EL TRIFÁSICO

Mal debe de andar el patio fucsia cuando han elegido al tercero de la pole para conducir el utilitario magenta en el campeonato de la fórmula uno madrileña. Don Luis de Velasco Rami, mayor de edad -mucho, además- y vecino de esta comunidad aunque nacido en Valencia, según algunas entradas de Internet o nacido en Madrid, según otras. El lugar de nacimiento no es óbice, naturalmente, para utilizar el paracaídas en mode subida o en mode bajada, que dependerá de lo que diga Martínez. Quizás en algún momento haya que utilizar la posible valencianidad del yayo madrileño si el esteta decide castigar a los valencianos por no haberlo elegido en las generales pasadas. Ya fue diputado por Navarra, así que todo se andará. Ya se sabe que el paracaidismo es como el tabaco… cuando se prueba engancha.
Quienes hayan seguido este blog últimamente, además de tener buen gusto, han podido comprobar que existe una habitual coincidencia entre algunos de sus visitantes y quien esto escribe. Pues bien; como no podía ser de otra manera, en algo hemos de estar en desacuerdo. Me he marchado unos días a disfrutar de la buena tierra cántabra (cerca tuyo, Rafa Brancas, muy cerca) y cuando vuelvo me encuentro con un pollo montado acerca de unas declaraciones del trifásico madrileño de la Cosa. Llamo trifásico a quien ocupa el tercer lugar -y quizás el último- entre los posibles cabeza de lista del txiringo dado que trifásico es el sistema de tres corrientes (Fidalgo, Nosecuantos y de Velasco) desfasadas entre sí. Parece que algo de desfase ha habido. Por lo tanto candidato trifásico, con peor gol average pero clasificado por una retirada a tiempo -que no deja de ser una victoria- y una descalificación por intentar adelantar por la derecha.
El caso es que, decía, no estoy de acuerdo con quienes han criticado que de Velasco se equivoque en el número de fugados-echados-pseudoexpedientados-etc., dado que a quienes cuentan el número de afiliados en sistema binario, no ha de importarle el número real de desafectados.
Dejando de lado la escasa importancia del número real de huidos lo verdaderamente importante es quién es el candidato. También, eso es cierto, su habitual fórmula de mentir por mentir. Pero esto viene de serie en la galera y tampoco hay que rasgarse las vestiduras. Mientras haya un César Vidal que les dé cuartelillo a sabiendas que mienten y no pare el programa y le amoneste por la trola, pues hacen bien. ¡Para gustos, los colores!.
¿Qué interés tienen algunos de mis lectores en demostrar cuántos nos hemos ido o a cuántos han echado o a cuántos han expedientado?. Eso es lo de menos. Lo que hay que resaltar es quién es este socialista de última hornada. No hay que olvidar que se afilia al PSOE al morir Franco (los socialistas son así; ¡que se le va a hacer! Durante 40 años estuvieron disfrutando de las becas franquistas, los más incluso por vía falangista de papá o mamá y los menos acochinados y enciscando a los comunistas para que saltaran sin que les salpicara a ellos) y allí comienza su carrera de aparatista y tecnócrata al servicio del partido.
Don Luis de Velasco Rami era un alto cargo de los dos primeros gobiernos de Felipe González, sí…, sí. Ese Felipe González. El de Filesa, y los GAL, el de la mano en el cajón, el de la X, y…. Bueno, pues el caso es que este Luis de Velasco era nada más y nada menos que Secretario de Estado de Comercio entre 1982 y 1986 (en qué tipo de comercio representaba a Felipe González no he de contestarlo yo, por desconocerlo. Aunque sabiendo cómo era el paño…).
Fue consejero comercial de España en el Chile de Allende y en la Guinea de Obiang. Por lo tanto ocupó cargos de cierta relevancia en aquellos repugnantes gobiernos y con no menos repugnantes gobernantes.
Don Luis ha ido arrancando páginas de calendario hasta agotar 72 bloques completos desde que vino al mundo en la Valencia o en la Madrid del lejano año 39 del siglo pasado. Cuenta pues, don Luis, la nada desdeñable cantidad de 72 años, uno detrás de otro, como manda la aritmética y la matemática sin desfallecer en su afición por la política. Algunos con esa edad han desistido de dar la matraca y dejan de contar batallitas. Lo malo, claro es que, cuando se alcanza una edad provecta, lo lógico es dar paso a la juventud y retirarse a los cuarteles de invierno -Benidorm, La Vila-Joiosa, etc.- a disfrutar del IMSERSO o a la noble tarea de cuidar de los nietos con que Dios premia nuestra senectud. Pero, claro, don Luis ya fue muy viajado en su época de tecnócrata del régimen de la PSOE. Tengo leído en uno de sus blogs que estuvo en el cargo hasta que fue cesado. Como no pone el motivo por el que fue cesado, hemos de creer que no se marchó por el mangoneo de los Roldán, las Aidas, los Sala, los Oliveró y el resto del manguteo psoez. Tampoco se marchó cuando Rosa Díez se mosqueaba por que sus compañeros querían dejar de formar parte del gobierno vasco del PNV. No. Para esto don Luis y el resto de socialistas son muy mirados.  Don Luis se pone a la cola de las primarias a esperar que los que le anteceden caigan como higos maduros mientras se va escalando en el escalafón como aquel monaguillo que, al enterarse de la muerte del Papa, frota sus manos y dice: ¡Eso es bueno, que corra el escalafón!. Lo malo es que con esta edad el proceso de deterioro mental es progresivo y se va perdiendo memoria y se va acentuando un comportamiento infantil. ¡Mira que llamar 10 o 15 a un número mayor del que aún les quedan!. Cosas de la edad, tranquilo, chaval. Además, en el Partido Socialista de Rosa Díez siempre habrá un roto para un descosido. Si ya en Atapuerca, según cuentan las crónicas, se cuidaba hace más de 500.000 años a los ancianos. ¡No lo van a hacer en la nueva sede de Montera!.
Por cierto ¿habrá otro partido con más sedes que este?. Como decía el padre de aquel chaval de Bilbao que se rompió un brazo. Nada de yeso. ¡A mi hijo mármol, que se note dónde hay pasta!. Y es que la pasta y el agua son imposibles de ocultar. En fin que, pese a las deserciones siempre quedarán vascos que hagan caso a su gobierno autónomo que recomienda acompañar a los ancianos al banco para que no les estafen. ¡Menos mal que aún queda gente compasiva!.
Esta noche actuo en LD TV en el programa de Cesar Vidal a las 22.15. Por si a alguien interesa la cosa”. Pues no crea usted, don Luis, que lo que es la Cosa cada vez le interesa menos a nadie. Pero siga. Siga usted actuando; siempre le quedará un César Vidal que se deje engañar. ¡Menuda actuación la suya!, digna de P-Tinto.

