SI VOTAS A UPyD, NO CAMBIA NADA

Ante la situación de crisis general, la Televisión de lo que queda de España ha decidido solicitar de los nuevos diputados que van a renunciar a sus privilegios que, en lugar de donar sus prebendas a las Comunidades Autónoma en las que fueron elegidos, lo hagan a la propia televisión para cubrir los gastos del Festival de Eurovisión.
La Unión de Procelosa Demagogia ha respondido –como no podía ser menos- y se ha comprometido a enviar a sus mejores cantantes. Han creado un trío canoro que, en un momento pensaron llamar la Santísima Trinidad Magenta pero dado que, la Europa golfa y atea no iba a entender la esencia del término, lo que han denominado El Trío Tan Panchos. Como vocalista, y aprovechando que está en Centroeuropa su principal valor; un cantante que tiene estética de vocalista de la Orquesta Topolino, con su pajarita y su canotier y que no gasta en micrófonos, pues canta con un pepino, ofrecerán a toda Europa la canción “Si votas a UPyD, no cambia nada”, con música de “Si tu me dices ven, lo dejo todo”, para ahorrar también en compositor. Don Dimas y don Matías, que están al tanto de todo, se lo ofrecen a ustedes en primicia. Que les aproveche.

SI VOTAS A UPyD, NO CAMBIA NADA
Letra: Trío Tan Panchos – Música: Zacarías Ferreira

Si votas UPyD, no cambia nada
Si votas UPyD, será todo baladí.
Tus deseos transversales
también defraudaré.
Mis anhelos que son muchos
no te descubriré
Si votas a UPyD…. Si votas a UPyD

Si votas a UPyD, no cambia nada.
Si votas a UPyD, nada cambiará
te da lo mismo el SOE, que IU que el PP.
Si votas a UPyD…
Si votas a UPyD

No te creas el discurso
de las inconexiones
Perro no come perro
en ninguna ocasión,

Y si discrepas
en cuando alces la voz
un expediente… un expediente
te espera del copón

Pero si votas a UPyD no cambia nada
que no te hagan el lío
y te encuentres en la calle
jodido, expulsado… y sin voto

Si votas a UPyD… lo pierdes todooooooooo

Anuncios

Una respuesta a “SI VOTAS A UPyD, NO CAMBIA NADA

  1. Mikel Buesa

    Excelente y real como la vida misma. Llegan al ayuntamiento y, mientras se quitan un coche de encima, se aprestan a nombrar consejeros para las empresas municipales. Van al congreso y, si uno dice que iPad pa tu padere, el otro se apresura a considerarlo herramienta esencial de trabajo (para tocarse los huevos, quiere decir). En un parlamento presentan una reforma electoral que lo deja todo igual; sobre todo sus escaños. Y ahora, después de exigir el cumplimiento de la ley a los demás, pretenden que se les regale un grupo parlamentario en el Congreso, así, por la cara, conculcando el reglamento.