Las cosas de Rosa

La diputada fucsia ha presentado una enmienda a la Ley General Audiovisual para que prohíba los anuncios que inciten al culto al cuerpo. La diputada ha declarado que se trata de liberar de prejuicios de esos cánones de belleza esterotipados. Es, ha dicho, una medida de salud pública desde el punto de vista de la prevención. Pueden ustedes verlo en la tapia del solar magenta, donde se expone junto a las fotos de la totalidad del santoral chewing.
Pues qué quiere usted que le diga, don Matías, a mí me parece también que hay que dejarse de prejuicios en esto de la belleza corporal.
Y eso que usted dice, Don Dimas, ¿se lo va a aplicar la diputada a su clon en la Fundación Pasta y Demagogia? Porque si yo no recuerdo mal, doña Becerrix, la clonix dominatrix de la Fundación Pasta y Demagogia fue la que publicó en El Mundo “unos señores ya maduros, desconocidos hasta ahora, y en absoluto esclavos de su imagen (…) otro señor también maduro e igualmente libre de cualquier servidumbre similar, el catedrático Mikel Buesa, con cierta proyección pública e innegable peso”.
Lo de la señora diputada es, sencilla y llanamente, cinismo. Cinismo y demagogia. Una mujer que quiere prohibir la incitación al culto al cuerpo y que se hace retratar en un periódico retozando en el sofá del hotel para una sesión de fotografías de altísimo contenido… político es el mejor ejemplo de la no utilización de la imagen para fines distintos a los de la política. Unas fotografías que a más de uno nos llenaron de vergüenza ajena, donde una especie de Carol Burnett con una copa de más, aparecía desparramada sobre el sofá.
Bueno, dirá usted, don Dimas, que esto lo hacen todos los políticos ¿Todos?. ¿Ha visto usted alguna foto de un político en un deshabillé semejante?. Por que, como dijo Becerrix en su locura de artículo de El Mundo “no sé si se plantearían dibujar a cualquier otro líder de un partido político nacional –hombretones todos- con indumentaria y pose similar”. El problema, Becerrix no era si los dibujantes lo harían con los hombretones, sino si esos hombretones lo permitirían como hizo tu Diosa. ¿O es que se vio obligada tras tomar, engañada, algún bebedizo que le trastocó su férrea voluntad ?
De una mujer dedicada a la política no nos interesa si tiene piernas -buenas o malas- ni el tamaño del escote o un cuerpo más o menos escultural. De una mujer -y de un hombre- que se dedica a la política nos interesa lo qué va a hacer con nuestro voto. Para votar a desparramadas beodas ya tenemos a Chicholina y a las churris, gogós, modelos y actrices de Berlusconi.
Pero hombre, don Matías, no se ponga usted así, que no tiene importancia. Eso son cosas del amor… del amor a salir en la prensa; del amor a que se hable de uno; del amor a figurar en todo momento. Son… las cosas de Rosa.
¿Qué valores rigen tu vida, Rosa?
La lealtad. Eso significa no engañar; ni a ti misma ni a quienes creen en ti.
Ni soy superfashion ni me quita el sueño lo superfashion.

Anuncios

9 Respuestas a “Las cosas de Rosa

  1. Creo que el anecdotario que acompaña a la foto es más interesante todavía y voy a justificar al final por qué lo cuento públicamente.

    1.- Recuerdo en cierta ocasión, víspera del consejo político en Madrid al que asistí, en que el señor Fabo criticó a Soraya Saenz de Santamaría por salir en El Mundo a la guisa de enseñar las piernas y con vestido de fiesta. Así como demasiado frívolo. Pongamos que hablo de finales de diciembre de 2008.

    2.- En plena campaña electoral vasca, pongamos que hablo del único mitín que hubo en San Sebastián en el Hotel Londres salió en El Mundo una foto de Rosa Díez en la que según yo le dije para hablar de algo con ella, sólo una vez se bajó a hablar conmigo en toda la campaña electoral y fué para echarme la bronca, pongamos que le dije que se parecía a Kim Bassinger. Digamos que ella no se ofendió, cuando aquello no criticaba prototipos femeninos, sino que al contrario me dijo que esa mujer le gustaba mucho.

    Y ahora viene la justificación de por qué cuento estas conversaciones públicamente. Porque una persona tuvo que solicitar explícitamente a Rosa Díez que tuviera media hora de diálogo conmigo antes del mitin para que aquello quedara mínimamente decente. Pero ¿saben qué dio de sí la media hora?. Que sentó allí en la mesa además de a otros intervinientes, cosa que no me parece mal en absoluto, a un señor que iba de candidato en las listas de Vizcaya ¿saben para hablar de qué?. De lo guapa que salía Rosa Díez en la foto del Mundo. Ah pero ¿esta es la señora que censura modos ya habidos en cuanto al culto al cuerpo?.

    En fin no sigo hablando porque lo que vino a continuación es más serio políticamente hablando si es que a ésta señora la política le importa algo más que cobrar su sueldo a fin de mes.

