¡Vaya cara!, señor ex-presidente

Al ex-presidente del gobierno español, don Felipe González Márquez, se le ha puesto cara de pepona. Se conoce que con la holganza, la pitanza y los cuidados de su nueva compañera, la cara se le ha ensanchado… al tiempo que se le ha endurecido.

Al ex-presidente del gobierno español, don Felipe González Márquez le ha sentado fatal que se publique que se está construyendo una mansión propia de Sherezade a la vera de Mojamé, rodeado de frescas fuentes y con aromas de té moruno y hierbabuena. El ex-presidente del gobierno español, don Felipe González Márquez dice no ser millonario y seguramente será cierto, pero la gente se lo toma a chufla cuando conoce que por estas mismas fechas, van a dar Puerta, Camino y Mondeño al ex-director general de la Guardia Civil, don Luis Roldán Ibañez, condenado a 28 años de cárcel por malversación, cohecho, fraude fiscal y estafa. O sea, todo el pack, y de serie. Evidentemente, don Luis Roldán Ibañez ni ha cumplido la pena, pues se le ha evaporado la mitad de la misma, ni ha entregado la pasta. ¡Hasta ahí podríamos llegar! -habrá pensado- después de lo que callé yo sobre aquel lodazal.

Don Felipe González Márquez ha declarado que los que dan datos falsos para luego emitir opiniones erróneas son “fachas” o herederos de la Inquisición. Y después se habrá fumado un puro de los que le manda Fidel a través del ministro Desatinos, al que por cierto, cada día se le está poniendo más pinta de Don Perignon. Si usted dice que el ex presidente don José María Alfredo Aznar López tiene querida, e incluso la señala de entre las componentes de otro gobierno vecino, es usted un sagaz periodista. Un investigador que será aplaudido, incluso, por el espécimen que llaman Wyoming. Si usted lo dice de don Felipe González Márquez, pues es usted un facha. ¡Faltaría plús!.

El ex-presidente del gobierno español, don Felipe González Márquez, ha dicho también que los bancos ofrecen productos “repugnantes” y a la vez recortan el crédito disponible, tras lo cual ha pedido un cambio de las normas bancarias, “que sean pocas, pero que se cumplan”, y que no se deje el sistema “en manos de depredadores”. Lo que no ha dicho don Felipe González Márquez es si se está refiriendo, con lo de “productos repugnantes” exactamente a los 33 millones de euros perdonados por los depredadores en intereses para saldar créditos supuestamente arrastrados desde hace 20 años. Tampoco ha dicho, pese a que el Tribunal de Cuentas lo ha solicitado es por qué esos créditos se condonaron al partido del ex-presidente del gobierno. Finalmente, don Felipe González Márquez, ex-presidente del gobierno español, ha afirmado que la justicia “está hecha unos zorros”, “no sólo por falta de medios, sino por el ganado que tenemos ahí dentro”, y ha concluido que “nos ha costado menos cambiar a las fuerzas armadas que a la justicia”. Don Felipe González Márquez, además de engordarle la cara hasta ponérsela como el logotipo de la gaseosa La Casera, o como el escudo del FC Barcelona, está perdiendo el seso -sin equis, que con equis parece que va tirando, y nunca mejor dicho, gracias a las pastillas del color de Avatar- y se le va un poco la olla. No es posible que al ex-presidente del gobierno, don Felipe González Márquez, se le olvide que el gobierno de los jueces, lo que él llama ganao, está a cubierto en los corrales que manejan tanto el ganadero Zetapeta como Marianico. Que han sido ellos, y no otros, quienes han seleccionado el ganao y que, si los de su partido -o los del contrario- hubieran sido decentes por una sola vez en su puta vida, hubieran dejado que fuera la propia Justicia, a través de sus colegios, quienes hubieran designado y votado a sus compañeros jueces. Si en algo ha dicho la verdad el pepón de Marrakech es eso de “el ganao QUE TENEMOS ahí dentro”, pues son ellos, y no otros, quienes han estabulado el ganao y quienes elijen morlaco para cada una de las corridas. Son ellos quienes ponen el ganao, la plaza, el presidente y… hasta la afición. Ellos ponen todo, menos la pasta, que la ponemos nosotros.

