CyL: LID, ZEPA, y otros acrónimos

La absurda nomenclatura que utilizan los poderes públicos es, en realidad, un escudo contra la razón de los ciudadanos. Es una fórmula razonada y no razonable, para que no nos enteremos de aquello que, ¡gracias, señores políticos!, no debe preocuparnos. Así se inventan una relación inacabable de acrónimos que el ciudadano va interiorizando y, la mayor de las veces, admitiendo sin ningún tipo de posibilidad de discutir. Se trata, en suma, de alejar el conocimiento de la política del actor principal -el ciudadano- en beneficio del actor secundario -el político profesional-. Se trata de sustituir la voluntad popular por una suerte de cesión de ésta en beneficio (espúrio, off course) de quienes pueden retorcer la voluntad cedida a su interés personal e indelegable.

Así los nuevos zares y zarinas; mandarines y mandarinas, visires y visirinas autonómicos, responsables de los espacios naturales, de los edificios de protección, de los espacios históricos, culturales, sociales… han escalado varios peldaños en la estulticia de un cargo auspiciado por su partido político y votado -o no- por nosotros a través de la cesión de nuestra soberanía. Zonas Lic, Zepas, Espacio Natural, Desarrollo Sostenible, Biodiversidad, Red Natura, Zona de especial protección y una enorme cantidad de siglas y nombres que ahora no puedo recordar o que, por mor de la dejación de sus obligaciones del Estado a estas taifas, son personales e intransferibles para cada uno de los visiratos. Esta sopa de letras, esta guía de acrónimos no son sino refugio de cantamañanas; vividores parapetados tras una mesa de buena madera -aquí sí que no importan las talas de árboles- y una temperatura agradable que le permita empollar oportunamente sus huevos, en el mullido sillón del despacho. Un despacho que las más de las veces será despecho y no despacho.

Un refugio de golfos pues la Naturaleza, su gestión y protección no precisa de estos personajes. La Naturaleza lleva ahí desde el principio de los siglos. Lleva siglos siendo compartida, utilizada y conservada por el hombre desde que éste bajó del árbol. La Naturaleza, como su propio nombre indica, es algo natural, algo que no precisa de la intervención de nadie para su propio mantenimiento. Recordemos los grandes incendios naturales en las praderas australianas y cómo, esas mismas cenizas, actúan de abono para la pradera subsiguiente, tras la época de lluvias. La Naturaleza solo precisa de un tipo de protección: la protección contra la acción de desaprensivos funcionarios; la protección contra la propia Administración. Porque es de estos desalmados de camisita blanca y canesú de quienes hay que defender a la Naturaleza. Personajes que en nuestro territorio de Castilla y León han llegado a preparar unas Directrices de Ordenación del Territorio (DOT lo llaman) de la Montaña Cantábrica Central (que incluye las montañas palentina, Oriental leonesa y Central leonesa) copiadas de diferentes páginas web, entre ellas ‘El Rincón del Vago’. Se lo juró a ustedes; y ahí está la denuncia realizada por el PSOE -otro que tal baila-, para verificarlo.

Ejemplos tenemos a cientos, pero es, como decíamos, en Castilla y León, donde aún es más evidente esta desprotección contra quien debería de protegernos a nosotros. Es de su Consejera de Medio Ambiente y Vicepresidenta de la Junta de quien realmente hay que defender a la Naturaleza. De ella, de sus decretos, de las leyes ad-hoc generadas para llevar a su desolador fin las obras previstas, de la caprichosa ausencia de declaraciones de impacto ambiental, de sus continuas chapuzas medioambientales.

