Una televisión de muerte

Cementerio televisión

Buenos días, don Dimas

Buenos son, en efecto, don Matías. Buenos y soleados.

¿Qué tal ha descansado hoy?

Pues muy bien, no se lo puede usted imaginar. He estado toda la noche en vilo, pero lo he pasado muy bien.

¿Y eso?, don Matías.

Pues muy fácil, don Dimas. Resulta, no sé si lo sabe usted, pero por si acaso le informo. El caso es que, desde hace un tiempo, aquellos contribuyentes que como yo, sufren de insomnio, pueden disfrutar de un espectáculo gratuito a través del televisor.

No me diga más, don Matías. Ya está usted colgado del televisor viendo la Teletienda.

No, que va. Ni la Teletienda, ni la chica aquella que tanto nos alegraba las mañanas jubilares. No me acuerdo cómo se llamaba. ¿Lo recuerda usted, don Dimas?. Aquella que hacía gimnasia…

Si, claro que me acuerdo, se llamaba Nasarre; Eva Nasarre.

Esa. Esa era. ¿Se acuerda usted cómo la miraban todos los abuelillos del centro de día?. Vaya picarones.

Al grano, don Matías, al grano. Que además a usted tampoco se le escapaba una.

Pues verá usted. El canal de Imagenio, la televisión de pago de la Telefónica, tiene un canal temático, el Canal 13 donde, de 3,40 a 7,05 horas de la madrugada de cada día, emiten “Cementerio TV”; un programa diario en el que se pasa revista a la “vida” nocturna de nuestros cementerios.

¿Cómo?

Como lo oye. La mar de divertido. En su publicidad dicen que ofrecen un “tiempo muerto” original y sorprendente en el que tú ejerces el papel de guía. A través de los vídeos grabados por los espectadores te convierten en testigos silenciosos de una realidad desconocida que proporciona una experiencia única.

Pero…

Dicen no pretender turbar la paz de los difuntos. Tan sólo buscan registrar la atmósfera en la que descansan. Pasear entre las lápidas, encontrar los más curiosos epitafios, narrar las historias que cuentan las personas que trabajan en los cementerios, descubrir a sus “huéspedes” más ilustres. Todo lo relacionado con el último resort.

¿Y usted ve eso, don Matías?.

¡No lo he de ver!. Un paseo nocturno que desvela algunos de los secretos de los cementerios más exquisitos, macabros, inquietantes o monumentales del mundo, con cámara de visión infrarroja. Es cómo lo de la guerra de Irak pero sin balazos. Es mucho menos duro y bastante relajante.

Oiga y no ha probado usted, ya que le gusta la televisión de difuntos a pasarse la mañana viendo UPyD Televisión.

¡Ah, no! A mí me gusta la televisión de verdad, aunque sea hecha por muertos y para futuros muertos. Habrá que ver el canal de Guarromán.

¿Cómo de Guarromán? ¿Es que también recibe usted los canales locales de Jaén.

¡Que Jaén, ni que Jaén? Es que con esto de los anuncios de Vueling me ha dado por hablar medio en inglis y medio en cristiano. ¿No ha oído usted aquello de “Nacen new rutas from Lérida”, pues eso… Guarromán le llamo yo al hombre-cerdo, lo mismo que le llamo licántropo al hombre-lobo o mariposa al hombre… eso.

Le digo yo a usted, don Matías, que cada día tiene usted el cacumen más desperdigado.

¡Huy que fino!… Más que fino, finodo.

Pues si quiero lo digo mejodo.

CODA: Si el fiscal de tráfico dice que en caso de accidente de un menor el padre puede ser acusado de homicidio. ¿En caso de que le pillen sin la sillita les acusarán de intento de homicidio?. ¡Esto es de locos!

Anuncios

3 Respuestas a “Una televisión de muerte

  1. Mikel Buesa

    No me extraña lo más mínimo lo de ese canal. Los cementerios los ha puesto de moda Zapatero con su Plan E y con la ayuda de los alcaldes que se han puesto a hacer obras para adecentarlos, encalarlos y limpiar las lápidas. Al fin y al cabo las ánimas se pasean en las noches de plenilunio y ahora gozan más de la vista. Quien sabe si ejercerán alguna influencia sobre los vivos para que voten a Zapatero y a los alcaldes. A lo mejor lo de ese canal es el medio de comunicación que hacía falta para que esa influencia acabe notándose.
    Así que le veo a doña diputada con nombre de partido y a su diputadito dando mitines por las noches en los camposantos para salir en la tele y ganar votos. ¿Qué promesas les hará a los muertos? ¿Serán las mismas que a los vivos? Seguramente empezará a exigir igualdad para los muertos; que se acaben las discriminaciones y que los entierros sean todos lo mismo. Nada de entierros con féretro de caoba y tres coronas para unos, y ataúd de cartoncillo y ramito de alhelí para otros.

  2. Jose Maria

    Que cosas ve Ud D. Angel. Cada dia me sorprendes mas.

  3. Juan Perán

    Muy apropiado el programa para la España Zapatera que tan relacionada está con la muerte. Por hablar de muerte, la de nuestra economía, la de nuestro prestigio internacional; la de los valores y principios que inspiraron el Pacto de la Transición; la identificación y remoción de tumbas de la Guerra Civil por eso que se han inventado de la Memoria Histórica; la Ley del aborto; la pretensión de justificar la necesidad de la eutanasia en supuestos como en las sedaciones de Leganes… En fin…