DICCIONARIO CAÑÍ. LETRAS J y K

          

 

 

 

 

 

JABALÍ. e-Gorrino montaráz y salvaje que acomete desde la blogosfera.
JACINTO. Diputadito euskalberri que gulusmea entre los pucheros de sus compañeros diputados buscando un aroma, un sabor, un pellizco de consideración que le suba su menguado ego.
JAPUTA. Papardo, palometa, palomilla. En Soria ¿por qué será?, Zapatero.
JARAMAGO. Escritor, novelista, poeta y dramaturgo portugués famoso por sus odas a la jara y al tomillo y por no haberse reído en su vida.
JENÍZARO. Dícese del hijo de padres de distinta nación. Transversalidad diputadil entre gallego y vasco, por ejemplo.
JEREMÍAS. Persona que continuamente se anda quejando de que a su partido no le sacan en la prensa y le hacen luz de gas.
JERSEY. Prenda de vestir, generalmente de punto, que si está recien estrenada o bien conservada se llama New Jersey.
JUDERÍA. Barrio destinado a la venta de legumbres, generalmente fabas.
JUDICAR. Coche oficial del juez, semejante al papamóvil pero sin la capota de metacrilato. Dícese también de las coches embargados que el juez adjudica a los demandantes.
JUEVES. Revista satírica que sale los miércoles y en la que participa Martínez el facha.
JULEPE. Juego de cartas que se practica en Lepe (Huelva) con fichas de dominó.
JURÁSICO. Período o edad en la que se produjo la última anotación en la vida laboral del liberado sindical móvil.
KANTIANO. Dícese de los flamencos que cantan bulerías y fandangos con letras de Immanuel Kant.
KARATE. Lucha japonesa basada en golpes a una fila de enemigos que, muy educadamente, atacan de uno en uno, para no turbar ni molestar al chino bueno.
KARLOS ARGUIÑANO. Comunicador vasco que, tras dedicarse a la pelota vasca y crear un emporio televisivo está intentando aprender a cocinar.
KELVINATOR. Nombre de un crío hondureño que conozco (y no es coña). Su padre se llama Chevrolét, con acente en la “e”. Kelvinator nació en Madrid y le pusieron ese nombre por el frigorífico que había en la cocina.
KAMASAKI. Cama con forma de motocicleta y cuatro ruedas.
KARAOKE. Equipo técnico compuesto por amplificador de sonido, micrófono, etc., que se usa para fastidiar la noche tras una buena cena a los amigos. Como en la película de El Padrino, cuando dice el mafioso “aquel que te cite será el traidor”, en las cenas, el que te diga “nos hacemos un karaoke”, es el que peor canta y el que lleva el melocotón mayor.
KIWI. Fruta originaria de las laderas del Himalaya introducida en Nueva Zelanda a principios del siglo XX. Según algunos biólogos, el fruto de esta actinidea es similar, en tamaño, a cada uno de los testículos del yeti, aunque si se le da un corte al centro, parece el ojo de Alien.
KRAUSISMO. Movimiento musical español que prefiere la obra de Alfredo Kraus sobre la de Plácido Domingo o José Carreras.
KRENLIM. Dacha veraniega de los transversales leninistas y franquistas, que dice mi amigo Alex.
KURDA. Moña, melocotón… borrachera, vamos

Anuncios

8 Respuestas a “DICCIONARIO CAÑÍ. LETRAS J y K

  1. Mikel Buesa

    Me ha dejado impresionado lo de Kelvinator. Me estoy imaginando a un vástago llamado Fagor y a otro con el apelativo de Indesit. ¡Vivir para ver!

    • Venancio Buesa

      Yo voy a hacer patria chica,

      mejor balay

      saludos

      Venancio

  2. Yo tengo dudas sobre Martínez el facha. ¿Quién es?.

  3. Anda, malpensá… ¿cómo no vas a saber quien es Martínez el facha?

  4. Jose Maria

    Maleni, pues a mi me pasa lo mismo no se quien es Martinez el facha.
    Yo corroboro lo dicho por Angel. La palometa o japuta en Soria es “zapatero” mucho antes de la llegada de este especimen a la politica o si haber nacido.

  5. Dejando a un lado la coincidencia de apellidos, Martínez el facha es un personaje de Kim y la publica El Jueves desde el año 1977. Se trata de una historieta en blanco y negro, y a dos páginas.
    Sus personajes son, entre otros, Martínez, un empresario que cree de verdad en los valores franquistas y que por lo tanto no se adapta a la nueva situación política en que vive, y el Sr. Morales un “facha” de conveniencia, cuyos únicos valores son aquellos que le reportan mayor beneficio. Hay también una importante galería de personajes secundarios, que han ido desarrollándose en los casi 30 años de existencia de la serie. Destaca así la señora de Martínez, que lleva los pantalones de la casa; Adolfito (cuyo aspecto hace referencia al dictador Adolf Hitler), el amigo de Martínez que le acompaña en todas sus correrías; Francisquito, el nieto de Martínez, y el padre Bocquerini, un sacerdote comilón argentino de ultra derecha exiliado en España desde la llegada de la democracia a Argentina. Otros personajes son Martín, el yerno golfo de Martínez (que no es facha, solo finge serlo para conquistar a las chicas más guapas), el banquero don Florián, la condesa y el cardenal.

    • Venancio Buesa

      Don Soria, se le olvida algo muy importante: Martínez el facha tiene un 1500. !Eso sí era un coche!

      saludos

      Venancio

  6. alegría

    Lo de Kelvinator es una de las curiosidades que tienen las tibiezas latinoamericanas. Ya sabeis que en Cuba “Onedolar” es un nombre muy común. Yo conocí en Perú a la esposa de un general del Ejército que cuando el ayudante de su esposo llegó a su casa con un frigorífico recién desembarcado en El Callao, ella le dijo convencidísima: “Cuanto lo siento Comandante, pero ha habido un error, porque pone General Electric y mi esposo es el General ………..”.