El Soto de Garray, en Soria, un espacio inundable de indudable valor natural y paisajístico, espera su destrucción para construir lo que pomposamente llaman la Ciudad del Medio Ambiente, rodeada, por supuestísimo de una Urbanización de ochocientas o mil casas, cuando acabe la crisis claro, y de ladrillo y cemento. Casas que construirá y venderá una empresa vasca que ya no puede hacerlo en su predio pues allí sí que se cuida el Medio Ambiente. Nada se dice de que en el Soto las casas sean de madera o sus fuentes de energía sean solares o eólicas. También en Soria ha tenido la Justicia que defender a la familia Marichalar del rodillo ávido y codicioso de la Junta de Castilla y León. En Ávila, la Ciudad del Golf, donde la inefable vicepresidenta llegó, incluso, a ser propuesta por el fiscal para su imputación por un presunto delito. En Segovia la reciente decisión de la Junta de no proteger su vertiente de la sierra de Guadarrama como parque nacional la deja al albur de los aguerridos constructores que ven cómo la crisis y la abundancia de casas sin vender en la costa, les obliga a ofertar un nuevo turismo -esta vez natural y ecológico, dicen- para las grandes masas de vehículos y domingueros. En Valsaín una grupo de periodistas, políticos y constructores pretenden expulsar de sus viviendas a ciudadanos con todos sus documentos y derechos en regla para que no molesten a las vistas paisajísticas del futuro hotel que piensan construir frente a la sierra de Guadarrama. Hotel que estará construido sobre las ruinas de un palacio que es patrimonio nacional. Unas ruinas que debían haber sido evitadas por el propio Patrimonio y por los responsables políticos de los últimos años. Pues no, hombre, en lugar de defenderlo, vamos a consentir y alentar su ruina para poder derribarlo y construír sobre él. En Palencia y León el ya citado caso de San Glorio. En Burgos la declaración de Proyecto Regional del Parque de Ocio de Arlanzón, que prevé la edificación de un hotel, un campo de golf y 640 viviendas en 190 hectáreas de terrenos parcialmente catalogados como Monte de Utilidad Pública. La Consejera Ruiz, su “creatividad legislativa”, ha promovido directa o indirectamente la aprobación de leyes regionales para pasar por encima de las resoluciones judiciales que le resultaban desfavorables, como ha sido el ya citado caso de la “Ciudad del Medio Ambiente” (hoy en el Tribunal Constitucional), o del vertedero industrial de Fresno de la Ribera (Zamora). La Vicepresidenta Ruiz, en su vertiente de Consejera de Medio Ambiente puede presumir, como don Juan Tenorio, de por donde pasó, dejar memoria amarga de sí.

La Ciudad de la Ciencia y la Tecnología, en Villacastín (Segovia), con campo de golf, “área de investigación industrial” y viviendas. Valdeprado, Ciencia y Tecnología, en la misma provincia, que ocupará 500 hectáreas y dispondrá de amplio surtido científico-técnico-residencial-golfero. Ambos proyectos en zona LIC (Lugar de Importancia Comunitaria) y ZEPA, son nuevas apuestas que la Junta de Castilla y León alienta y auspicia en su afán de “proteger” la Naturaleza. El alcalde de Villanueva de Gómez (Ávila) quiere construir para sus 143 habitantes 7500 viviendas y tres campos de golf. Esto es calidad de vida: un campo de golf para cada 45 habitantes y cincuenta viviendas por persona. Hasta ahora lleva talados diez mil pinos.

Otros proyectos como el Parque Medioambiental Milenarium, previsto en Laguna de Duero, pretendía transformar más de cien hectáreas de pinar bien conservado en campos de golf. Debido a la movilización lo han trasladado a la capital (Valladolid). Estas nuevas ciudades, con nombres alusivos al medio ambiente, suelen ser -por su ubicación, consumo de recursos, planeamiento y estructura- ejemplos de lo que debe rechazar una ciudad proyectada con auténticos criterios ambientales. En esto doña María Jesús ha tomado conciencia de los grandes constructores y su afán por denominar las urbanizaciones como aquel espacio que han destruido. Verbigratia: Los cañizares del Duero (todo el cañizal arrasado); la Torca de Majón (la Torca convertida en cuesta empedrada), etc.

Finalmente, y bajo la égida de la Sra. Ruiz se han descubierto escándalos suficientes como para haber sido cesada fulminantemente en varias ocasiones; destaca entre ellos, el llamado Caso Lasarte, donde mintió negando la condición de altos cargos de los dimisionarios por los escándalos de las placas solares, que bien podría haber sido su tumba política. Pero en política no todo es lo que parece; es más, suele ser exactamente lo contrario.