    • Mikel Buesa

      Pues, con relación a las mismas fotos (que a mi me parecieron de baja calidad estética y algo sé de estos asuntos después de haberme dedicado durante mucho tiempo a mi laboratorio fotográfico) yo tuve un incidente con la señora rosa. Ella, al llegar a una reunión del grupo parlamentario, preguntó qué nos habían parecido las fotos en cuestión. Ni que decir tiene que casi todos fueron elogios del tipo qué bien estás, qué guapa sales, etcétera. Casi todos porque yo señalé que las fotos no me gustaban y, ciertamente no aludí a la retratada, sino al resultado. Pues la retratada se molestó conmigo. Ahora lamento no haber aludido a sus poses absurdas y a su vestimenta, porque si hubiese sido así a lo mejor me habrían expulsado de su partido y no habría tenido tantos disgustos.

  2. Diputadito

    En esta mañana lluviosa y gris me veo en una entrevista que mis odiados enemigos del Diario Vasco me han hecho a doble página. Con semejantes enemigos, no hacen falta amigos, ya ve usted don Dimas. Digo allí que se han ido cuarenta afiliados vascos pero que, aún así, esto crece tanto que creo que habrá que abrir más expedientes porque al final no vamos a caber. No se pierdan tampoco la foto, que he quedado chupilerendi. Y hablando del culto al cuerpo: no crean por la foto que el engorde del sueldo ha ido parejo al físico; es que la tele engorda. Y la prensa también.

    En Detritus en la Red he leído que el otro día la Factotum del Magentismo concedió una entrevista a el “¡Qué País!” en la que, como siempre, estuvo soberbia de toda soberbia. Y confesó, ¡cómo quiero a esta mujer, que no es que vaya de moderna, es que es modelna de toda modelnidad. Amo a Rosa y Rosa es mi Ama. Si veo que es de día pero Rosa dice que es de noche, para mí siempre será de noche, como dice un compi del Consejo de burrukides.

    Además en la entrevista he descubierto que tengo algo más en común con Diosa: a ambos nos gusta dormir, aunque yo lo suelo estar sobado todo el día y ella está despierta y alerta ante el Walia insoportable de turno.

    Biba Io.

  3. Jose Maria

    Creo que fue Maleni, la que empleo eso de “flashionaria” que es muy significativo.
    Yo no critico que uno sea modelno, ni que le gusto hacerse fotos con glamour, ni etc etc, pero hay que ser consecuente y luego no decir lo contrario en otros sitios. Porque eso es querer estar en todas las salsas y decir lo que a cada uno en su momento le interesa oir. Y esto es lo que esta haciendo la Sra Diputada desde hace un tiempo y esto tiene un nombre muy clarito “oportunismo” y del mas barato que al final se descubre por parte de la ciudadania.
    Saludos

  4. Mikel Buesa

    No había leido el artículo de la tal Becerrix, pero al verme citado he tenido curiosidad. Había oído que esta individua es escritora y veo ahora que esto de la profesión de escritor ha debido de ir degenerando de tal manera que, incluso, se admite en ella a este tipo de individuas que tal vez sepan manejar el ordenador, pero lo que realmente no saben es escribir. Esto me recuerda a uno que, según contaba mi tío José hace muchos años, se creía que para hacer buenas fotografías había que tener una buena máquina de retratar; y a otro que también creía que la escritura mejoraba con la calidad técnica de la máquina de escribir empleada. Mi tío se murió antes de que los ordenadores personales empezaran a difundirse y, por ello, no conoció a los que ahora creen, como seguramente la tal Becerrix, que la calidad de sus artículos guarda una relación lineal positiva con el precio del ordenador que utilizan.
    En resumen, no me extraña nada en absoluto que esta Becerrix se haya metido a asalariada del partido de la de las poses sicalípticas porque, seguramente, en el mundo de las letras tiene menos porvenir que un boxeador en un convento de monjas. Véase si no la circunstancia significativa de que su primera novela (Las criadas de Caifás), editada en 2008 y con una sola tirada (1000 ejemplares como mucho) está descatalogada por la editorial. Vamos que los de Ediciones El Andén creen que es mal negocio tenerla en circulación.

    http://www.casadellibro.com/libro-las-criadas-de-caifas/1219658/2900001277023

  5. Jose Maria

    Leches Mikel O sea que no habias leido el articulo de la Sra Beatriz (ahora creo que gerente de la fundacion magenta si no me equivoco y tambien el en CP de la galera). Por ahi por plazamoyua y creo que tambien en soriaxsoria hay estupendos comentarios al respecto.
    Fue vergonzoso, pero a raiz de aquella bazofia de articulo pues se gano el aprecio de quien manda y a escalar peldaños y a cobrar de la “galera”
    ?no me digas que no es buena carrera?.

  6. alegria

    Y yo pregunto: ¿prohibirá también esta señora que en las fiestas de su partido se usen indumentarias explicitamente provocadoras?. ¿También prohibirá el exceso de silicona y el exceso de horterada?………es que serían una medida de salud magenta desde el punto de vista de la protección.

  7. Alegría

    ¡Caramba!, yo estaba segura de que había puesto un comentario con jugo cítrico en este hilo………………

  8. Alegría

    Pues lo vuelvo a poner:
    Yo me preguntaba si la que “no va de moderna sino que lo es” (como ella misma dice en el El País), también no habría pensado prohibir los atuendos descarados, las excesivas siliconas y la horterada en grado sumo que abundan en festicholas y actos de su partido.
    Personalmente se lo recomendaría como una medida de salud-magenta desde el punto de vista de la prevención.