En pleno Pleno

 
 

Lameculos sin fronteras. Cara A

Hoy la calle estaba, como en esos días de mucha expectación, trémula, dubitativa, nerviosa… La gente corría de un lado para otro en los escasos momentos de relajo de los padres de la Patria. Salían de un café para entrar en otro donde se pudiera seguir más atento el descarnado mensaje que el jefe de la oposición y el presidente del gobierno desgranaban para tranquilidad de la ciudadanía. Hoy es día de Pleno en el Parlamento y se nota en la inquietud de los españoles. Hoy no hay pucheros al fuego; no hay recados que hacer; no hay trabajo más importante que seguir el Pleno de pe a pa. Los shares de las televisiones y las radios han duplicado los de los días de partido de la selección nacional. Desde que los terroristas se visten de David Villa ya nada es lo que era. ¡Al Pleno!, gritan los conductores de los autobuses del línea invitando a la gente a acudir al Parlamento. Colas enormes de personas se agolpan en las entradas del palacio de Las Cortes para conseguir una banquillo donde seguir el Pleno. Al finalizar los gacetilleros gritan por las calles “¡el Pleno de hoy, oiga!. Con lo ofrecido por los partidos”.

Don Matías, las ocho.
 
 

Lameculos sin fronteras. Cara B

¡Que pasen, joven, que pasen!

No, don Matías. Que son las ocho. Que despierte usted que se había quedado traspuesto en el velador.

Ay, usted perdone. Me he quedado dormido oyendo el Pleno.

No si se comprende. No ha sido usted el único.

¡Ah!, pero, ¿es que había más personas siguiéndolo?

No. Siguiéndolo no, pero al estar puesta la voz… ya se sabe; estos duermen hasta un insomne.

¿Y cómo ha quedado?

Pues Rajoy ha hecho una manifestación pública de su debilidad al pedir a los diputados socialistas que cambien de líder. Zapatero le ha contestado que, si tiene agallas, que presente una moción de censura.

¿Y Rajoy?

Bien, gracias.

No, si digo que ¿qué ha dicho Rajoy?

¡Ah!. Pues nada. Que si él tuviera los votos necesarios ya no estaría en la bancada del gobierno. Que le habría echado hace tiempo.

¿Y Zapatero?

También bien, gracias.

No, si digo que ¿qué ha dicho Zapatero?

¡Ah!. Pues que si su abuela hubiera tenido ruedas sería un vespino.

Pero oiga, es que este Rajoy no se da cuenta que si quiere ser un estadista tiene que tener algún arranque con el que nos engañe. No se acuerda que Felipe González perdió una moción de censura y luego salió reforzado en las siguientes elecciones. No se da cuenta que al presentar una moción de censura es obligatorio presentar un programa de gobierno y ahí es donde puede clavar el rejón a Zapatero, al mostrarle sus cartas definitivas de gobierno.

¿Y quien le dice a usted, don Dimas, que el señor Rajoy tiene ese programa de gobierno?. Por que si lo tuviera nos lo habría hecho saber ¿no le parece?. ¿Ha oído usted a alguno de los líderes -excepción hecha de los de CiU- ofrecer algún plan, algún programa, alguna idea para sacar adelante este desastre.

¡Hombre!, la verdad es que no.

¿Y quien ha ganado el debate?

Pues según la radio, la tele, la prensa, lo ha ganado el uno o el otro, según el potente fuego del ascua que arrimar en este miércoles de entierro de sardinas. Según las encuestas lo ha ganado el uno o el otro, dependiendo de cuál es el medio que lo plasma.

El PP tenía que convencer a Zapatero de la necesidad de su dimisión, de su renuncia, del cambio -al menos- en su alocada política de inacción económica ¿lo consiguió?. No, ¿verdad?. Pues el PP no lo ha ganado.

El PSOE debía convencer al PP de la oportunidad de sumarse a un pacto de estado, de ponerse junto al gobierno, en la búsqueda de soluciones para salir de esta crisis que está ahogando al ciudadano. ¿Lo consiguió? No, ¿verdad?. Pues el PSOE no lo ha ganado.

El Rey pidió a los partidos, sindicatos, empresarios y fuerzas parlamentarias un esfuerzo de mínimos para salir de la crisis, un mínimo de unidad para evitar que sea la guillotina de la Unión Europea quien nos tenga que reflotar. ¿Lo consiguió? No. ¿verdad?. Pues el Rey no lo ha ganado.

El pueblo español está expectante ante el posible acuerdo de los partidos para salir sin dejarnos excesivos pelos en la gatera de la crisis con un acuerdo entre todos y con el cogote encogido esperando la colleja que el Ministerio de Hacienda y el de Trabajo nos va a sacudir. Estaba esperando, decía, un acuerdo entre todos. ¿Lo consiguió? No. ¿Verdad?. Pues el pueblo español no lo ha ganado.

