TRIBUNAL CONSTITUCIONAL. SU SENTENCIA NOS SENTENCIA

Mi primo Juanmari, buen jugador de cesta punta, decidió emprender la aventura americana cuando los frontones del País Vasco se le quedaron pequeños. Se embarcó, camino de los Estados Unidos de Norteamérica, y sentó sus reales junto a las tapias del frontón de Miami. Previamente, en el puerto de arribada, y como buen emigrante, tuvo que pasar los trámites fronterizos. A la hora de rellenar la papeleta de solicitud comprobó extrañado un apartado que decía: “raza”. Él, como buen ciudadano de raza blanca –con perdón- puso, pues, “blanca” en el apartado correspondiente. El funcionario norteamericano le corrigió su respuesta y colocó en su lugar “Spaniel”. Juanmari intentó corregir al funcionario y éste le contestó que la raza blanca era la suya –un lechoso y pelirrojo irlandés- y que la del pelotari, al no ser de raza spanish (que se reserva a los latinos por ser más morenos aún que nosotros), debía considerarse spaniel, como si fuera un chucho bretón.
Pues bien, viene esta anécdota a reflejar la extraña situación en la que me han dejado estos recebados funcionarios que, con mis impuestos y los del resto de personas físicas de este país estamos manteniendo.
Resulta que en lo que queda de España, dos partidos políticos que suman el casitodos por ciento de los votos del país y un Tribunal Constitucional compuesto por individuos –algunos ni son jueces- colocados en la mamandurria por las dos poderosas maquinarias partidistas han decidido que es constitucional y muy benéfica y aplaudible la presencia de los terroristas y sus testaferros en las instituciones públicas que entre todos mantenemos. Así pues, preparémonos a mantener engrasada sus cuentas corrientes y poner a disposición de sus comandos municipales nuestros datos bancarios y personales.
El resto de partidos que componen el cachondeo parlamentario se divide entre los partidos que representan la metástasis autonómica; el médico cubano conocido como Llamazares y la portavoz del partido regenerador que se dedica a bilocar candidatos en las circunscripciones castellano leonesas sic transit gloria mundi.
Fuera del momio se sitúan partidos como Ciudadanos –a quien ayer tuve el gusto de acompañar en el arranque de campaña- que presentan su opción precisamente en el monumento a esa Constitución que permite, gracias a la generosa interpretación del Tribunal que debe velar por la esencia de la Democracia, que nuestros terroristas y sus odiosos mariachis sean elegidos concejales.
Por ello, y en vista de cómo queda el patio político en nuestro país, voy a solicitar a Mr. Obama, que tampoco es de raza negra, según la curiosa interpretación del funcionario de emigración norteamericano, (es posible que a él le consideren de raza Terrier por ser negro pálido) me conceda, aunque sea por una legislatura, la condición de spaniel y me permita disfrutar de ella en un país que, en lugar de hacer concejales a los terroristas ajusta las cuentas a sus propios bilduetarras sin ningún tipo de complejos. Serán indios, como decía en Bienvenido Mister Marshall el hidalgo caballero de Villar del Río, pero al menos no hacen el apache.

Anuncios

7 Respuestas a “TRIBUNAL CONSTITUCIONAL. SU SENTENCIA NOS SENTENCIA

  1. Es triste comprobar a qué estado de putrefacción ha llegado el sistema nacido en la transición. Es triste tener que afirmar algo tan rotundo como que la democracia española atraviesa uno de sus peores momentos éticos. Tocada de muerte, solo el abismo o la ruptura será nuestro futuro inmediato.

  2. Jose Maria

    A parte Angel de que estas sembrao como siempre, constato lo mismo y añado que no tenemos TC, sino un orgnaismo partidista o una oficina de representacion de los partidos y que lo que ayer hicieron no fue una sentencia judicial sino una decision politica, y que aunque de lo de ayer la culpa la tiene el Psoe de la situacion a que hemos llegado se reparten los dos partidos porque hay que recordar que el PP de Aznar cuando gobernaban no puso nada de su parte para cambiar esta mamandurria, claro porque entonces la sentencia hubises sido al reves.
    Algo hay que hacer ypronto porque esta mamandurria no se sujeta.
    Buenas noches y hasta el lunes.

  3. Mikel Buesa

    Yo creo que puestos a hacer política en los tribunales -o sea, en el Tribunal Constitucional- los del PP son más bien un partido de segunda fila, mientras que los del Psoe juegan en la Champion. Más o menos, como el Barcelona y el Madrid. Lo digo porque es ahora cuando conviene recordar que los del PP, por querer colocar a Enrique López (persona que no sólo conozco, sino que aprecio), acabaron bloqueando la completa renovación del Tribunal y, entre otras cosas, lograron que su vicepresidente sea ese Gay catalán que, al parecer, vela por los asuntos nacionalistas. Lograron también estar en minoría, igual, por cierto, que si hubiesen buscado una solución de consenso.
    Pero veamos el tema desde otro punto de vista. Resulta que, en la mayoría progresista, hay un magistrado que no desfila marcando el paso de la oca y que se llama Manuel Aragon (al que, por cierto, también conozco personalmente, de cuando presidía el Consejos Económico y Social de Madrid y al que tengo en buen concepto). Puesto a imainar, podríamos imaginar la posibilidad de que, si se hubiese renovado al completo el Tribunal, en la mayorúa progresista pudiera haber habido otro u otros magistrado poco propenso a que le coman la oreja dándole órdenes desde la Moncloa. Y ya, para colmo de la imaginación, podríamos visualizar el delirio de que el Tribunal se hubiese opuesto a que los de ETA se vuelvan a colocar en las poltronas municipales.
    En apretada síntesis, me parece que, a esta situación, han contribuido todos los partidos con mando en plaza. Y, por supuesto, ello no me impide olvidar que los responsables de ella son esos magistrados que más que hombres de leyes parecen mamporreros de remonta; y también su excelencia el inquilino de la Moncloa con todo su gobierno.

    • Venancio Buesa

      Estimado don Mikel,

      usted que es catedrático, y por tanto conoce el paño, no habra dejado de apreciar que la mayoría “progresista” del TC está compuesta por catedráticos. Esto de ser catedrático en España se ha convertido, gracias a la LRU promovida por Rubalcaba cuando mandaba en la sombra en el ministerio der Maravall, en una “cagarruta”. Perdón por la expresión, pero no encuentro nada mejor. Me gustaría saber como ha sido la trayectoria académica de los “catedráticos progresistas” del TC. ¿Pudieron poner su propio tribunal de acceso a titularidades y cátedras como es uso frecuente en nuestras muy autónomas universidades? ¿Se presentó alguien a esas oposiciones? ¿Saben idiomas? ¿saben derecho? ¿Saben algo? Por lo que se sabe, si que saben obedecer a su intangible amo. Aunqaue no creo que nadie haya hecho presión sobre ellos, no hacía falta. Se les puso por saber que su criterio era el que tiene los de arriba. Así se hacen las cosas. A mí por ejemplo, nadie me pone en tribunales ni de tesis porque no me caso con nadie, lo leo todo y tengo, modestia aparte, independencia de criterio y una formación científica ortodoxa.

      Desde la desesperación

      un saludo

      Venancio

  4. Razón tienes Mikel.

  5. Pues yo le doy la razón a su lejano pariente. Me acabo de enterar de que Tomas Gómez es catedrático de economía…

    • Buf qué alivio. Lo he leído en un muro pero la Wikipedia no dice eso.