Cualquier persona medianamente formada y sensata sabe que es posible un desarrollo sostenible y respetuoso, que genere riqueza duradera, que aproveche de forma adecuada el patrimonio natural que hemos heredado sin necesidad de destruirlo. Los dirigentes políticos deben aprender que la Naturaleza es algo importante, de lo que nos sentimos orgullosos como ciudadanos civilizados. Deben comprender que el respeto a la Naturaleza tal vez no sea solo cuestión de sensibilidad o de ética, sino esencialmente de respeto y cultura… Han de comprender que el disfrute de la Naturaleza, que el respeto del patrimonio cultural, histórico, natural es un derecho cívico y que es la propia Administración quien debe procurarlo y auspiciarlo. Que es esa Administración quien debe velar por la defensa y el respeto de ese patrimonio y quien está facultada por la Ley, y por nosotros mismos, para sancionar, de forma ejemplar, a quienes por interés, ignorancia o vandalismo pretende su destrucción. Sean estos personas o empresas de carácter privado o, lo que sería peor, funcionarios, políticos o empresas públicas

Anuncios

4 Respuestas a “CyL: LID, ZEPA, y otros acrónimos

  1. Mikel Buesa

    Tengo la impresión de que si a estos políticos regionales (me refiero a los de tercera regional) les dejas sin el ladrillo, la manipulación urbanística y la verborrea científico-medioambiental-tecnológico-naturalista se disolverían en la nada. Claro que la nada no proporciona comisiones, puestos para amigos y familiares, amistades de toda la vida y rentas financiero-empresariales vitalicias.

  2. Jose Maria

    Angel, efectivamente este caso de nuestra tierra CyL y la Sra Ruiz qeu la hemos sufrico y continuamos sufriendo.
    Cuando creiamos en el proyecto de la “autentica Upyd” ya tuvimos nuestras peleas con esta “caballera” (no se si se dice asi) y sin falsa modestia, la pusimos entre la espada y la pared mas de una vez (a pesar de que desde las altas esferas del partido de la Sra Diez mucho prometer y poco hacer) en el tema llamado “nuevo cerco a Numancia”.
    Ahora desde la sociedad civil debemos continuar luchando por lo que creemos debemos hacer ya unque uno de los desastres del cerco a Numancia esta parado, nos queda todavia la Ciudad del Mal Ambiente y la urbanizacion del campamento romano de Alto Real.
    Y esperar que el Rio Duero este año se cabree e inunde bien el Soto de Garray para que a esta Caballera se la caigan los colgagos de una vez.
    Saludos/JoseMaria

  3. Alex Fuentetaja

    Me temo que sea algo generalizado. En mi pueblo se han puesto de acuerdo el PSOE con la Junta (PP), el Ministerio de la Vivienda (PSOE), para favorecer a una empresa participada por el Presidente de Intereconomía y Consejeros de multinacionales en detrimento de los vecinos del pueblo. Quieren desalojarles de sus casas para instalar un hotel de lujo en un Monumento Nacional, catalogado desde 1931, solo porque quitan vistas al futuro hotel.
    ¿Cómo se come eso? ¿Pero claro, a quién le interesa la angustia de 22 familias anónimas? Gente que han levantado sus casas con sus propias manos, durante años, con mucho sacrificio y pasando penurias. Personas mayores, entre 70 y 98 años, sin estudios ni formación, que no entienden el por qué de esta brutal agresión. ¿A quién le interesa y le importa lo mal que lo están pasando? Pues a mí si me importa, llevo desde el año 2001, luchando para impedir que cometan tal atropello. El plan especial del Palacio está recurrido en el Tribunal Contencioso Administrativo de Burgos, desde hace más de un año. El PGOU, en su fase de aprobación inicial, también está admitido a trámite por la Audiencia Provincial. Pese a todo esto, el Alcalde ha concedido, hace tres meses, una licencia de obra en ese sector. ¿Cómo podemos calificar la actuación de dicho regidor?

  4. Jose Maria

    Alex, pues a por ellos. No les dejeis que por lo menos noten el aliento en el cogote.
    Un abrazo/Jose Maria