GORRONES, MAMANDURRIONES Y OTROS DESAHOGADOS

Según informa el Instituto para la Conservación de la Naturaleza (ICONA) una de las pocas especies autóctonas que no están en peligro de extinción en lo que queda de España es el tonto del nabo o de la tonta de la naba, para que nadie se sienta ofendido. Este y su adlater o conmilitón que es el mamandurrión. Uno de los ejemplos más palmarios de estos mamandurriones es el denominado Instituto Cervantes; una institución pública creada por el gobierno español para la promoción y la enseñanza de la lengua española en aquellos lugares donde el gobierno, con la ayuda de los parlamentos autonómicos, no lo prohibe multando a los ciudadanos que, en el uso de su mejor derecho, pretenda utilizar la lengua común.
Los mamandurrianos o mamandurrienses del Instituto Cervantes han publicado una “Guía de comunicación no sexista” -menos mal que no han dicho sexadora- que publica Aguilar. Una guía que pretende erradicar todas las formas de discriminación “a la mujer” -of course- que aún siguen llevándose a cabo con la palabra. ¿Y qué palabras son esas que discriminan a la mujer?. Pues varias de ellas son destacadas en un artículo en el diario 20 minutos de hoy. Veamos esos ejemplos. “Bedela”, para denominar a la señora que ejerce su trabajo como bedel femenino; “Perita”, para la experta en alguna de las materias o de las ciencias y “Técnica”, para señalar a una señora que es experta en alguna maña confesable. Como se supone que debe ser de recibo y a lo recíproco, imaginamos que así como se utiliza bedela, se utilizará también -aunque en el periódico no se cita- la expresión conserja o botona; así como al varón -con perdón de las señoras- habrá que llamarlo, a partir de ahora, ordenanzo.
¿Habrá que cambiar el diminutivo de peras para que las peritas no se sientan menospreciadas?. Miren ustedes, señores del Instituto Cervantes que lo de las “peras” en las féminas… Por contra, ¿habrá que llamar albaricoquitos a los peritos? para que las peritas no digan que su título puede confundirse con una fruta y esto las discrimine?. Se podrá continuar diciendo “yo tengo una técnica acojonante” cuando se habla de la maña que uno tiene para algo o, por el contrario, no se podrá decir para que la “técnica” de la empresa no se sienta discriminada?.
¿La palabra “fregona” discrimina o insulta a alguien?. No, se dirá usted. Pues sí señor para el Instituto Cervantes esto puede ser un insulto. Es usted una fregona, le espeta una especie de cabestro a una señora. Eso sí es un insulto y una discriminación; pero que yo sepa no es la palabra quien discrimina a la señora, sino que es la bestia parda quien discrimina e insulta. Para el Instituto Cervantes “gobernante” no puede utilizarse el femenino “gobernanta” porque ofrece un caso claro de ambigüedad y sexismo. ¿Entonces, en los hoteles ya no existirá la gobernanta? ¿Será entonces administradora o también será ambigüo este término?. Cuando un varón atienda la recepción del citado hotel ¿se le habrá de llamar recepcionisto? ¿Se llamará telefonisto al varón que atiende el teléfono?. Pues no; dice el Instituto Cervantes. En el caso de los hombres ni existe el sexismo ni la discriminación, ni nada por el estilo. ¿Usted ha nacido hombre?. Pues que le jodan… perdón que le jodon, que es masculino.
Para finalizar, critica que términos como “soltero de oro” se contraponen con “solterona”. Que yo sepa (y no es por señalar) solteras como Eugenia Martínez de Irujo o como Cameron Díaz o alguna de las Koplowitz pueden considerarse “solteras de oro” sin que exista nada peyorativo. ¡Vamos, digo yo!. Sin embargo hay solteros de oro, y aquí si que no me gustaría señalar por no dejarles a ustedes con mal sabor de boca, que mejor no mentarlos.
En definitiva, señores mamandurrianos o mamandurrienses del Instituto Cervantes, que por qué no dedican ustedes todo su esfuerzo -ese que tan bien les pagamos los ciudadanos- en obligar al gobierno español a defender el idioma común en el territorio nacional y se dejan de soplapolladas. Lo digo, mas que nada, por que como sigan soplando nos va a dar un resfriado ¡de cojones!.

Anuncios

Una respuesta a “GORRONES, MAMANDURRIONES Y OTROS DESAHOGADOS

  1. Mikel Buesa

    Si Cervantes levantar la cabeza … se pondría a escribir en alemán, o en chino, incluso en árabe, aunque sólo fuera para que, en España, no le pusieran su nombre a un Instituto repleto de imbéciles que no han aprendido que eso que ellos llaman sexismo no es otra cosa que el más puro machismo, pero a la inversa.