De romería

La primavera es tiempo de romerías, de procesiones, de caminos atestados de gentes para ganarse un jubileo en el que, en la mayoría de los casos, prima el afán de pasear y hacer gimnasia sobre el habitual sentimiento religioso. Ahora, en estos tiempos descreídos y laicos, los romeros, peregrinos y palmeros se echan a las carreteras para caminar hasta las aldeas almontesas, a Santiago, e incluso a Roma de la que, no en vano, se dice que todos los caminos convergen en ella.

Peregrinos en marcha

Romeros es el nombre de quienes iban a Roma, peregrinos el de quienes elegían Santiago y palmeros quienes se desplazaban hasta Jerusalem. Este último término está prácticamente en desuso por la dificultad de hacer semejante caminata dado el riesgo y la distancia; que oigan ustedes, una cosa es aspirar a mártir y otra hacer oposiciones para serlo. Decía que no es que el término palmero esté obsoleto, es que ahora lo empleamos en otros ámbitos y otras actividades más ligadas a otros tipos de fe que al puramente religioso.
Pero ¿son estos todos los apelativos que se emplean para las personas que inician un camino de peregrinación en pos de un fin concreto?. No. Naturalmente que no. Esta mismo fin de semana se ha llevado a cabo una peregrinación cuya meta resulta ser menos espiritual. Una peregrinación a Soria que es tierra de extremaduras y donde se contuvo y se mantuvo a raya –raya de muga y raya de palo y tente tieso- al moro sandunguero, bacilón, disoluto y harenero. Estos nuevos peregrinos son conocidos con un término antonímico del de palmeros: isidristas. Así, peregrinos serán quienes van a la Compostela jubilar; romeros quienes, siendo más festivos, peregrinan al Rocío onubense y palmeros quienes gusten de aplaudir a su divinidad, quedándose el término isidristas para quienes peregrinamos a Soria. ¿Por qué isidristas?. Pues porque este santo -que en catalán es Sant Pere Zoso- es el patrón del ocio; el patrón del descanso, del disfrute de la vida alegre, por encima de los cenizos; de los abusones; de los gorrones; de los buscones.
Pues bien, para honrar a nuestro santo patrón dos docenas de mareantes nos hemos reunido en la estación de Langa de Duero, en Soria, para celebrar que seguimos juntos; que no tememos a nadie. Que si buscan a uno (al más débil, al más joven, al más viejo) ahí estamos todos. Los que vinieron y los que no pudieron hacerlo por falta de sitio. Desde Bilbao, desde Vitoria, desde Barcelona, desde Madrid, desde Segovia, desde Granada, desde Soria. No necesitamos sedes, ni partidos, ni plataformas, ni votos. Nos han hecho uno y uno vamos a continuar. Así pues aquí estamos y aquí nos vemos.

Anuncios

14 Respuestas a “De romería

  1. Mikel Buesa

    Aunque casi todos quisimos llegar en el ferrocarril estratégico que atraviesa Langa de Duero y que tiene parada en su estación -un magnífico edificio proyectado por el taller de Eifel (el de la torre de París)- esta vez no fue posible porque, para ahorrar y contribuir a la contención del gasto público que propugna el gobierno de Zapatero, la Renfe ha decidido, al parecer, suprimir los tenes los fines de semana y algún día más. Una pena, porque sería hermoso desembarcar en Langa desde uno de aquellos trenes que, tirados por locomotoras de vapor, conocí en mi niñez y adolescencia.
    En todo caso la comida fue digna del santo que se celebraba y la hermandad entre los asistentes ejemplo para todos.
    Sólo nos faltó algún espía de Popotito.

  2. Doy fé de que el profesor Buesa hace tanto honor al servicio público en fines de semana como entre semana. Nos sirvió pacientemente la sopa a los asistentes. Yo le dije a Carmen que si el recorte a los funcionarios sigue así será cuestión de que d. Mikel busque un empleo extra los findes. Si Soria y Cía (aquí Cía es más potente que Soria) se dedican a la restauración quizá le den trabajo. Creo que fué una pena que Carmen no me oyera bien (dada la distancia en la mesa), porque su cara de alivio habría sido mayor. ¡Ay señores al paso que va el país veremos a los catedráticos de aguadores todavía!.

    • Y para disgusto de la diputada no me refería a aguador de partidos, osea al aguafiestas.

    • Jose Maria

      Maleni, muy bueno lo de la Cia mas potente que el Soria, y es que la Cia es nada menos que de Motriku y las Cias de esas tierras son muchas cias.

