¿Flambeás?

Mejor aún que las encuestas sobre intención de voto son algunas actuaciones de la Coral Ferrazensi a capela y mirando a la luna. A la luna de Madrid, claro, que la de Valencia está alquilada por el Bigotes para un evento de Louis Vuitton en la ciudad de las ciencias económicas y de las artes prevaricadoras.
Una forma de medir los índices de pérdida de intención de voto del Partido Socialista es su conocida manía de asustar al electorado con sus viejos yuyus: ¡que viene la derechona!; el dóberman, etc. Otro de sus mantras es la apelación a la vena comecuras de una izquierda troglodita y antediluviana: la culpa es de los ricos, los banqueros y… –redoble de tambores- de los curas.
Ayer, nuevamente se reprodujo el mensaje. Lo hicieron una decena de diputados en lo que Maneiro y otros dos cursis de Illinois llaman sede parlamentaria. Fue en una reunión interna del Grupo Parlamentario en el Congreso donde se instó a que se acompañen las medidas restrictivas a funcionarios, pensionistas y otros sectores con iniciativas contra la banca, los grandes capitales y la Iglesia. No a los sindicatos ni a las fundaciones de los partidos; no. No a las comunidades autónomas o a los ayuntamientos encabezados por alcaldes que se han marcado un sueldo por la Gracia de Dios; no. No a las televisiones estatales y autonómicas, no. A la banca, a los grandes capitales y a la Iglesia. Aquí creemos entender que al referirse a grandes capitales, como un sector distinto y aparte del de “la Banca” deben referirse a grandes capitalistas no integrados en el pequeño círculo de banqueros. Vamos, a gentes distintas del “querido amigo Emilio” y sus coleguis. Ayer mismo don José en blanco, antes Pepiño, con su voz de castrato y su cara de garbanzo en remojo mugía, más que preguntaba, en “Madrid Opina” por qué Rajoy no pide que se quite el dinero que el “gobierno le da a la Iglesia” en lugar de las aportaciones de carácter social. El dinero que el gobierno da a la Iglesia, es el dinero de los ciudadanos y no del gobierno; es el dinero que los ciudadanos deciden, en aras de su libertad y por que les sale de sus mismísimos cojones, que sea transferido a la Iglesia en lugar de a los “fines sociales” que la MariLeyre y su pandi administran. Habría que explicarle al pérfido Pepiño que la Iglesia es quien realiza los fines sociales en este país en ausencia de un gobierno que “reparte” más que “gasta” nuestro dinero dedicado a fines sociales. Pero ese es otro cantar que los progresivos –que no progresistas- gobiernos socialistas no consiguen asimilar.

Los siguientes serán los nietos del abuelo de Zapatero

Pero nada de lo que rodea al PSOE es tan real como para darlo por seguro. España merece un gobierno que no mienta, decía el clon de la etiqueta de anís del mono, y la carcajada se oyó en Perales de Tajuña. Mientras los despepitadores de Zipi andan sublevando al soviet contra la Iglesia y el capital, sus jefes prestan nuestro dinero a la Banca para que arreglen sus cuitas con Maadof y el resto de trileros de Wall Street. Mientras ellos quieren volver los bolsillos del revés al capital, uno de sus popes, el del mercado de Bonos, tiene peripatético, imperpendicular y ojiplático a los viejos chekistas de faca cachicuerna y hoz amartillada  esperando que Bono el de los caballos reparta bienes y dinero entre los pobres, que para eso es socialista y cristiano y dedica, como José Luis Perales, el tiempo libre a repartir a manos llenas sus caudales como ordenaba don Inda y hasta Jesús de Nazaret. Pues va a ser que ni por el forro. Pero ya el descojono coherente y fetén es el de los comecuras del Congreso intentando volver las masas contra la Iglesia mientras ZetaPeta se va a ver a don Benedicto al Vaticano. Cosas veredes, amigo Sancho, que faran fablar las piedras, decía don Miguel por boca de Quijano. A la derecha del nieto del abuelo de Zapatero y vestido de Pavarotti, con la esbeltez que proporciona una dieta rica en pasta -de la una y de la otra-, don Francisco Vázquez y Vázquez, católico y socialista como Pepe el de los caballos. Cruzado su generoso buche, de una banda con los colores de la bandera nacional, la oficial, no la de las manifas y, colgando sobre su corazón socialista varias condecoraciones y un pin –que es como Maneiro y los dos de Illinois llaman a las insignias- del Sagrado Corazón de Jesús bendecido por Juan Pablo II. A la derecha del nieto del abuelo de Zapatero, doña Sonsoles Espinosa Díaz, nieta política del abuelo de Zapatero y esposa del nieto del abuelo de Zapatero, vestida de negro, con mantilla española, más en Netrebko que en Caballé regalando a Su Santidad una réplica del Beato de Liébana en los 32 idiomas oficiales de la tierra de María Santísima, edición de lujo y traducido por el Real y Magnífico Cuerpo de Traductores del Senado. El Papa agradecerá la recepción y se sentará frente a los nietos del abuelo de Zapatero. En un momento dado, el Papa le ofrecerá un obsequio mientras le pregunta cuántos hijos tiene.