Anuncios

3 Respuestas a “EL TRIFÁSICO

  1. Jose Maria

    D.Angel, pues yo si estoy de acuerdo con la mayoria de lo que hoy escribes, excepto que no es importante el numero de los que nos hemos ido y la mentira del mentiroso Sr de Velasco, si tiene importancia y mucho pues da imagen de lo que le importa a este Señor los ciudadanos de Madrid a los que aspira a representar (Dios no lo quiera).
    Por contra yo si creo que tambien a efecto de los periodistas de la otra noche, empezando por D. Cesar Vidal si les ha afectado las mentiras de este Señor.

  2. Pato Carlo

    Lo de tener una sede en Montera y otra no excesivamente lejos en el epicentro de Chueca da que pensar. Será porque en la Cosa te dan por el lado de atrás hasta que te marchas y, si a pesar de todo te va el rollo y te quedas, te chulean cual Lorza o Nosecuantos. Don Luis Vela del Asco, hablando ya del sujeto, trató después de su etapa en el Partido Socialista (h)istórico de pillar algo en Ciudadanos pero no era catalán ni Rivera necesitaba a nadie más para despelotarse. Pensaría el chaval que colocar a Don Luis al lado de un waterpolista como él no vendía como reclamo electoral. Y acertó, sí, pero donde las dan las toman y Don Luis ha retomado un deporte de riesgo que practican nuestros políticos desde que Joaquín Costa predijese nuestros males políticos estructurales y endémicos, minuto arriba minuto abajo; el paracaidismo. Un antiguo cunero que ahora será, paradojas de la modernidad, amamantado por una menor en edad, aunque tampoco demasiado. La Gran Hermana o la Ausente, como la recordarán en la Diputación de Vizcaya.

    Y sobre el PS(h) durante el franquismo, recuerdo aquello que varios comunistas decían de Enrique Múgica cuando coincidieron en la Prisión de Burgos; “ya verás, este llega a ministro”. Hay que saberse mover hasta en los peores momentos; si el paracaidismo es complicado, nadie dijo que no lo fuese la escalada. Eso sí, cuidado con las caídas que a algunos les perjudica la memoria. O si no, ahí está el pobre Nosecuantos, que ni recordaba haber sido candidato a alcalde comunista hace apenas siete años.

  3. Pato Carlo

    Por cierto Soria, hablando de deporte; imagine que usted es un balón. No, no un balón intragástrico de esos que ahora vende la Becerrix para todos los que quieran ser candidatos a alcalde rosa, con perdón. Me refiero a los de reglamento, como decíamos de pequeños. Por un casual me da a mí por cogerle entre mis brazos y lanzarle hasta donde buenamente se me ocurra pero usted, un poco harto de mis caprichos, se rebela y vuelve hacia mí, convirtiéndose en un rebotado. Pues bien, parece que dentro de la Cosa andan tejiendo redes y más redes para dar cabida a rebotados que se quedan para ver si les chulean en Montera después de haberles dado por culo, con perdón de nuevo, en Cedaceros. Y ahí anda, montando Guardia, Ángel Hernández, el Sindikator catalán caído en desgracia y sabio autor de la teoría del barco y las ratas, sobre la que estará pensando escribir un tratado. No contento con lanzar (tor)pedos al CD desde su desierto blog, salsea cual mariquituso en celo por otros cuyos autores también hayan quedado tocados. Es el caso del blog de Flowers, el del nombre navarro, a donde se ha dirigido el catalán para pedirle su email y contarle la pena de Murcia ya que Manolo, el del Bombo, anda liado recitando sermones contra la peste bubónica que se extiende desde Ferrol a Madrid pasando por Valdemoro.

    Qué cachondos y simpáticos son estos rebotaus, la verdad. Y qué hambre que tienen los jodíos para andar incluso tratando de apuntarse a un cocido madrileño. Claro, acostumbrados a comer al lado de Popotito y por tanto a zamparse su plato y el de la telefonista, ahora si no desayunan fuerte no son capaces de aguantar medio asalto. Eso sí, las fabes con cochino ni probarlas, que no sé si subirán el colesterol pero a Hernández la bilirrubina desde luego que sí.