DICCIONARIO CAÑÍ. LETRA “O” (I’m sorry Becerrix)

 

OBEDECIMIENTO. Planteamiento transversal para fundar un partido diferente a los demás; obedecer y mentir.
OBITUARIO. Relación de afiliados fugados, sancionados y marginados en el antedicho partidillo.
OBJETAR. Dícese del objeto con el que te pueden partir la jeta si objetas a la doctrina oficial.
OBJETIVO. Pensión, mamandurria, fin último innegociable a la hora de hacer un partido distinto de los demás.
ÓBOLO. Billete de veinte euros para el mantenimiento de la troika.
OBREGÓN. Otro tipo de flashionaria, también geriátrica, en la fiesta del Telva.
OBSTACULIZAR. Sacar un poco el culo cuando se está haciendo cola junto a un pasillo.
OCTAVARIO. Fiesta que se hace a los ocho días de una octava, o cuando le sale de los ovarios a la que ofrece la fiesta.
OCULTORIO. Locutorio donde se esconde la telefonista mientras organiza su nuevo partido.
ODÓMETRO. Instrumento para medir el olor a sobaquina en bares y restaurantes tras prohibir el tabaco.
OFENSOR. Monja que insulta.
OFICIO. Ocupación habitual en quienes no están liberados, excedentes o rebajados de acudir a su trabajo por pertenecer a un sindicato, parlamento o partido político.
OJAL. Canción de María Dolores Pradera, cuyo estribillo dice: No se estila, que te metas para cenar, jazmines por el ojal.
OJIPLÁTICO. Estado semicatatónico que acontece tras concectarse al web de la señora con nombre de partido.
OLIGARQUÍA. Gobierno de unos pocos. Por ejemplo tres.
OLIMPIADA. Competición universal cuatrienal en la que se prueban los últimos avances en dopaje.
OLIMPO. Cedaceros.
OLIVAR. Taberna donde sólo se sirve aceite.
OMBLIGO. Espejo donde se miran los líderes antes de entrar en el Parlamento.
OMITIR. Emitir una autocrítica el gobierno en los telediarios e informativos radiofónicos.
OMNIPRESENCIA. Rosa en la cosa rosa.
ONDEAR. Mover el dedo índice buscando a la persona que va a ganar las elecciones primarias en cada una de las territoriales del partido distinto a los demás.
OPACAR. Pasar Paco una cuenta corriente a una fundación que es de todo menos corriente.
ORÁCULO. Respuestas que da la Diosa o por sí, o por sus dos ministros y dorso o parte de la espalda de donde le salen esas respuestas.
ORANGUTAN. Mono de color rojo que que nacionaliza bancos o empresas privadas para privar de ellas a sus legítimos propietarios.
ORATE. En Argentina, rezáte.
ORATORIO. Antesala del altar o despacho de la portavoz del partidillo distinto de los demás.
ORDENADOR. Aparato que se estropea habitualmente en las citas electorales o en los congresos y que, milagrosamente, se arregla en petit comité cuando no hay ningún opositor, y con resultados favorables para el fontanero o mecánico.
ORDEÑADOR. El fontanero o mecánico, mientras no tiene que arreglar los equipos informáticos.
ORFEBREÓN. Orfeón vasco compuesto por joyeros y que dirige Rafa Brancas.
ORGÁSTRICO. Culminación del placer estomacal tras una buena comida o cena.
ORIGINAL. Orinal que no tiene copia.
ORIOL. Cada uno de los beneficios obtenidos con un kilovatio hora.
ORTODOXO. Odontólogo que aplica la doctrina de su colegio profesional en materia de precios.
OSCULATRIZ. Circunferencia que se besa con la bisectriz.
OSORNINO. Natural de Osorno (Palencia), hijo de un oso y un estornino. ¡Es que hay gente pa´tó!.
OSTEOLOGÍA. Parte de la anatomía que estudia los golpes dados con un hueso.
OTOÑO. Período o estación en el que los barrenderos sufren baja laboral por depresión.

Anuncios

2 Respuestas a “DICCIONARIO CAÑÍ. LETRA “O” (I’m sorry Becerrix)

  1. Jose Maria

    Como siempre inmejorable.
    No se con cual quedarme.
    Osornino, Ondear, ojal. la verdad es que no es facil elegir.

  2. Yo me quedo con ordenador. Y le añadiría una descripción más castiza, como por ejemplo: aparato que, en el partido de la troike y similares, sirve para dar el pucherazo.