Hijas, Santo Padre. Tenemos dos, pero nosotros las decimos criaturas. Ni hijos, ni hijas. Criaturas.

El Papa hará como que no le oye y pedirá que le entreguen dos pequeños rosarios bendecidos y don José Luis, tras una patadita disimulada de doña Sonsoles, le agradecerá el detalle mientras se disculpa.

Lo siento, Santidad, es que nuestras criaturas no gastan joyas ni cosas de la Iglesia. Es que son góticas, ¿sabe usted?
¿Flamboyant?, preguntará el Papa.
No, Santidad, flambeás no; flamígeras
¡Ah, claro!, terminará el Papa después de darle su bendición, mientras con la mano de  bendecir se tapa la boca para disimular una carcajada. No me extraña que a Juan Pablo le gustara ir a España. ¡Que ingenio tienen sus gentes!.

Anuncios

6 Respuestas a “¿Flambeás?

  1. Jose Maria

    Angel, me recuerdo aquel que decia:
    “que maten a todos los curas y los veterinarios” y el otro contestaba:
    “y a los veterinarios porque”

  2. Antes de la mili en prepartido con nombre de diputada habría dicho que cuando el tonto coge la linde, la linde se acaba y el tonto sigue. Y que a mí me daría que lo de pepiño y zparo con la iglesia y la derechona tendría mucho de esto. No obstante, después de haber tronchado en mili de partido de diputada tengo que decir que de todo menos tontos.¡ Menudos loris se embucha el diputadito regional Maneiro!. Ni en sus mejores sueños habría tenido semejante alucinación. En época de crisis y embuchándose el medio kilo de los de antes más las dietas y etcétera.

    Espero que, aunque sólo sea por el miedo a que los llamen fachas y franquistas, los del pp manifiesten algo más de pudor y cortesía y sobre todo menos ademán de mentirosos.

  3. Esto es como cuaqndo Popotito la emprende con la monserga autonómica para acabar el el estado federal de intersidad más o menos intensiva. ¡Que le quiten el dinero a la Iglesia!, gritan unos. ¡Que me devuelvan las competencias en educación!, contesta la otra que no sabe muy bien qué hacer con ellas -me refiero a las competencias- porque su asesor jefe en materia educativa -nombrado, por cierto, por un tal Gitano- todavía no ha pasado de la Ley Moyano y lo desconoce todo de la pedagogía.
    ¡Que los impuestos los paguen los ricos! dice también aquel. Y ésta le contesta que hay que tener ambición de país, como si dijera que no tiene cojones para meterle caña al del botín, como si el del botín fuera el único rico de España. Claro que, todo hay que decirlo, esta cabreada con el rico porque le negó los créditos para su chiringuito cuando fue por la cara a pedírselos más o menos como sifueran un donativo de caridad.
    O sea que está claro: que Dios los cría y ellos se juntan. Lo raro es que no estén en el mismo partido.

    • Bueno Mikel a lo mejor tú tuviste algo de responsabilidad en que la diputada se creyera que todo el monte era orégano, y visto el éxito que tuvo el lance que te echó ¿por qué no intentarlo con Querido Emilio?.
      Que digo que en ésta etapa de rendimientos decrecientes que trae la crisis ¿a quién acudirá?. Yo apuesto a que si sigue con la ronda de viajes africanos allí se topará con el Pocero. Si, por el contrario, se queda en el país tal vez ahora que la Pantoja está enfadada… Julián Muñoz…

  4. Pato Carlo

    Cantan los pajentos con alegría y alborozo, pensando en el próximo 101% de los votos que lograrán en Pozo del Hoyuelo el himno de Riego, versión adaptada…

    Si los zetapés y marianos supieran
    la paliza que les vamos a dar,
    subirían al coro cantando:
    “Upeydé, upeydé, upeydé”

  5. Jose Maria

    Muy bueno Pato, si es que ya van presumiendo que por aqui por los Madriles y alrrededores les van a poner firmes a Hunos y Hotros, porque resulta que han hecho en un periodico de un pueblo cerca de Madrid una encuesta de esas que se vota por internet y como han votado todos los afiliados y los demas no, les sale un 17% y van y se lo creen. Es que el nivel que queda es muu bajito.
    Estos se engañan ellos mismos y se lo creen.