Don Felipe González Márquez, ex-presidente del gobierno de España es olvidadizo, faltón, y voluble. El señor ex-presidente del gobierno debería ser agradecido con quienes no le entrullaron tras sus tristes últimos años de gobierno. Años donde Filesa, Malesa y Times Export, entre otros escandalazos fueron muy suavemente orillados por el ganao al que ahora denosta. Así pues lo que debería hacer el señor ex-presidente del gobierno es estar calladito y seguir engordando y endureciendo sus mofletes y dejar en paz a una judicatura que, si bien es cierto que cada día que pasa se muestra más en morucha que en brava, al menos lleva a cabo su trabajo dignamente, toreando las dificultades de la falta de presupuestos y de las continuas manipulaciones del ejecutivo.

Según leemos hoy en El Día, de Córdoba: Felipe González, es el nuevo presidente del Consejo de Participación de Doñana. Ahora ya sólo le falta -yo desde aquí lo propongo- el virreinato de Marrackech y la correduría de algún banco suizo. Así, todo queda en casa. Por su excesiva verborrea; por su falta de respeto a los jueces; por no saber disfrutar, al margen de la política, de los pingües beneficios que de ella extrajo; señor ex-presidente del gobierno de España, don Felipe González Márquez… váyase a hacer GAL…garas.

CODA: Si bien es cierto que cada día se entiende menos la Real carga que soportamos entre todos, menos entendible aún es la ausencia de la Casa Real en el funeral por don Miguel Delibes. ¿Es que no hay un solo miembro en esa casa -y mira que hay miembros- que pueda “perder” una mañana en acompañar a la familia Delibes?. Perdone usted, don Miguel, la foto que encabeza el texto; pero así nos hemos de ver con pérdidas como la suya.

Anuncios

4 Respuestas a “¡Vaya cara!, señor ex-presidente

  1. Ayer escuchaba una conversación en un bar de pueblo pero creo que si no digo que el contexto era el de un pueblo de mayoría nacionalista la cosa no tendría la misma enjundia.

    Estaban dando la noticia del funeral de Delibes y salió algo sobre Zapatero a continuación. Uno de los paisanos dijo: ese mentiroso supremo a lo que otro añadió: como Rajoy. Y él corrigió: no Rajoy no es mentiroso sólo que no cumplirá lo que dice llegado el caso. A las risas de los demás dijo: yo sólo creo en mi jefe que a día de hoy no me ha dejado de pagar el jornal. -De momento- espetaba otro. Soltó un taco y dijo: esto en lenguaje de Delibes, el del pueblo.

    A mí me pareció todo un homenaje a un castellano en un territorio que se vanagloria de despreciar a lo castellano. En resumen: a quien tiene méritos se le terminan reconociendo sea castellano o magrebí.

  2. Don González es de esos que, como acaba de escribir Arturo Pérez-Reverte en su última novela, “evolucionan sin rubor del oportunismo a la desfachatez”. Triste páis éste en el que los ex-presidentes no son capaces de estar en su sitio, sin llamar la atención, sin salirse del tiesto, sin escandalizar al personal. Digo ex en plural porque, además de Don González está Don Aznar haciendo de vez en cuando alguna de las suyas. Pero es verdad que ha habido otro ex -Don Calvo Sotelo- que fue un modelo de discreción, y que hay todavía uno -Don Suárez- al que la enfermedad no le concede ninguna oportunidad.
    Si los ex más notorios hacen eso que hacen, no me estraña que los vendedores de bragas regalen un libro en plan de promoción. Sería más difícil que los libreros regalaran unas bragas por la compra de tres libros. Al fin y al cabo se puede leer un libro mientras uno está en bragas porque así aprende para dejar de estarlo. Pero es mucho más difícil ponerse unas bragas mientras se lee un libro, icluso si es el de instrucciones, porque manos sólo hay dos y son mecesarias para sujetar el libro y las bragas.

  3. Jose Maria

    El sabado pasado tuve la oportunidad de escuchar la ultima entrevista a Miguel Delibes hecha cuando ya habia dejado de escribir, creo que en el 2004 (os recomiendo que la busqueis) y da una leccion de vida y sobre todo de como encauzar la muerte.
    Hay algo que dice que me parece extraordinario, cuando dice algo como que el la vida la quiere solo para un ratito que seria terrible tenerla que vivir siempre yque por eso no teme a la muerte unicamente al dolor y a la degeneracion.
    Es extraordinaria esta entrevista de alguien extraordinario.

  4. Juan Perán

    Don Felipe González Marquez hace mucho tiempo que perdió el rumbo y no sabe bien donde vive. Se empieza cultivando bonsáis compulsivamente, se hace uno amigo del tipo más rico del planeta (Carlos Slim), se termina de diseñador de joyas y por últimas, te vas a vivir a Marruecos a una mansión de superlujo. Que trayectoria tan extravagante para un socialista, obrero y español. ¿No creen Vdes.?