El sueño de una noche de verano

Estudio para la disputa entre Oberón y Titania, Sir Joseph Noel Paton, 1849.

Nos cuenta nuestro diputau favorito lo fructífera que ha sido esta semana. Hasta Maxi, dice, muestra su preocupación por si estaba afectado en el Pleno en el que ha defendido en solitario -oye Patria mi aflicción- la modificación electoral vasca (aquí debe de querer decir modificación de la Ley electoral) y al desprecio teatralizado con el que respondieron todos los grupos parlamentarios.

Imagino que la teatralización del desprecio debió de llevarse a cabo por parte de los portavoces, quienes desde el atril de sede parlamentaria y llevándose el dorso de la mano derecha a la frente habrán declamado “ si usted diputado nos cambia la modificación electoral vasca, nosotros moriremos por Aitor”. Mientras, el coro nacionalista canta el aria Aitoren semea que como todos los portavoces de sede parlamentaria saben, no significa que Aitor se orine, sino que es noble, en el sentido de hidalgo.

Maxi pues, puede respirar con tranquilidad, que nuestro diputau se está batiendo el cobre con el reconocimiento -bajo par, eso sí- del resto de las diputás socialistas en sede parlamentaria.

Vean el diálogo que nos descubre de esta misma semana. “Ese mismo jueves, tras el pleno, me quedé charlando con una parlamentaria socialista -caballero de fina estampa, no desvela el nombre-. Ésta me reconoció: “Cuando hablo con mis amigos y me preguntan por UPyD, yo siempre les respondo lo mismo: yo nunca les votaré, pero su presencia en la Cámara Vasca es indispensable. Te escucho desde mi escaño -déjame que te cuente, limeña- y pienso: es necesario que alguien diga eso”. El viernes por la mañana, durante el pleno de control, otra parlamentaria socialista -al decir otra suponemos que no es la misma, sino otra también anónima y extasiada de su verbo- se sinceró: “Tu discurso es importantísimo para poder dar la vuelta a este país que tan mal han dejado los nacionalistas. Tu presencia, desde un grupo minoritario, es fundamental, -según el chiste fundamental es boina en euskara- porque dices cosas que no podemos decir los que apoyamos al gobierno -ni contigo ni sin tí, tienen mis penas remedio-. Te entiendo perfectamente”.

Me imagino el arrobo de nuestro Lanzarote del Lago ante los requiebros de las antianiras socialistas. Me imagino a Maneiro, con traje de tweed, como el Gran Gatsby, inquiriendo de ellas compromiso y lealtad ¿cómo que este país lo han dejado mal los nacionalistas si han gobernado con vosotros, que yo lo sé de cuando yo era vosotros -porque yo ya no soy yo, ni mi casa es ya mi casa- y vosotros éramos todos juntos?.

¿Es que estas diputás toman el partido de la diputada con nombre de partido como una “marca blanca” de la madre de todos los partidos?. Una especie de partido “Hacendado”, o “Alipende”, sin más identificación que el registro sanitario del partido “madre”. ¿Es que están intentando descentrar al diputau desplegando todas sus armas de seducción para que, azorado por tanta coba, se confunda de botón y se abstenga de lo que él mismo ha presentado a votación.

La teatralización de la política no es sino la puesta en escena de la autocomplacencia y la ausencia de autocrítica, el disfrute indisimulado con la adulación gratuita, es un espectáculo fetichista fascinador para quien es servil con el poder. Solamente quien es servil puede disfrutar con la coba del zalamero, del lameculos, de quien se reconoce incapaz de amonestar a las diputadas rivales por su falta de coherencia; que es incapaz de afear su comportamiento innoble. Me imagino que nuestro diputadito habrá recordado a su club de fans que el artículo 67.2 de la Constitución desliga sin ambigüedades al diputado del mandato imperativo. Esto quiere decir que el diputado es libre de votar en el sentido que él crea sin importar lo que vote el resto del partido. Si ellas resultan epatadas por el verbo y la mise en place de nuestro diputadito que voten a su favor y si no, ¡que callen para siempre!… Eso, si es cierto, ¡claro!, y no el sueño de una noche de verano.

Anuncios

4 Respuestas a “El sueño de una noche de verano

  1. Diputadito

    En realidad don Ángel usted no ha descubierto la verdadera esencia del tarro de mi verborrea desparramá en teclaus, así que tendré que ser yo, bueno, mi Super Yo, quien le resuelva el enigma. Mi repaso a esta, mi nueva semana de tocadura de durezas y juanetes, está encriptado. Cuando hablo de Maxi me refiero a Máximo Décimo Meridio, es decir, a Russell Crowe. Porque mientras la boicoteadora Maleni, el economato Buesa, el Pato Carlos de Inglaterra, José María el Laico y compañía me destripáis impunemente de toda impugnación inmunizada, la Academia (de Jolybú) está pensando en premiar a los titiriteros del mundo con un Gorka en vez de con un Oscar. Hasta allí está llegando mi prestigio internacional.

    Sin ir más lejos el otro día me llamaron dos de los mejores filósofos del siglo XX, sólo superados naturalmente por Fernando Savater y Martinéz Tracatrá. Ambos llamaban desde el Más Allá pero sus comentarios fueron de lo más favorables. El primero era un tal Ortega que tras soltar un rollo que no fui capaz de entender, me pasó a Gasset que dijo exactamente lo mismo. ¡Para que luego digan que me repito! El caso es que si esos dos filólogos, filántropos o filomenos o como sea me felicitan tan efusoreamente es que lo estoy haciendo mucho bien.

    ¡Viva el ciudadano Yo!

  2. Pues el diputado podria haber predicado con el ejemplo y en vez de presentarse en la provincia beneficiada injustamente por la actual legislacion electoral, presentarse por la suya. ¡Que mejor manera de cambiar algo que empezar por uno mismo!. Pero se ve que primero me beneficio de lo injusto y a continuacion lo cambio. Ja, ja,ja, quiero decir. Yo me doy al chuleton y una vez que me he acostumbrado a comerlo me digo que a denunciar lo injusto que es que haya niños que no tienen que comer. Insisto ¿que tal haber empezado por el ayuno de presentarte por Guipuzcoa o quiza Vizcaya que eran las provincias perjudicadas por el sistema electoral tan injusto que tu ahora quieres abolir?. Bla, bla, bla. Pero ya hemos visto con el ejemplo de tu mentora que los propositos os llegan una vez que os habeis instalado y despues para tener cuerda para rato venis con las causas de los oprimidos. Pero que no cuela hombre, que eso ya lo hacian los otros y era lo que queriamos cambiar con Upyd.

    Perdon por la ausencia de acentos es que este pc desde el que escribo tiene ese ligero problema de no admitir acentos.

  3. Jose Maria

    D. Angel, algunos deberian ser un poco mas modestos y hablar menos de si mismos. pero bueno cada uno es cada uno.
    Para mi:
    galera delenda est.

  4. Mikel Buesa

    Más modestos, como dice José María. Pero ello implicaría no poder inventarse a las diputadas que le admiran y le dicen lo que él dice se si mismo. Es curioso, sólo las mujeres le hacen elogios. ¿No será que este diputadito es homófobo?
    En fin, no está mal la invención para un ejercicio de autoestima. A lo mejor le vemos dando clases prácticas de psicología de taberna cuando se le acabe el chollo parlamentario.