CHARLANDO CON EL BURUKIDE

Nos cuenta Gorka Maneiro, con esa maneira tan característica suya de redundar, su actividad cuando sale de sede parlamentaria. Nos dice que ha asistido en el Koldo Mitxelena de San Sebastián -un centro cultural donostiarra, para los no iniciados- “a la primera charla de las charlas…”. No a la primera de las charlas; no. A la primera charla de las charlas. Como ven ustedes diálogos de charlatanes. No parece que la primera charla de las charlas tuviera demasiado interés entre los ciudadanos easonenses. Al decir del burukide “Apenas treinta personas. Ni un solo parlamentario vasco excepto servidor”. Esto de servidor es muy de Gracita Morales, como pueden aseverar quienes no se pierden un solo día “Cine de Barrio”. El caso es que la primera charla de las charlas tenía como ponentes a Galo Bilbao y a “Andrés, de apellido impronunciable”. ¡Vamos burukide, mira que resultarte impronunciable Krakenberger!, con las veces que tu has dicho aquello de “eres un crack”. Yo creo, Maneiro, que no te interesan estas bromas con los apellidos si quieres mantener tu actividad política. Mira que igual no consiguen colocarte nuevamente en sede parlamentaria y tienen que enviarte a Uropa. Allí Krakenberger es como aquí García y no vale aquello de “nombre impronunciable”. El caso es que a nuestro parlamentario del grupo Hello Kitty le pareció que ambos “estuvieron espesos en la respuesta”. Vamos que se coge uno el DRAE y consulta el término “espeso” y se encuentra con las siguientes definiciones:
espeso, sa.
(Del lat. spissus).
1. adj. Dicho de una masa o de una sustancia fluida o gaseosa: Que tiene mucha densidad o condensación.
2. adj. Dicho de dos o más cosas: Que están muy juntas y apretadas, como suele suceder en los trigos, en las arboledas y en los montes.
3. adj. Grueso, corpulento, macizo. Muros espesos.
4. adj. Ar., Perú y Ven. Pesado, impertinente, molesto.
5. adj. p. us. Continuado, repetido, frecuente.
6. adj. p. us. Sucio, desaseado y grasiento.
A lo mejor, lo que quería decir el burukide no era que Galo y Krakenberger se presentaran a la primera charla de las charlas sin afeitar, con los faldones de la camisa a medio meter en el pantalón o con la tira de panceta asomando bajo el Lacostte, sino que le parecieron pesados, impertinentes o molestos. Es lo que tiene el habla venezonala o peruana que los desavisados no lo cogen a la primera.
Pero, se preguntarán ustedes, ¿qué es lo que Maneiro preguntó a los dos ponentes para que estos le contestaran de forma “espesa”?. Yo se lo traigo aquí a ustedes para que no se molesten en buscarlo en su blog.
“Es obvio que hubo víctimas de grupos parapoliciales o de funcionarios públicos, esto nadie lo pone en duda pero, ¿no les parece que mezclar a estas víctimas con las víctimas del terrorismo (como hace la exposición de motivos de la iniciativa que constituyó la ponencia de las “otras víctimas” en el Parlamento Vasco, como se deduce de la pretensión de incluirlas en el Día de la Memoria y como se evidencia de la idea de darles cabida en el Centro de la Memoria de las Víctimas del Terrorismo, etcétera) favorece la teoría del conflicto defendida históricamente por el nacionalismo vasco, favorece la mentira de que hubo o hay dos violencias simétricas enfrentadas por un supuesto conflicto político y favorece la pretensión de algunos de reescribir la historia?”.
¿Qué? ¿Cómo se les ha quedado el cuerpo?. Una exposición clara y meridiana. Me imagino a Galo y Krakenberger rascándose el occipucio con la uña larga del dedo meñique. Oye, Krake, le habría dicho Galo -que entre ellos se tratan en diminutivo-, contesta tú que a mi me da la risa y se me abre la herida del labio. Krakenberger, que por la noche se había clavado de un sentada “El conceto de la angustia” de Kierkegaard en su versión traducida por Pepiño Blanco, tomó aire y contestó: ¿cualo?.
Comprenderán ustedes que con una salida de pata de banco como esa a nuestro burukide se le cayerán los palos del sombrajo y no le quedará otra que exclamar: ¡vaya par de obtusos!. ¡Serán espesos!
Total, -prosigue el burukide- “como el debate político en abierto está en peligro de extinción y me impidieron razonar y explicar estas cosas, esperé al final del monólogo (antes era charla) para acercarme a los ponentes y a la moderadora y abrir el debate abierto, sincero, contundente y enriquecedor”. Aquí le ha faltado carntar aquello de Maneiro es cojonudo, como Maneiro no hay ninguno.
Con Galo, porque Andrés sólo nos miraba de reojo”. Se conoce que aún seguía en el país de Kierkegaard como Heidi cuando pensaba en Pedro en las húmedas noches del Tirol.
A Galo le expliqué -continúa- pormenorizadamente lo que nosotros pensamos”. “Lo que nosotros pensamos” debe formar parte del pensamiento único, reglado y acrítico de UPyD.
“Creo que me comprendió y en cierta forma me dio la razón”. En cierta forma me dio la razón. O sea, que no se la dio.
Terminé tomando un vino con los ponentes, con Maixabel Lasa y con el resto de gente de Gesto por la Paz que organizó el evento”. Pero burukide…, que evento ni que evento. Si estaba organizado sería un acto, no un evento.
¡A ver, garçon!, otro Don Simón Reserva del 70 para Andrés, a ver si se le cierra la boca.
¡Este burukide…!

Anuncios

2 Respuestas a “CHARLANDO CON EL BURUKIDE

  1. Jose Maria

    Vaya joya el Diputado.
    Y mirad encima graciosillo:

    !no va el nota nota y dice que si Rubalcaba sacara escaño!.
    Lo que es seguro es que el no va a repetir escaño en las proximas autonomicas vascas y que habra sido “ave de paso” echando a la basura todo el esfuerzo empleado en que saliese.

  2. Mikel Buesa

    Este Maneiro tiene una maneira de expresarse que, para empezar, le da la razón a sus oponentes. Su mención a las víctimas de grupos parapoliciales o de funcionarios públicos es como ponerles el chocolate a los niños para que se lo coman. Mira que es torpe este diputadito. Espero que, después de las siguientes elecciones autonómicas, preguntaremos: ¿No iba a sacar un escaño Maneiro?