Los dos partidos políticos grandes (señora Díez PP y PSOE son los partidos grandes, no los grandes partidos. A ver si se entera de una vez) están en una dinámica de recolocación de sus enormes masas de funcionarios a través de los diecisiete parlamentos, los tropecientos mil eurodiputados, los cienes y cienes de consejos de las Cajas de Ahorro y otros momios similares. Saben que, de ponerse de acuerdo, y llegar a un plan de ahorro deberían desmontar todo este entramado de financiación encubierta de sus soplapollas ultrarremunerados. Para ello debían rechazar todo pacto de estado propuesto por el Parlamento. ¿Lo han conseguido? Si. ¿Verdad?. Pues estos son quienes han ganado el debate. Digan lo que digan los medios, las encuestas y las televisiones y las radios. Estos y no otros son los que, nuevamente, aupándose sobre las necesidades de quienes han puesto en sus manos sus pequeños trozos de soberanía, se están cachondeando de esta soberanía y de esta representación. El Parlamento Español ha perdido una ocasión única de llegar a un acuerdo de mínimos que yo, ahora y desde aquí, les propongo. Cambien el rótulo del frontispicio del Palacio de Congresos donde dice Cortes Españolas por otro que diga “Todo por la pasta”. Así todos y cada uno de nosotros sabremos con quien nos gastamos los cuartos.

CODA. La economía, no la ciencia Económica, sino la economía en minúsculas, se lleva a efecto mediante pequeños ahorros. No se ahorra en una casa dando de baja el contrato de la luz; sino utilizando ésta de una manera correcta. Viene esto a cuento de la fotografía en la que el Rey de lo que queda de España está siendo agasajado por Oh!Bama en un pequeño comedor con otros cinco comensales. Bajo sus manos unos pequeños manteles individuales y un servicio presumiblemente caro, pero correcto. El Rey ha invitado a Oh!Bama a visitar lo que quede de España (que ya será menos cuando venga). Veremos entonces la cena de gala en el Palacio Real. El lujo de vajillas, cuberterías de oro y plata, y criados y chambelaness con sus trajes de sota de bastos sirviendo a cualquier manguta que haya sido invitado por la de los mapas ginecológicos y tal y cual. Luego, al salir, le explicamos al mandatario comanche lo de nuestra proverbial menesterosidad y lo necesario de que nos ayuden a salir de la crisis.

OTRA CODA. En el momento de terminar este post me llega la noticia de que la Fundación Pasta y Demagogia del partido de la señora con nombre de partido y gerenciada por su clón, va a presentar el libro “Políticas energéticas” en el Auditorio de UNESA. Intervendrán don Carlos Martínez Gorriarán, de la casa Martínez Gorriarán; don Jesús Gómez de Santamaría, máster en Ingeniería Nuclear por la Univesidad de Carnegie-Mellon (que no carne de melón) y el insigne Sopeña. No podrían haber encontrado mejor sitio para presentar el libro. La vieja patronal del sector eléctrico; la cueva donde han encontrado acomodo todos los ex-directores generales de la energía; el refugio de la familia Oriol para quienes debían controlar sus beneficios cuando estaban en los distintos ministerios controladores del sector eléctrico español. El lobby financiero energético nacional. Nada… suerte, y al toro, que es una mona.

Anuncios

5 Respuestas a “En pleno Pleno

  1. Pues no he leído con detenimiento la noticia pero eso de que el Supremo obliga a las entidades bancarias a reducir costes de las hipotecas y demás tiene buena pinta. Vamos a ver si a base de que los jueces se ponen las pilas apartamos a tanto arrima- ascuas- a- su- sardina para centrarnos en algo que nos beneficie a todos y sobre todo a los más éticos, es decir, aquellos que porque no quieren o no pueden no les queda otra que fabricar el ascua en vez de arrimar la del vecino a su sardina.

  2. Mikel Buesa

    Muy acertadas las cara A y B de lameculos sin fronteras. Lo dicen todo, como tú muy bien señalas: los ganadores son los burócratas de partido enganchados a la teta pública. Ésta se configura de tal manera que su flujo de leche hacia esas burocracias es creciente, en tando que el caño que va a atender las necesidades de los españoles mengua. Mientras tanto, todos nosotros nos quedamos espearndo que alguien adquiera cordura, haga caso omiso de las exigencias del pesebre partidario, y empiece a pensar en la ingente cantidad de reformas que necesitamos los españoles para nuestra prosperidad futura.
    Claro que ese alguien no será la diputada diez, cada día más empeñada en pescar los votos de ex-lo-que-sea con su repetitiva demagogia. Y lo de UNESA es para nota: como invitar a la zorra a guardar el gallinero.

    • En eso de poner la zorra a cuidar el gallinero la señora Díez tiene experiencia. Y si no que nos lo digan a los que fuimos militantes de Upyd en el País Vasco. Eso sí una vez que se apartaron las gallinas la zorra puede no estar al frente de nada, salvo de aparecer públicamente con su cría a darnos lecciones de sueño.

  3. Jose Maria

    Angel, en la foto de “lameculos A y B” tendrias que habersacado a todo el hemiciclo al completo”
    Efectivamente han ganado todos los aparatichis y todos los que viven del cuento y de la vaca publica a todos los niveles.
    A ver si los otros paises europeos nos ponen las pilas porque aqui no creo que tengamos solucion.
    Las encuestas dicien qeu el tercer problema de losespañoles despues del paro y la crisis economica son los politicos y todos suspenden (Sra Diez Ud tambien suspende con menos nota ue hace un año asi que no se le suba el ego a la cabeza que es muy malo) y a este paso yo creo que el problema mayor son los politicos porque son los que no toman medidas para salir de la misma.

  4. Jorge Mateu

    El viejo régimen nos avergüenzan y nos roban cada dia, pero les dará igual hasta que nos movilicemos. Bueno algunos nos movilizaremos ya desde marzo.