíjate si te debo…

C.- No, no, nada.

Á. P.- Sí, sí.

C.- Bueno, yo quiero que nos veamos con tranquilidad para hablar de lo nuestro… que es muy bonito.

Á. P.- Cuando tú quieras, y te dejen y puedas…

(…)

Á. P.- Te quiero mucho.

C..- Y yo más…

¡Oh!, que tiernos. Que se besen, que se besen….

Este Bigotes, no hay que olvidarlo, fue quien le dijo al hermano de su hermano que le quería un güevo.

¿A Costa?

O a su costa, ¡vete tu a saber!.

¿Y por qué dice usted lo de a su costa, don Matías?

Pues según la declaración escuchada en la sala donde se les juzga el hermano de su hermano le llama por que necesita “100 gramos de caviar” para la cena de Nochebuena con su familia.

No me como yo eso, ni por el forro, don Dimas

¿Qué pasa, don Matías? ¿Es que a usted no le gusta el caviar?

Pues la verdad es que no lo sé, don Dimas. Pero le aseguro yo a usted que si a mi me llama un gilipollas de estos para encargarme 100 gramos de caviar para la cena de Nochebuena y se lo tengo que pagar de mi bolsillo soy capaz de echarle cuatro lapos de no te menees.

No sea guarro, don Matías.

Ni guarro, ni leches. No te digo aquí el exquisito. Seguro que hasta que no llegó a la política era de los que pensaban que el caviar eran huevos de centurión.

Entonces, ¿qué me dice? ¿qué le da igual si los condenan o no?

Efectivamente. Conociendo la Justicia en este país les saldrá gratis y una vez que todos los españoles hayamos interiorizado el mamoneo, los trinques y la mierda que les rodea se irán de rositas sin devolver ni un euro y de aquí a poco ahí los tendremos nuevamente medrando entre el trile y la subvención. Hasta la siguiente pillería.

Para mi se han condenado ellos mismos con su lenguaje mariconero y meloso; con su falta de educación; por lo cutre del diálogo. El Bigotes, El Curilla… ¡qué nivel, Maribel!. Y pensar que tenían todo eso en su contra se lo podían haber ahorrado pagando los putos trajes. Si es que son hasta miserables. ¡Que asco!.

Anuncios

2 Respuestas a “El CURILLA, EL BIGOTES Y OTROS ZOPILOTES

  1. Jose Maria

    La verdad es que si el juicio en si es por algo sin mucha importancia y todo pinta a que se iran de rositas, tambien todo pinta que detras de esto habia mas o por lo menos las conversaciones asi lo parecen y por otra parece de buen gusto que unos responsables politicos que estan dando trabajo con eldinero de los contribuyentes tengan ese tipo de confianzas con los que les hacen el trabajo.
    En fin donde hay tomate,pero tomate del gordo en todos los aspectos es en Andalucia.

  2. Venancio Buesa

    Estimados todos,

    yo creo que habría que legalizar las drogas para sacar a todos los camellos de la cárcel y hacer sitio a todos los políticos y adláteres que deberían estar dentro. Ah! y a todos los consejos de administración de la cajas, estos por asociación de malhechores.

    saludos

    Venancio