EL MÉTODO MANEIRO

Hoy el burikide nos habla en su blog sobre pensiones. Está bien su discurso aunque, para no variar, muestra ciertas lagunas y una de sus redundacias favoritas: el futuro cercano. Viene a decir que el actual sistema de pensiones debería, en lugar de proceder a una reforma profunda del sistema español de pensiones, aduciendo la precaria situación económica que padecemos, dar la vuelta al argumento y mejorar la situación económica haciendo disminuir nuestra tasa de paro e incrementar nuestra productividad y eficiencia para seguir manteniendo el sistema público de pensiones que disfrutamos. ¿Ve usted, don Dimas, que fácil resulta?. Se le da la vuelta al argumento y todo solucionado. ¿Que hay problemas económicos?, se dice que hay “económicos problemas” y suena menos grave, donde va a parar. ¡Halehop!, solucionado. Muy bien, Maneiro, ¿y cómo se mejora la situación económica haciendo disminuir la tasa de paro?. Ahí va la fórmula: “mejorar los incentivos para retrasar voluntariamente la edad de jubilación, meter mano a las jubilaciones anticipadas y a las insostenibles jubilaciones parciales, objetivizar las invalideces y, quizás, incrementar el período de cálculo más allá de los últimos 15 años”. Mejorar incentivos, dice. Será crearlos, porque hasta ahora, que yo conozca, no existen incentivos para retrasar la jubilación. Una buena idea sería bajar el precio del café de la máquina en la empresa para los mayores de 65 años de 45 céntimos a 15 céntimos, así valdría menos que en los centros de día para ancianos. Meter mano a las jubilaciones anticipadas. Esto debemos tomarlo como una licencia lingüística, claro. Y a las insostenibles jubilaciones parciales. ¡Ay, burukide!. Como te diría yo que tras la publicación el pasado 24 de mayo del Real Decreto-Ley 8/2010, de medidas extraordinarias para la reducción del déficit público, se ha derogado el régimen transitorio de la Jubilación Parcial. Eso sí, se mantienen algunas excepciones por motivo de acuerdo colectivo en vigor. Objetivizar las invalideces. ¿Cómo, Maneiro?. ¡Ah, claro! Invalidando las objetivizaciones, claro!. Lo importante, cuando no se encuentra la solución es dar la vuelta al argumento. Bien.
Pero yo creo, Señoría, que a usted se le ha olvidado algo. Yo creo que, sin darse usted cuenta -faltaría plús- se le ha olvidado añadir que los diputados y senadores, tanto del Estado como del resto de administraciones, tengan una jubilación similar al resto de los ciudadanos. Esto es, a los sesenta y cinco años, habiendo cotizado un mínimo similar al resto de los trabajadores y sin lagunas en las cotizaciones de los últimos quince años. ¿Verdad que se le había olvidado?. Al paso podría usted añadir que a esas jubilaciones no se podrán añadir otras por cualquier otra actividad complementaria. ¿A que se le había olvidado?. ¡Si es que no se puede estar en todo!.
Estas medidas serían más que suficientes para fortalecer y hacer sostenible un sistema público que algunos pretenden echar abajo. ¡Qué bárbaro!, en medio folio ha conseguido resolver el problema de las pensiones, y al paso, solventar la crisis económica en España; y eso que llega Santo Tomás que embota la razón con sus chistorras y sus morcillas; con sus txikitos y sus piparras.
Pero bueno, si leemos el post anterior, que hablaba de las subvenciones a las ikastolas francesas dice: “Es ciertamente extraño que tengamos que ser los ciudadanos de Euskadi quienes tengamos que atender las necesidades financieras de centros educativos privados de un país extranjero”. Pues sí, Maneiro. Igual de extraño que el Instituto Cervantes mantenga centros concertados en Alemania, Corea, Irlanda, Reino Unido, Rusia, Singapur, Suiza, TaipeiChino o Portugal. A esto se le llama potenciar el bilingüismo y, claro, lo tenemos que pagar nosotros, que somos los interesados en que se potencie nuestra lengua. Salvo que usted encuentre la fórmula aplicando una de sus técnicas de dar la vuelta al argumento.
Dentro de no muchos años, se lo aviso a ustedes que son más jóvenes y podrán comprobarlo, la ciencia política estudiará el Método Maneiro que se basa en dar la vuelta al argumento. Y si no, tiempo al tiempo. Y es que va sobrao el burukide.

Anuncios

12 Respuestas a “EL MÉTODO MANEIRO

  1. Mikel Buesa

    Este pobre chico, diputadito por demás, no tiene ni idea de lo que está hablando. Ya se ve que en su partido ya no quedan economistas que sean capaces de asesorar a estos políticos de chicha y nabo. Con las medidas de Maneiro, el déficit permanente del sistema de pensiones, en vez de aparecer hacia el año 2020, aparecerá en el 2023. O sea, casi nada. Más le valdría a este ignorante que se documentara al respecto. Y no es por citarme, pero en mi libro “La crisis de la España fragmentada” tiene un capítulo dedicado a ello. Claro que defender lo que ahora toca defender (en vez de ese programa rebajado que aprobaron en su congreso) sería darle la razón a Zapatero, que el otro día dijo lo de la edad de jubilación a los 67 y lo de los 20 años de plazo para el cómputo de la pensión. Y darle la razón a Zapatero seguro que le produce un sarpullido a Popotito y, de paso, a su subordinado el diputadito.