  3. Jose Maria

    Efectivamente D. Angel, ali habia solo una veintena por falta de capacidad, pero el “notice to mariners” era para que lo vea quien lo tiene que ver, que estamos unidos y que siempre lo estaremos. Aqui estamos, aqui nos vemos y aqui continuaremos.
    Y como tu bien dices: “si buscan a uno ahi estamos todos.
    ?es que no se nota bien que estamos unidos?
    Y gracias a ti y a Elena por ser como sois y por ser vuestra casa siempre lugar de acogida.

  4. Pato Carlo

    ¿Está usted insinuando, don Ángel, que los palmeros ahora han dejado de peregrinar a Jerusalem y lo han sustituido por Llanes? De ser así, me temo que se equivocan porque el Muro de las Lamentaciones contra el que se darán de morros no pilla por tierras de Pelayo. Eso sí, la fabada está mejor que en San Sebastián y a la altura de unos buenos callos en Langa de Duero.

  5. Juan Perán

    La verdad es que comimos y bebimos de maravilla y abundante . Por si la sopa y el potaje de garbanzos no hubieran sido suficientes, degustamos unos postres riquísimos de distintos lugares de España al tiempo que, charlamos y escuchamos anecdotas divertidas maravillosamente bien contadas por Ángel, José María y alguno más de los presentes. Para terminar de redondear, hubo hasta tiempo para improvisar arte con elementos tan mundanos como un pimiento y un cerdo, jugar a los ferroviarios y lo mejor y casi como colofón, dejar constancia de un grito desgarrado en forma de “inscripción pintalabiesca” en una de las paredes del lugar y que ya ha pasado a formar parte de la historia del colectivo: “Galera delenda est” (José María, dixit).
    De todo ello ha quedado fiel testimonio a través de unas divertidísimas fotos.
    Sin duda, hay que repetir y la próxima, muchos más.

  6. Al Jatabi

    Una comida de feligreses en la que, pese a mi condición de infiel, opté por cancelar un viaje a la Meca y degustar los pecados culinarios del día de San Isidro junto a los insignes peregrinos. Vivan los callos, viva el cocido, viva todo lo que bebí hasta que perdí el sentido. ¿Ha salido ya el tren de la estación? hip, hip.

  7. Rafa Brancas

    Bien narrado!. Faltóle menudear el detalle del entrante: pimiento bien asado acompañando tiernos y jugosos callos. Y luego el cocido en sus tres fases: caldo bueno y sus fideos (a fé mía lo mejor), la zanahoria, chorizo y ricas carnes, y la col ó berza acompañando los tiernos garbanzos…Luego el postre en una descomunal traca final: cremosas panchinetas del norte, tarta de queso y arándanos madrileños, bizcochos varios. Inacabable, se prolongó en interesante tertulia hasta bien entrada la tarde en que comenzaran los retornos.
    Curiosa reunión compartiendo mesa y rescatando ilusión.

    • Jose Maria

      D. Rafael le ha faltado a Ud decir que los del bocho mucho presumir de ser de Bilbao y creo que tenias que ser de al lado, pues os rajasteis enseguida y os perdisteis la tertulia en la lumbre de encina y unos chorizos de cerdo a la brasa para terminar el dia.
      Alguien pensara ?lumbre? pues si habia 5 graditos nada mas y una buena nevada en la sierra.

  8. Alex Fuentetaja

    Muchas gracias a Elena y Ángel por la suntuosa comida, como siempre todo fue excelente, además fue un placer compartir ese manjar con la crème de la Crème de los ex afiliados de la Unión de Pueblerinos Dedocráticos , venidos de toda España para el evento, aunque faltaron algunos.

    • Jose Maria

      Alex otro amigo de Cataluña dice: Union de palmeros y despistados (de estos cada vez menos).
      Un saludo

  9. Diputadito

    Pues a mí no me dais envidia porque al no recibir invitación, que ya es tener mala baba, pedí sushi para acompañar el cochino con pimentón. El contribuyente paga…¡esto es vida!

  10. Carmen Martín Baanante

    Un placer haber estado con todos los que nos reunimos el sábado en Langa, y sobre todo dar las gracias a Angel y a Elena por acogernos a tantos y (como dice Angel), más de uno se quedó con ganas de estar allí.
    Como siempre EXQUISITO el cocido y los callos, ni los madrileños lo hacemos tan bien.
    Pero da gusto como disfrutan los anfitriones con estas comidas. Me admiras Elena poniendo servilletas y mantel de hilo para tanta gente.
    En fin que lo pasamos muy bien.