Los del capirote

Novela proviene del italiano novella, o sea “noticia”. La RAE, por su parte, dice que novela es la obra literaria en prosa en la que se narra una acción fingida en todo o en parte. En suma que una novela es una narración en prosa más larga que un cuento y que crea un mundo imaginario. La extensión la distingue del cuento, el carácter ficticio la diferencia de otros géneros, como por ejemplo, el ensayo, y por último, su escritura en prosa la opone a relatos rimados como la poesía. Así pues, don Gorka, una definición más o menos exacta sería que una novela es una obra en prosa, más extensa que un cuento, y de ficción…
Muy bien, don Dimas. Muy bien.
¡Coño, don Matías! ¡Qué susto me ha dado! ¿Se puede saber de donde sale usted?
Pues de detrás suyo, don Dimas. ¿De dónde he de salir?. Se puede saber a qué se debe su interés por la literatura, amigo mío.
Pues verá usted, don Matías. Resulta que estaba leyendo el blog del insigne burukide y le pensaba telefonear para reconvenirle por el uso de una redundancia. Se trata de una frase que ha dicho a raíz del comunicado que los Gara(bitos) han publicado. Dice el burukide “se corresponde más bien a una novela de ficción”.
Oiga, don Dimas ¿qué es eso de Gara(bitos)?
Es una broma mía; no se preocupe. Como bien sabe usted, se llama garabitos a los perros que no tienen raza, que no tiene casta, y me ha venido al pelo para designar a los presuntos periodistas de ese medio. También les vendría bien el calificativo de Gara y coecheas… y si no, ¡al tiempo!.
Bueno, don Dimas ¿y usted cree que el burukide se le iba a poner al teléfono para que usted le llame la atención?
Hombre, don Matías. Es todo un divertimento. Desde que volvimos de Benidorm no hemos salido apenas a pasear; con tanta lluvia… Además, usted que aún puede caminar con más soltura, apenas viene a visitarme. Soria ya no nos convoca apenas en su blog y, claro; cada día está uno más solo.
Calle, calle. Que me pone usted el corazón en un puño. ¿Está usted triste por eso?.
No, don Dimas. Si realmente estoy muy acompañado con esto de Internet. Resulta que don Gorka suele alegrarme mucho las mañanas con sus escritos. Pero ¡claro!, como es diputau, pues no trabaja mucho, el hombre. Cosas del oficio, ya se sabe… El caso es que llevaba días sin escribir lo que le deja a uno casi huérfano de alegrías.
¡Hombre, don Dimas!, que está usted muy depre hoy. ¿No dirá que no está entretenido con sus escritos?. Y lo de “cutre comunicado” ¿qué? ¿eh?. ¿Es que acaso es moco de pavo?
No, desde luego. Si en cuanto le dan un par de líneas te arregla la mañana. Pero claro, con esto de la Semana Santa, se va de vacaciones y no nos rinde.
Pero don Dimas. ¿Cómo que se va de vacaciones? ¡Si estos son laicos y tal y tal, que diría don Gil y Gil de las Calzas Verdes!. ¡Mira que decir que unos laicazos como los fuzzzsias van de procesiones!
¡Hombre, don Matías!, que lo de las procesiones lo ha dicho usted; no yo. Aunque, bien mirado… ¿Se imagina usted a la santísima trinidad fuzzzsia con el hábito?
Pues con el hábito no. Pero con lo que viene siendo el capirote ¡vaya que si me los imagino!.

Anuncios

8 Respuestas a “Los del capirote

  1. Pato Carlo

    Nos hablas, Ángel, de una tautología propia del diputau más “falso de toda falsedad” de cuantos sientan sus posaderas en Vitoria. O por ahí. Pero hablemos, por qué no, de una figura retórica que inconscientemente emplea hoy el diputadito en su blog; el oxímoron. Ya anotó Unamuno en su día que eso del “Pensamiento Navarro” no podía ser, que lo uno o lo otro.

    Alude a cuando tuvo “uso de razón”, una construcción a todas luces absurda porque usar equivale a ejercitar y dudo que el colega este haya usado alguna vez algo de lo que carece. De hecho, no lo dudo; es absolutamente imposible.

    Y ya que el diputadito te ha abierto la digestión literaria, me vas a permitir Ángel que te recomiende una novela que es un olvidado clásico del franquismo negro, corrupto y podrido y que Tusquets tuvo a bien reeditar hace un par de años: “Antonio Bayo el Ruso: ciudadano de tercera”, de Ramiro Pinilla. El protagonista, el propio Bayo, le contaba al autor antes de narrarle su vida (que presagiaba su desgraciadísimo fin) que su existencia superaba las aventuras y desventuras del “Papillon” autobiográfico de Henri Charriere y que le faltaba, eso sí, la destreza para poder dejarlo escrito. El pobre Bayo tenía precisamente un graciosísimo garabito que era su único compañero fiel en la vida. Te gustará.