  2. Pato Carlo

    En la galera magenta están obsesionados con meter mano, supongo que por su extramada ligazón con el pillar cacho. No se confundan; pillar cacho pretendíamos los que nos marchamos, es decir, cobrar del erario público merced a un puesto de gorrina designación rosa, valga la redundancia maneiril. Pero pillar cacho, en su segunda acepción -primera si es mi sobrina quien la utiliza-, significa meterle el morro (sic) a un pavo (sic, nuevamente) aprovechando la confusión nocturna (¿nocturna confusión?) del txakolí, de label genuinamente vasco. Y a eso andan en Magentolandia; metiendo mano, pillando cacho, aspirando a pillarlo y metiendo (y echándole) morro a diestro…perdón, a siniestro.

    San Josémaría nos alcance confesados, pardiez.

  3. Sabiendo quién forma parte del equipo de liberados económicos, digo de asesores sindicales, del diputado, me sobran las palabras, pues conozco los hechos. Se resumen en poco currelar y mucho idolatrizar y bla, bla, bla. Eso sí, mucho bla,bla, bla. Ayer esperaba encontrar a alguno de ellos en el acto de memoria por las víctimas del terrorismo en Bilbao. Ni flowers. Ya se ve que lo utilizaron como cebo en aquellos primeros tiempos y ahora ya no les sirve para sus intereses. Pues nada chicos de Upyd, esa misma frialdad vuestra es la que se os aplicará a vosotros.

  4. Según el último historial que me ha remitido la SS, llevo 32 años cotizados, tengo 50 y todavia me quedan 17 por cotizar. Cuando tenga 60 llevaré cotizados 42, pero…no he sido diputado ni senador. Debido a ese borrón en mi currículum, tendré que seguir reparando trenes hasta los 67. ¡Perra vida!

    • Pues te haces un Maneiro o Mairena, es decir, entras en un partido bonsai y arreglaó. Y si no esperas mucho, mejor.

    • Mikel Buesa

      ¡Que poco! Yo llevo 36 de cotización y todavía me quedan 10 más. No te quejes.

      • No, si no me quejo. O si. Yo qué sé. Me gusta tanto lo que hago que si pudiera aguantaría voluntariamente hasta los 70. Pero caramba profesor ¿qué hay de malo en reparar trenes, con relación a ser diputado o senador, que estos últimos tienen la bendita oportunidad de jubilarse con el 100 % de la base reguladora, a los 60 con 40 cotizados? A mí, no solo no me dejan, sino que me “amenazan” con mantenerme la jubilación a los 65 –que desprendidos- pero eso sí, perdiendo pensión. Llegado ese momento tendría cotizados 47 años. No lo entiendo.

        El que suscribe modestamente puede presumir de tener conocimientos amplios de mecánica, hidráulica, electricidad, electrónica, autómatas programables, neumática, aire acondicionado, radio comunicación, informática… y jugarse la pana con vehículos ferroviarios tan dispares como: la 333, la 310, el 592, el 593, el 596, el 594, la 447, la 446… En suma, lo normal en cualquier ferroviario de mantenimiento de trenes.

        ¿Qué merecimientos superiores a los míos tiene la Pensionaria o la de Teruel para ganar unos añitos y mejor pensión, con respecto a mí y a otros muchos, en el jubileo final?

        Si quejarme no me quejo. Pero jode.

  5. Es interesante ver cómo UPyD ya ha asumido como plenamente suyo el discurso del PNV que tanto criticaba. “Es ciertamente extraño que tengamos que ser los ciudadanos de Euskadi quienes tengamos que atender las necesidades financieras de centros educativos privados de un país extranjero”. Que alguien le explique, porfa-plis, a este “Rosita-number-2” que la noción de “ciudadanos de Euskadi” no existe por ningún lado. Aquí somos todos ciudadanos de España, residentes en la Comunidad Autónoma de Euskadi. Si UPyD ya ha asumido lo de la “ciudadanía de Euskadi”, significa que los extranjeros son los de Tolosa, Vigo, Melilla y Jaén (vaya, como llevan años diciéndonos los del PNV). Tanta regeneración democrática vendo que ya no se ni lo que digo, recorcholis. Gracias, diputadito. Dios, país de idiotas y listillos. Agur!

    • Mikel Buesa

      No te esfuerces. No lo va a entender. Otra cosa sería que hablaras de la cocina japonesa y de asuntos de esa naturaleza; o sea, temas interesantes.

    • Lo mejor es que no ha llegado ni al discurso del PNV que colocaba parte de la Aquitania dentro de Eukal Tutía, sino que este la ha circunscrito a su pueblo, la sede parlamentaria y, quien sabe si incluye Vizcaya. Esperemos un siguiente y apasionante artículo para ver dónde coloca a Nafarroa.

  6. Jose Maria

    Este esta aducido ya. Pero en fin, le quedan unos añitos porque ya se sabe que en el Pais Vasco cada dia pintan menos y lo veremos cuando presenten las listas a las municipales.