El Polbo a feira

O Carballiño es un municipio del noroeste de la provincia de Ourense en la Comunidad Autónoma de Galicia. El municipio de O Carballiño, en la provincia de Ourense, como todos los municipios ya sean de Ourense o de Castellón de la Plana debe de tener más trampas que una película de chinos. El alcalde de O Carballiño, en la provincia de Ourense ha llegado al momio, como en muchos otros pueblos, gracias al Partido Socialista Obrero Español, aunque seguramente en O Carballiño, en la provincia de Ourense, lo de Español puede ser sustituido sin ningún tipo de miramiento por Gallego como si se tratara o tratase del queso de tetilla.
El Sr. alcalde de O Carballiño, en la provincia de Ourense, como hacen todos los alcaldes de lo que queda de España, guarda y ahorra lo que cobra del municipio y, vive de la Diputación Provincial -unas excursiones pagadas, unas dietas, un par de miles de kilometros a tanto la unidad, gastos diversos, teléfono, ordenador portátil, etc-. Vamos, que el Sr. alcalde de O Carballiño, en la provincia de Ourense, en esto ni desdice ni contraviene el uso aceptado, sufrido y pagado en silencio -como las almorranas- por todos los ciudadanos de bien. Los ciudadanos de mal también pagan, eso sí, pero por contra se cagan en los muertos del cobrador y al menos no sufren de hernia de hiato.
Fíjese don Martiño, que el Suso el zoquero le ha ido a cobrar la iguala del entierro al Xirulo dos Pontes y se le ha cagado en sus muertos todos en sus mismas barbas.
Si es que ya no hay educación, don Moncho. Ni educación ni urbanidad. Aquí ya no hay más que urbanismo desaforado. Aquí, desde que murió el jinete ferrolano cualquiera puede ciscarse en los muertos de la autoridad como quien se empapuza un vaso de aguardiente.
El alcalde carballiñés, don Carlos Montés, que tiene apellido de pasodoble gatuno y del bandolero Juanillo, que era el personaje de la ópera homónima, ha ido junto con el gerente de la firma Pesmar Carballiño hasta Oberhausen en la germania occidental para ofrecer al pulpo Paul la declaración de amigo predilecto de la villa de O Carballiño, en la provincia de Ourense. Le ha ofrecido, además una placa muy circunspecta y una figura -se supone que será de la casa Lladró- conmemorativa de este acto. Los gallegos, cuando se ponen, son muy cumplidos, muy finos, y echado para adelante y viajeros. Esto último, desde luego, lo son la mar de ello.
Me imagino que los carballiñeses estarán encantados con ser amigos de un pulpo alemán. Yo, sin ir más lejos, cuando era niño no quería ser bombero, ni ingeniero industrial, ni largarme con la hija mayor de Zapatero a una comuna okupa. No. Yo lo que quería era ser amigo del pulpo Paul. Ser, además, amigo predilecto de él. Predilecto, que como todos los vecinos de O Carballiño, en la provincia de Ourense saben, proviene de dilectus, amado. Es que en O Carballiño, en la provincia de Ourense, somos muy amantes de los pulpos ¿sabe usted?. La Moncha la pitera, estuvo amamantado un pulpo hasta que fue llamado a filas ¿sabe usted?.
¿La Moncha?. No, hombre. La Moncha no. El pulpo.
Y la Conchela, la de Xinzo de Limia, vivió en pecado con otro pulpo hasta que su marido la pilló y le majó a palos.
¿A la Conchela?
No hombre, no. Al pulpo. De ahí viene la costumbre de arrearle la del pulpo al cefalópodo para que se enternezca.
Oiga, lo de cefalópodo suena feo ¿verdad?
¡Huy!, la mar de ello.
Pues don Carlos Montés, como decía, se ha reunido con el cónsul alemán, la alcaldesa en funciones de Oberhausen y el mandamás del acuario. Los dos alcaldes han iniciado un proceso de colaboración turística entre los dos municipios, que será ultimado en la visita que la delegación del ayuntamiento alemán realizará a la Festa do Pulpo este mes de agosto. La intención de los dos dirigentes municipales es contar con las dos villas como ejes centrales de un programa de turismo entre Alemania y España. Esto en un lenguaje para que lo entendamos los vecinos de O Carballiño, en la provincia de Ourense, viene a significar que la semana próxima te devuelvo yo a ti la visita y así vamos engordando las dietas; aumentando la cuenta corriente y, al paso, veraneamos a cuenta del contribuyente.
El municipio de O Carballiño, en la provincia de Ourense está hermanado, además, con el municipio filipino de Baler.
Hombre, eso sí que se entiende. Baler es un municipio marítimo, como no lo es O Carballiño, en la provincia de Ourense. Sus habitantes tienen los ojos rasgados y hablan el tagalo que es un primor, como no lo hacen los de O Caballiño, en la provincia de Ourense.
¿Y el gallego?, ¿lo hablan también los filipinos?
Pues lo que viene siendo el gallego. No, mire usted. Además, caso de hacerlo tendrían el mismo acento que tiene el gallego de A Rua Petín que es muy montaraz y aportuguesado.
Eso sí, don Martiño. Ahí lo ha niquelado usted.
Pues como le decía teniendo tantas cosas en común ¿cómo no iban a hermanarse con el municipio filipino de Baler? Por que Baler, por si usted no lo sabía está dividido en 13 barangays.
¡Ah!, claro. Ahora si que lo entiendo. Si hubiera usted empezado por ahí.
Esto de los hermanamientos tiene mucha gracia. Recuerdo que pregunté a un ilustre vecino de San Sebastián de los Reyes, en la provincia de Madrid, el motivo de su hermanamiento con la ciudad alemana de Baunatal. Muy sencillo, me dijo el sansero, es que el alcalde -que era el primero de la democracia- estuvo de emigrante trabajando en esa ciudad y ¡claro!, no nos íbamos a hermanar con una ciudad que no tuviera nada que ver con nosotros. Es evidente que ambas localidades tienen una intercambio anual de funcionarios, políticos y familiares de ambos en época estival.
Ahora solo falta explicarle a la alcaldesa en funciones que cuando venga a la feria del pulpo y le envíen el cartel anunciador no debe ser traducido al pie de la letra.
¿Y eso?
Pues porque resulta que el pulpo en gallego de dice Polbo, con lo que figurará Polbo a feira y !claro¡, menudo trago para el traductor municipal cuando le diga: Pues mire usted, doña Edegarda, que seguro que se llama así, que los gallegos de O Carballiño en la provincia de Ourense le invitan a su ilustrísima a un polvo en la feria del pulpo.
Oiga… que igual se embala la teutona y se nos viene como una walkiria galopando en canicas como la Godiva de Oberhausen.
Calle, calle, don Martiño que a este paso vamos a salir en El Caso y no por ir de Polbos a feira, precisamente.

Anuncios

3 Respuestas a “El Polbo a feira

  1. Alex Fuentetaja

    ¿Oiga don Ángel, a ver si me puede aclarar lo siguiente, el Pulpo Paul también cobra dietas y kilometraje?

  2. Solamente cuando viaja. En esto se diferencia de los políticos que lo hacen hasta sin viajar.

  3. Mikel Buesa

    De aquellos Polbos salieron estos … pulpitos. Y desde estos púlpitos … nos dan la murga los políticos para seguir cobrando sus dietas por no viajar.