DIÓGENES SE AFILIA

Oiga, don Matías, usted que siempre ve los programas de medicina y autoayuda en la tele. ¿Sabe usted si puede una institución, pongamos por caso, un partido político, sufrir el Síndrome de Diógenes, o por el contrario es una enfermedad que afecta sólo a las personas?.

Pues yo creo que no, don Dimas. Yo creo que solo afecta a las personas físicas. Pero ¿por qué lo dice usted?

Es que he estado leyendo en la wikipedia acerca del síndrome y me ha parecido ver algún tipo de concordancia entre un partido de esos personalistas y los trastornos de esta enfermedad.

¿No me diga?

Verá usted, dice que la enfermedad se caracteriza por el total abandono personal y social y por el aislamiento voluntario, acompañados en la mayoría de los casos por la acumulación en él de grandes cantidades de dinero o de desperdicios.

¿Y?

Pues nada. Que es que yo recuerdo ver a cierto dirigente de uno de esos partiducos con lámparas en la camisa y, en algunos casos, con la bragueta mal abotonada, asomándole el faldón de la camisa.

Bueno, hombre. Pero es que en ese caso será que es un descuidado con la higiene y además no será, en absoluto, esclavo de su imagen. Tampoco tiene por qué estar enfermo. Además este dirigente que usted dice ¿acumula dinero o desperdicios?

Huy. Dinero dice. Dinero maneja a punta de pala y no sé si contar como desperdicios la recogida de afiliados de cualquier otro partido o sindicato al buen tuntún.

Eso, don Dimas, no se llama recogida de desperdicios, sino fichajes.

¡Que va!, si el partido que yo le digo no hace fichajes.

¡Ah!, pues entonces igual tiene usted razón.

Pues verá usted, es que -además, dice la wiki- el enfermo presenta un comportamiento huraño y rechaza la ayuda de sus compañeros o seres cercanos.

Esos síntomas sí que le son propios al Síndrome de Diógenes, que ya lo dijo en un programa Ramón Sánchez Ocaña, el de la leche Asturiana.

Pues entonces va a ser cierto.

Ya le digo yo que sí; don Ramón tiene uno ojo para esto… Además, y ahora que lo pienso, recuerdo uno de los programas de Saber Vivir, en el que don Manuel Torreiglesias entrevistó a un enfermo y son bastante huraños. Tiene usted razón, don Dimas. Igual sí que se puede transmitir de un dirigente a toda una organización este síndrome.

Es que yo lo decía porque según la wiki una de las patologías asociadas en estos casos es la depresión y los delirios crónicos

¿Y los tiene el presunto enfermo?

Pues la depresión, no sé si la tiene. ¡Pero lo que es delirios crónicos!, así -dice juntando la punta de los dedos con la palma de la mano vuelta-

Pues mala cosa, don Dimas. En la mayoría de los casos no se pueden tratar porque el enfermo rechaza la ayuda social salvo que se le incapacite judicialmente. ¿Y no cree usted que alguien del partido le pueda incapacitar al probre hombre?

¿A este?… No sabe usted lo que se dice.

No sé…, que le hagan un informe, un expediente…

¡Huy un expediente!. Pues no ha dicho usted nada. ¡Un expediente!. A ver quien tiene lo que hay que tener para poner el cascabel al gato…

Tampoco será para tanto, don Dimas. ¡A ver si va a ser Diosgenes, en lugar de Diógenes!.

Anuncios

Una respuesta a “DIÓGENES SE AFILIA

  1. Mikel Buesa

    En ese partido hay quien padece de delirium tremens. No hubo más que ver a aquel escritor que, con 25 güisquis de más, actuó de corifeo en la fiesta del recuento, sentando un precedente que se ha reiterado en varias ocasiones.
    ¡Si Diógenes levantara la cabeza!