Maneiro en Murcia, con el imprescindible Manolo

Oiga, don Dimas ¿usted cree que el propio burukide ha sido el autor material de la entrada de su blog del pasado lunes, o se lo ha escrito un negro?
Pues yo creo que ha sido él, don Matías. ¿Por qué lo duda usted?
Pues porque me llama la atención que reconozca que “En este partido he conocido personas ciertamente interesantes: algunas se fueron espantadas y otras… equivocadamente, víctimas de malos entendidos, rumores o imaginativas historias inventadas”.
Hombre, hay personas que tardan más que otras en ver la luz. Les pasa como a las cámaras fotográficas electrónicas que tienen un retardo que impide coger el momento que deseamos… Ahora sólo falta que diga quiénes se fueron espantados y quiénes fueron los que les espantaron. Quiénes se fueron equivocadamente y quiénes les equivocaron. Qué malos entendidos sufrieron o si realmente no les provocaron el error, quienes propalaron rumores o imaginativas historias y en beneficio de que, quién o quiénes eran los interesados.
No tenga usted mucha fe, don Matías. Yo creo que no ha querido denunciar a quien espantó a esas “personas ciertamente interesantes” ni mucho menos. Creo que este muchacho y su aturullado proceder está al albur de la estulticia de sus promotores, de sus avalistas, del amo de su voz. Menos mal que el título es “Lo mejor las personas”, por que dice que ha dado una conferencia en la Universidad -hay gente pa´tó, que decía El Gallo, o Bombita según el narrador- con José Luis y otros dos profesores universitarios de cuyo nombre no me acuerdo.
Hombre, don Dimas, pues sí que son importantes las personas, aunque luego no recuerde ni su nombre. Sólo hay que seguir leyendo para entender lo que el llama el “compendio de lo que pretende UPyD”. Dos veinteañeros con extraordinario futuro en la política y en los asuntos sociales: trabajo, compromiso, buen hacer, dedicación y rigor. Trabajo, compromiso y dedicación que consiste en ir a buscarle al aeropuerto y llevarle a cenar -hasta en dos ocasiones resalta lo de la cena-. Lo de este muchacho con el sushi, las cenas y las suites es de nota.
¿Sabe usted qué me recuerda este burukide?
Pues usted dirá
¿No recuerda aquél anuncio de las conservas Isabel? ¡Que bien, que bien, hoy comemos con Isabel.
¡Claro que lo recuerdo!
Pues siempre pensaba yo. Anda que esta pobre familia cómo se pone al abrir una latilla de sardinas. ¡El día que coman jamón, menuda fiesta organizarán!
¿Y usted cree que Maneiro es el de las sardinas?
¡Hombre, don Dimas!, que es un decir. Está usted de un flojo en los reflejos.
Bueno, ¿y algo más?
Además está lo del imprescindible Manolo…
Calle, calle. ¿Y lo de Cartangenta? ¿Será una falsa sinalefa de Cartagena y magenta?
Oiga, don Dimas y ¿a qué tipo de adversidades se están enfrentando el imprescindible Manolo y el resto de afiliados?
Pues quien lo sabe. A lo mejor es que son quienes han tenido que escardar los michirones para la cena del burukide. Viniendo del imprescindible Manolo quien sabe hasta dónde se puede llegar.
¡Ah!, así que se sabe usted el menú y no me lo ha hecho saber ¿eh?. ¿Sabe usted si comieron también mojama con sus almendritas fritas?
No, don Dimas. ¡Cómo van a comer mojama! En algunas religiones se prohíbe el cerdo -con perdón y sin ánimo de señalar-, en otras la vaca y en la secta magenta está prohibida la mojama.
¿Y eso?
Pues ni idea, la verdad. Cosas de las religiones.  Seguramente algunos de entre nuestros lectores sabrán por qué está prohibida la mojama en la cosa rosa.
¿Y no ha preguntado, observando el monumento a Peral, en lo que él llama Cartagenta si era por el invento del submarino o por el contrario era un homenaje al inventor del supositorio?.
¡Y a mí qué me cuenta!. No te digo. Ni que yo fuera uno de los yogurines que le hicieron de cicerón por Murcia…
Oiga, don Matías, a usted no le cambia el genio ni Benidorm, ni Murcia, ni Cartagenta. Es usted un gruñón de los que no quedan. Me da a mí el pálpito que le ha de aguantar a usted de viejo el imprescindible Manolo, que lo que es yo…

Anuncios

3 Respuestas a “Maneiro en Murcia, con el imprescindible Manolo

  1. Pato Carlo

    Este personaje da para reeditar “El Caso” en formato diario, ¡menudo error de la ¿sabia? Naturaleza! En una ocasión, hace un par de años, reparé en dos fotos de Albert Rivera, un poco más joven pero no menos ambicioso y falto de escrúpulos. El chico era waterpolista antes de aquel 1 de noviembre que tan lejano parece. Año y poco después tenía una barriguita cervecera que sólo se consigue con mucha constancia gastronómica y de la que hoy, en parte, se ha ido deshaciendo, quizá por los disgutos de la bíblica divinidad. Pues bien, este Maneiro, entre txakolí, sushi y bollos de nata debe andar por un estilo. Como invitan Ángel Soria y el resto de contribuyentes, pues nada, a comer que son dos días.

    He aprovechado la referencia al inane intelectual, sólo intelectual, para leer los comentarios, esta vez del infatigable trepalari Sake y tres murcianos dorándole la píldora, como era previsible. Lo que ya no entiendo es que un tal “Juancapa” aluda a su “inteligencia” (sic) y “capacidad” (sic). Juntar Maneiro e inteligencia, en un sentido positivo, en una misma frase puede productir y produce gases. Y apelar a su capacidad, más allá de la del engulle de pescado crudo, es innecesario; hubiera bastado al meritorio con exclamar un ¡pero qué bueno estás y qué culito tienes! Será mentira, pero seguro que menos.

    Y sobre las penalidades murcianas, está claro que se refería a las cristianas reflejadas por Salzillo en sus esculturas. Le habrán llevado de museos con esto de la resaca santa y se habrá emocionado laicamente. O eso o algo que le ha contado Ramón de Veciana, el oráculo catalán que le descubrió el verdadero y amable rostro de la política lingüística de Jordi Pujol. Total, como tiene tan mala memoria que ni siquiera recuerda los nombres de los dos sujetos con los que estuvo conferenciando seguro que ha ido asociando ideas, en un infatigable camino hacia la búsqueda de la inteligencia oculta.

  2. Jose Maria

    A mi cada vez qeu veo la reseña de algun acto de la “galera” y solo se ve el qeu habla y todo lo mas el que esta sentado al lado del que habla y nunca el publico me entra la curiosidad de saber cuantos habia, porque me da que como no paguen por ir a estas conferencias no estan ni los afiliados.

  3. Mikel Buesa

    El diputadito se internacionaliza. Ahora va a visitar a los del cantón, mañana irá de embajador internacional. A este paso le quita el puesto de acompañante al Maula, a quien he visto citado con ocasión de la visita de su dueña a la disidencia cubana. Ha sido un viaje como el de El Aiun, que pasó sin pena ni gloria. Ahí le tenemos a la diputada que tiene nombre de partido ocupada en la alta política internacional (eso sí, siempre tarde y sin que casi nadie los sepa) mientras el país se va agotando abrumado por la crisis económica. Debe ser porque la aludida, además de desconocer los asuntos de la materia, tiene unos asesores económicos que ya nos hacen papeles.