Y ahora vas y lo cascas

 

Nosotros... que nos quisimos tanto

La manipulación en política es un asunto tan habitual como la ausencia de vergüenza en quienes manipulan. Ayer, en la manifestación contra el retraso hasta los 67 años de la jubilación, distintos sindicalistas se dirigieron a sus afiliados y simpatizantes manipulando datos y realidad como ellos solos saben hacerlo. Quienes asistimos a la manifestación -más como observador que como seguidor, en mi caso- pudimos oír, uno tras otro, cómo iban repartiendo las culpas tanto a la derecha, como a la banca o a los grandes magnates financieros y, finalmente y con la boquita pequeña, al gobierno que le venía impuesta por los anteriores culpables.

Yo preguntaría a los sindicatos, a sus representantes, ¿están movilizando a sus bases para algo que puede ocurrir dentro de bastantes años y no lo hacen con lo que está ocurriendo ahora mismo? ¿Creen que con más de cuatro millones de parados y con un endeudamiento brutal no es más preocupante la falta de empleo actual que el posible aumento de la edad para un empleo que ya habrá desaparecido para entonces?.

Hoy he accedido a uno de esos periódicos gratuitos y leyendo el chiste no he podido por menos que hacerme la siguiente pregunta: si esto está ocurriendo ahora, que lo estamos viendo, qué no podrán contarnos -como ocurre con la memoria histérica– pasado un tiempo ¿Qué será lo que nos cuentan de aquello a lo que no tenemos conocimiento inmediato?. Verán ustedes, el chiste muestra, bajo un texto que dice “Sistema de pensiones”, a un anciano apoyado en una garrota que está siendo talada con un hacha por un individuo señalado por una flecha como “neoliberalismo”. Así; con un par. El tal Eneko, autor del chiste, intenta hacernos creer que ha sido el neoliberalismo y no la socialdemocracia quien ha hecho la propuesta. Que yo sepa la propuesta la ha hecho el PSOE, no el PP. ¿O es que ahora resulta que el PSOE es el palanganero del PP? 

Hoy, en el diario ABC, se nos informa sobre el accidente sufrido por Nacho Uriarte, vocal de la Comisión Parlamentaria de Seguridad Vial del Congreso, al conducir ebrio. Pues bien el diario hace especial hincapié en “que el diputado se negó a acogerse a cualquier beneficio en su calidad de diputado”. La pregunta que no se hace ABC y que les traslado a ustedes es la siguiente: ¿es que existen beneficios para los señores diputados cuando conducen borrachos sus coches?.

Nos dice El Mundo en relación con esta noticia que desde Génova y las direcciones del Grupo Parlamentario en el Congreso y en el Senado se disculpaba como “un error de juventud”. Hombre, treinta añitos yo creo que dan para saber cuándo se debe o no, conducir un coche. Treinta años deben dar madurez a una persona que cobra del presupuesto público y que debe ser ejemplo de comportamiento, al menos, en la materia que se está trabajando. No faltó, dicen en El Mundo, quien se aplicó a buscar antecedentes similares en otros partidos. ¡Ya está!. El “y tú más” de turno. Al final, y es lo triste, el más sensato es el inculpado que ha tenido la gallardía de pedir su destitución.

En Cuba ha muerto Orlando Zapata, la integridad hecha hombre. Murió tras una huelga de hambre de dos meses y medio, en la que no ha recibido ni una sola visita de las plañideras que acompañaron a Haidar. Ha sido enterrado bajo vigilancia de agentes de la seguridad castrista y con un pueblo tomado y con los opositores detenidos como en los viejos primeros de mayo del franquismo. Mis recuerdos para Zapata, su madre y sus amigos y también mi asco y repugnancia para los abyectos criminales.

Para finalizar, les informo a ustedes que hoy me ha asaltado una de mis muchas dudas. ¿Es correcto decir upydero o upydorro?. ¿Debe aplicarse upeydero a la abundante militancia y dejar upydorro para los cargos electos o digitales?. ¿Se debe utilizar la frase “Ven y cuéntalo” o, por el contrario, para evitar problemas con el abogado famoso de los tirantes y con la SGAE hay que decir “Ahora vas y lo cascas”?. ¿Alguien sabe dónde tenía el viaje comprometido flashionaria para darle calabazas a la comisión zapateril?.

CODA: Sin comentarios

EFE – 24/02/2010.-  Madrid, 24 feb (EFE).- La diputada de UPyD, Rosa Díez, ha pedido hoy al Gobierno que abandone su “actitud permisiva” con el régimen cubano tras el fallecimiento del disidente Orlando Zapata.

Rae: Cinismo: 1. Desvergüenza en el mentir o en la defensa y práctica de acciones o doctrinas vituperables. 2. Impudencia. Obscenidad descarada. Cínico: Impúdico. Procaz.

 

Anuncios

4 Respuestas a “Y ahora vas y lo cascas

  1. Jose Maria

    D.. Angel, A mi me gustaria decir qeu no esta mal que la gente cambie de parecer y de opinion, con el tiempo, que esto es hasta sano.
    Pero lo que ha ocurrido con esta Sra Diez no es esto en relacion a la “galera” es que nos ha mentido y nos ha engañado, que no es lo mismo, y ademas ha tenido y esta teniendo un comportamiento lenninista en como esta llevando su partido.
    Asi que no es lo mismo cambiar de opinion o parecer que engañar, abusar y no cumplir lo que prometio.
    Saludos

  2. Pues, en efecto, cinismo por doquier, sea arremetiendo por detrás a un honrrado conductor por conducir borracho, sea arremetiendo contra el gobierno de Zapatero porque otro gobierno contra el que no se arremete ha dejado morir, tras torturarlo durante años a Orlando Zapata. Debe ser porque, para esta señora con nombre de partido Fidel Castro todavía es respetable.

  3. Mire nos trae tantas cosas que una no sabe ni por dónde meter el diente. En fin, ¿tomo la postura cómoda de dejarles hacer o me lanzo a una más?. Estoy consternada por el siguiente hecho: ayer leo en El Correo que el ex-consejero de sanidad Inclán vuelve a su puesto de trabajo en el hospital de cruces. ¿Hago la pregunta? o directamente la suelto a botepronto. Voy a ir a por la afirmación, osea el dato. El señor ex-consejero NACIONALISTA no sólo ha recuperado veinte años de inactividad médica con cursos de reciclaje de menos de un año sino que además no sabe ni papa de euskera. Como esto ya lo daba la noticia voy a por la pregunta ¿es que no hay ningún médico de los vilipendiados por el régimen nacionalista, que me consta que son muchos dentro y fuera del País Vasco, que vaya a denunciar semejante tropelía?.

    • Diputadito

      Bueno, ¿y qué importa que no sepa vascuence el fulano ese? Al fin y al cabo yo no sé siquiera hablar y soy parlamentario. Sí, sí, del verbo parlamentar. Ya ve usted.

      A ver si yo también consigo reciclarme y no volver a currar en veinte años, como mi nuevo ídolo Inclán. ¿O cree usted, señorita boicoteante, que en tres años los ciudadanos ciudadanescos serán los que me reciclen a mí? Rosa me guarde muchos años y Carlos no lo quiera. ¡Madera toco!