Tarantanchún

La lectura diaria del periódico se está volviendo un hábito peligroso para la salud mental del lector si, como es el caso, se leen al día varios diarios de distintas tendencias, de distintas comunidades autónomas y de diversos intereses. Diarios con editoriales y columnas escritas mojando el bolígrafo en la cicuta de un tintero colmado de prejuicios e intereses partidistas. Cada día la trinchera está más poblada; cada número presenta un mayor descaro partidista; cada ejemplar descubre más el velo con que se tapa la decencia y el oficio del periodista (?). Ayer, sin ir más lejos, La Razón titulaba su editorial: El PP, víctima de “Gürtel”.
A lo largo del mismo, el editorialista, sardina en mano, atizaba el fuego del caos de claves, webs y folios buscando las ascuas óptimas donde arrumbar sus intereses, y lo hace como las orquestas en las fiestas rurales cuando no saben cómo acabar la canción: tarantanchún y a otra pieza. Veamos.
La primera y pesada digestión de los 50.000 folios de la investigación revela dos conclusiones principales: «Gürtel» fue una trama corrupta con vínculos con algunos cargos públicos del PP, cuya principal víctima fue precisamente el Partido Popular, y no existió financiación ilegal de la formación”. Tarantanchún.
Mariano Rajoy ha impuesto en el partido una política de tolerancia cero con la corrupción y ha manejado con la seriedad necesaria un caso complejo, sin dejarse llevar por las presiones ni las urgencias ajenas”. Tarantanchún.
Esa prudencia en la gestión de este asunto ha venido también impuesta por las confusas, enrevesadas y, por momentos, poco ejemplares circunstancias del procedimiento”. Tarantanchún.
Si algo ha quedado claro durante estos meses de procedimiento ha sido la voluntad de la cúpula popular de depurar las responsabilidades probadas en actuaciones no ya delictivas, sino sencillamente inadecuadas e impropias”. Tarantanchún.
Hablamos, en todo caso, de actuaciones puntuales. Afectaron a la política, pero pudo suceder en cualquier otra actividad”. Tarantanchún-Chún-Chún.
O sea que para La Razón un partido que nombra a sus electos a través de sus órganos especializados como los Comités Electorales, los Órganos Consultivos, el Consejo Autonómico; todo un Comité Electoral Nacional -presidido por don Miguel Arias Cañete-, resulta ser la victima de Gürtel en lugar de ser, cuando menos, responsable civil subsidiario como avalista de estos prendas; como responsables de haberlos auspiciado y nombrado en sus listas electorales, cuando no -directamente- nombrarlos bajo su potestad al resultar “personal de confianza”. Un partido que sigue pagando la defensa de su tesorero en lugar de proceder a una investigación pública, en voz alta, de frente y colaborando con la Justicia no es ejemplo, precisamente, de voluntad depurativa. Como dice Zarzalejos: “el partido en su conjunto está concernido por la situación creada”. No son chorizos, porque chorizo es el “ratero, el descuidero, el ladronzuelo” y estos están incrustados en un partido político para medrar. En el caso Gürtel, sigue, estamos contemplando cuellos blancos, puños dobles con gemelos de firma y cantidades de un importe que desbaratan cualquier recurso semántico para disminuir la enorme responsabilidad de los imputados. Y están implicados políticos -“persona que interviene en las cosas del gobierno y del Estado”- que se han corrompido, es decir, que son corruptos -“que se dejan o se han dejado sobornar, pervertir o viciar” -.
Se ha producido una responsabilidad política por parte de quienes están obligados a velar por la integridad de sus subordinados y la escrupulosa utilización del dinero público, por quienes no fueron capaces, o no quisieron conocer, primero, y evitar, después, los desmanes que la instrucción judicial ha puesto de manifiesto.
La Razón aboga por poner el ventilador para repartir la mierda entre todos. No había nada nuevo que no se hubiera publicado en El País, deja entrever el editorialista. Y posiblemente sea cierto, pero que El País haya saltado la línea roja con la publicación de un documento bajo secreto sumarial, no exime al Partido Popular de responsabilidad ni libra de sus culpas a los culpables del expolio mafioso. Lo diga La Razón o lo calle por cualquier otra “razón”.

Anuncios

4 Respuestas a “Tarantanchún

  1. Jose Maria

    D. Angel y mientras tanto se expedienta y se la suspende a Nerea Alzola de militancia por 3 años
    ?porque porque tambien esta imputada en algo? noooo por el amor de Dios sino porque oso presentarse a no se que cargo y lo hizo fuera de plazo y luego declaro no se que de no se que cosa.
    ?a que nos recuerda esto? Nosotros en la galera tenemos cienes y cienes de ejemplos parecidos.
    Si es que lo malo se pega.

    • Sí se presentó conforme a lo que establecían las normas y en Génova le dijeron que había presentado la documentación fuera de plazo.

      Tatachán, que siga el baile y que Antonio siga marcando el paso del pp vasco.

      Pero es buena esa observación que haces en otro lugar respecto a la innovación que han traído los maestros expedientadores de Upyd. La última moda en democracia, expedientar a todo el que se mueve. Hasta ahora era cuestión de no salir en la foto pero ya ven el plus de la democracia es que te suspendan de tus derechos más fundamentales.

      Bravo por la última adquisición en el mercado de la plus democracia.

  2. Mikel Buesa

    Lo de Nera, la hija del trueno, como diría el poeta Celaya, clama al cielo. Expedientada al estilo upyd, por ser crítica con la dirección y cometer el pecado de postularse para la elección de los órganos regionales. El PP protege a sus militantes corruptos mientras que se ensaña con esta mujer valiente que ha estado dando la cara en el país vasco durante mucho tiempo y, por ello, ha sido amenazada por ETA en varias ocasiones. ¡Vivir para ver!

  3. Nerea Alzola; dignidad y coraje. ¡Gora Nerea!