DON MATÍAS TAMBIÉN RENUNCIA A SUS PRIVILEGIOS

Buenos días, caballero.
Muy buenos días tenga usted. ¿Qué desea?
Mi nombre es Matías Bermúdez y querría hablar con la persona responsable de fondos de inversión.
Pues es mi compañero Gustavo Trincón que está sentado tras aquella mesa del fondo. Acompáñeme por favor, don Matías.
Gustavo, este es el señor Bermúdez que quiere hacerte una consulta con referencia a sus inversiones.
Siéntese Don Matías. Siéntese.
Muchas gracias.
Usted dirá…
Pues verá. Yo es que he estado leyendo esta mañana el periódico La Razón donde ponen una flecha ascendente a la ejemplarizante decisión del diputado Cantó, de la Unión Populista y Demagógica que ha donado parte de sus bagatelas a la Casa de la Caridad de Valencia.
¡Ah!, don Matías. Pues verdaderamente es ejemplarizante. Me parece muy bien que quiera usted seguir su ejemplo.
Muchas gracias.
¿Y ha renunciado a todas las bagatelas?
¡Hombre!, según ABC pone en su boca sólo lo ha hecho a “algunos” de esos privilegios.
¿Y del resto?
Pues no lo sé. Yo solo hablo de lo que trae el diario. ¡A ver si ahora voy a tener que venir con un certificado del Sr. Cantó!.
No se sulfure, don Matías. Tranquilícese. Y bien, ¿qué cantidad es la que quiere usted donar?
Pues quisiera donar todos los beneficios que me van a dar las acciones de Telefónica y del BBVA.
Muy bien. Veamos su cuenta. Vamos a ver… Santander, Iberdrola, Acciona… Pero don Dimas tiene usted una cartera amplia pero de Telefónica y del BBVA usted no tiene acciones.
Ya. Ya lo sé. Pero esas son las que quiero donar.
¿Pero cómo va a donar los beneficios si no tiene acciones?
Pues eso es lo que yo digo. ¿Cómo es que se alaba el que una persona que tiene casa en Madrid renuncie a que se la paguemos el resto de los españoles? ¿A dónde hemos llegado para que se saque en la prensa como una acción elogiable el que un señor renuncie a la línea ADSL si ya la tiene? ¿Qué está ocurriendo en el Parlamento para que una persona quiera renunciar a su retribución y esto no se pueda realizar porque las dietas “están blindadas”?
Pues nada. Me parece ciertamente ejemplarizante que el Sr. Cantó renuncie a “algunos” de sus privilegios y por ello yo quiero también renunciar, como el Sr. Cantó a “algunos” de los míos. Por ello quiero donar todos los beneficios de mis acciones del BBVA y de la Telefónica a una casa de salud de la caridad de mi pueblo.
Pero le repito, don Matías, que usted no tiene ninguno de esos títulos.
Pues por eso quiero renunciar a ellos, amigo Trincón. Por eso renuncio a ellos de mil amores. Y ahora, si usted me hace el favor, podría llamar a la redacción de La Razón y dice lo de mi renuncia, que así me hago un nombrecito entre los abueletes del centro de día y hasta, igual, me ponen una plaza en mi pueblo.

Anuncios

2 Respuestas a “DON MATÍAS TAMBIÉN RENUNCIA A SUS PRIVILEGIOS

  1. Jose Maria

    Efectivamente tiene bemelos la demagogia barata.
    Resulta que es un paracaidista en Valencia, sale elegido (bueno una persona sin documentacion que se llama Toni Canto no Antonio Canto Garcia del Moral) y como es Diputado por Valencia le corresponden las diestas, Fraude total porque el vive en Madrid y cobraria unas dietas que no le corresponderian por no gastarlas y bien va y renuncia a estas dietas (ah y el ADSL cantidad importantisima) y todo el mundo a “aplaudir con las orejas”.
    !La que hay que ver redios!.

  2. Mikel Buesa

    Lo interesante del caso es que sus colegas de escaño no han dicho esta boca es mía. Más bien alguno se ha dedicado a ensalzar la utilidad de los dispositivos electrónicos gratuitos para el penoso trabajo del diputado. Es como si señalara que las corbatas que portan sus señorías son esenciales para su representación. Por cierto, no estaría de más que el futuro presidente del Congreso le regalara al diputado electronizado, antes llamado Procusto, una corbata de buen ver, aunque sea sólo para que no siga dañando la vista de los ciudadanos corrirntes como nosotros.