  2. Pero ¿por qué se sorprende Don Matías de que los fucsias se vayan de procesiones? ¿Acaso no recuerda la afición de la doña que tiene nombre de partido a subirse en las carrozas guay cuando el alcalde Gallardón, de Madrid por más señas, organiza la procesión de los homosexuales, transexuales y demás? En la última se montó su propio paso de procesión y le dedicó un presupuesto mayor que a una campaña electoral. Uno ya no sabe si el suyo es un partido con nombre de diputada o un club de festejos disfrazado de partido para recibir subvenciones del Estado.

  3. Ángel Soria

    Muchas gracias, Pato, por tu recomendación. Leeremos El Ruso.

  4. Oye Pato Carlo ¿tú recuerdas cómo anduvo la diputada peleando que los votos de disputa en Alava en el recuento final fuesen para EA en vez de para el PSE porque eso le acercaba de alguna manera al gran postulado lanzado por ella misma el 1 de marzo ante los medios de “somos la llave del parlamento”?. Pues ea, ea que anda ahora la diputada diciendo que de Ea, Ea nada que ahí caben “muchos filoterroristas”.

    Si la señora es al mismo tiempo el sol y la luna, la llave y la cerradura, el haz y el envés. ¿Qué más se le puede pedir a una política en el sentido peyorativo del término?.

  5. Ángel Soria

    Si la señora es al mismo tiempo
    el sol y la luna,
    la llave y la cerradura,
    el haz y el envés… pues ¡ya ves!.

  6. Jose Maria

    Estupendo Maleni lo de el sol y la luna etc etc.
    En mi tierra se dice tambien en misa y repicando.
    Por cierto D. Angel tal vez Ud me pueda explicar porque se dice eso de “tonto del capirote”

  7. Ángel Soria

    Pues verás, José María. La palabra capirote no se refiere al usado, como podría parecer, por los penitentes o los procesionarios sino que hace referencia a una especie al cucurucho que antiguamente se colocaba en la cabeza de aquellos niños, que se portaban mal en los colegios, no cumplían con las tareas o no respondían adecuadamente a las preguntas del profesor. Cuando alguna de estas situaciones ocurría se le enviaba como penitencia a un rincón de la clase con el capirote en la cabeza. De ahí viene la expresión “tonto de capirote”. Como se vé no es muy cristiana.

  8. Pato Carlo

    ¡Ay Maleni, me hace usted poner serio! Serio y triste al recordarlo. El episodio que relatas fue quizás eñ más triste, políticamente hablando, de los vividos en el tiempo que estuve en la plataforma de apoyo-club de fans. Otros, como las puñaladas rastreras de los chupópteros locales y de los trepas sin escrúpulos de baja estofa, son tragos amargos y que duelen mucho en lo personal. Algo que uno no espera pero que al fin y al cabo te acabas dando cuenta de que es consustancial a la política y que lo “diferente” deja de serlo cuando intereses mayores se interponen. En fin, cada uno se gana el pan como puede y los hay que, mediocres e incapaces pero hijos de señoras que se dedicaron a hacer las calles, no saben hacerlo de otra manera.

    Pero políticamente sí fue el momento más duro y difícil. Luego supimos que a los representantes de Rosa Díez en el recuento del voto CERA, Javier García Núñez y dos afiliados vascos, la representante del PSOE les llegó a comparar con partidarios de Mussolini y a Rosa Díez con el susodicho mientras el apoderado del PP les miraba con indifirencia y asco. La culpa no la tenían ellos, que obedecían órdenes, pero se llevaron las tortas. La representante del PSOE, por cierto, hoy es vicelehendakari. Debió de ser bochornoso: reclamando cualquier voto del PSOE para poder dar el escaño 25 a un partido, tiene razón Rosa Díez, filobatasuno en su última, agónica e interesada deriva estratégica. Ese escaño dejaba un 37-37-1 que convertía al colegui en decisivo y poco se puede esperar del obediente personajillo que dudó tanto entre votar a la chavala del PP o a la designada por Ibarretxe para la mesa del Parlamento que al final optó por, cómo no, obedecer: en blanco. Afortunadamente, el escaño 25 fue para el PSE y hoy no gobierna Ibarretxe.