EL PARTIDO ENDOPLASMA

En su acertadísimo artículo de ayer, Intereconomía nos planteaba un escenario en el que el Partido Socialista de Rosa Díez se hubiera convertido en un “partido bonsai”; esto es, en un partido pequeño, sin mayor aspiración que la de poner en almoneda su representatividad obtenida en las urnas con un discurso vacuo, populista y al servicio de los apoyos precisos para el partido gobernante o el opositor, según sea la oferta. Yo creo que Intereconomía exageraba al considerar a la Cosa Rosa como un partido bonsai, en lugar de hacerlo como un partido endoplasma que es el que le corresponde en función de su tamaño real. En esto hay que ser preciso, y tampoco hay por qué exagerar. Ponía el ejemplo de los partidos nacionalistas –curiosamente la bicha de la formación magenta- que aprovechan los gobiernos débiles que buscan de forma insensata y patética su supervivencia y el mantenimiento hasta el final del mandato legislativo para sacar rédito de su escasa representatividad.
Claro, dirán ellos, este artículo lo firma Intereconomía que es la derecha extrema. Es lógico que así lo manifiesten, aún les quedan pelos en la gatera de la casa matriz y se muestran redundantes, como cuando chiflan a Zapatero en los desfiles, en culpar a la derecha extrema –o directamente a la extrema derecha- de todos sus males. Ya lo dice el cuarto mandamiento “Honrarás a tu padre y a tu madre”; eso que estos son laicos aunque a algunos le tire lo montaraz y el refugio de Torreciudad, con su santo de dos acentos.
Ponía el dedo en la llaga del programa electoral, o su ausencia, que en esto es como los marcianos, que todo el mundo dice haberlos visto y nadie lo demuestra, y decía que el ciudadano rara vez sabe qué es lo que votan, si lo hacen o si, por el contrario, luego votan distinto de lo que proponen con la disculpa de la equivocación de botón que, en el caso de la Cosa, es iterativo
Pero es a la hora de sacar rendimiento a su escasa representación donde quedan perfectamente retratados. Su único objetivo es condicionar la política del gobierno en minoría, o sin apoyos para sacar el rendimiento oportuno a esa escasa representación, señalaba el periódico. La dueña del partido no se corta a la hora de hacerlo patente: “El éxito electoral será aquel que nos permita condicionar la vida política en la siguiente legislatura”, decía en contestación a una pregunta en el chat de su diario de cabecera; el que la saca en portada del colorín con la túnica levantada luciendo la pantorrilla. Así pues, ya tenemos una idea aproximada de hacia donde se mueve el partido endoplasma. “Sólo defendemos lo nuestro”. Ahora bien ¿qué es lo suyo?. Conociendo a la Señora, seguramente no será, a la vez, lo nuestro, lo de todos… sino lo suyo. “Me la refanfinfla si piensan que somos de izquierdas o de derechas”. ¿Qué?, ¿va quedando claro?.
No aspiramos a ser bisagra, queremos determinar la política. Creemos que vamos a ser condicionantes antes de ser alternativa. En todo caso, nuestra meta no es esa, sino tener fuerza suficiente para condicionar la política“, ha declarado reiteradamente el lorito fucsia. Así pues, hay que ser cuidadoso con este partidillo y darle la razón a las escasas veces que dicen lo que realmente piensan.
Ayer, por ejemplo, en plazamoyua.org se hacían eco de un cambio de impresiones entre un profesor de Ética –ojo al dato, que diría Butanito- y un feisbuquero que había tenido la arrogancia de hacerse una pregunta en voz alta. Su eminencia, tomando para sí el papel de conciencia vital o Pepito Grillo del Partido Socialista de Rosa Díez saltó a la palestra para aclarar los cometidos que el sindicato le tiene encomendado a su jefe. “Fabo trabaja como liberado sindical y nadie ha puesto ni puede poner en duda su eficacia en ese empleo”. ¡Hombre!, profe; yo si fuera o fuese Fabo me mosqueaba. Ha querido decir el ilustre profesor que una persona que está contratada para no hacer nada ha resultado eficacísimo en esa nada laboral. O lo que es lo mismo, que es el Boss a la hora de cumplir con su envidiado cometido. Menos mal que, en este país de escaqueadotes, alguien cumple con su obligación de una forma tan precisa. ¿Alguien puede dudar de lo acertado del análisis del profesor? ¿Podría alguien del sindicato haber aclarado mejor los cometidos que tiene para su liberado que el ético profesor? ¿Alguien puede poner en duda la eficacia de Mr. Fabo?. ¡Por favor!, para una vez que alguien dice la verdad, no lo pongamos en duda, por que de lo contrario ¿cuándo nos creerían?.
CODA: A la salida de sede parlamentaria, que diría Redundacias, la Señora ha criticado al presidente diciendo: “El barco se hunde. Tiene un capitán al que no se le ocurre otra estrategia que pasar la fregona por la cubierta y no tapar las vías de agua”. Aquí cualquiera se sube a la barca de El Retiro y se considera un naviero. Claro que ésta ya hablaba de piragüas y portaaviones… Claro, que para eso tiene una galera a su diposición.

About these ads

3 Respuestas a “EL PARTIDO ENDOPLASMA

  1. JOse Maria

    Amigo Angel, mas vale que la Diputada mentirosa, amenzadora e insultadora se preocupe de las vias de agua de su galera, porque a este paso no va a salir ni luciendo la pantorrilla.
    “galera delenda est”
    Y ahora todos a la concentracion de la AVT ante la embajada de Venezuela.

  2. Mikel Buesa

    Ese partido del que usted habla no ha condicionado nunca la política ni ha aspirado a ello. Ya he contado en otras ocasiones la anécdota y la volveré a contar ahora. Después de las elecciones autonómicas vascas hubo unos días en los que, por lo estrecho de los márgenes en la distribución de escaños, parecía posible que, para poder asegurar la investidura de Pachi López, la coalición entre el PSE y el PP, tuviera que reclamar el voto de Upyd. Fue en ese ínterin en el que, en una reunión de la dirección de Upyd que tuvo lugar el 3 de marzo de 2009, Rosa Díez hizo el siguiente análisis:

    “Nuestra posición hace que nuestro discurso condicione a los otros partidos, PP y PSOE, antes de la investidura. El PP está poniendo un precio muy bajo para apoyar al PSOE pidiendo lo que el PSOE debería ofrecer, es decir, la presidencia del Parlamento, la Diputación de Álava y el Ayuntamiento de Guecho. Nosotros tenemos que condicionar nuestro voto a contrapartidas políticas. El PSOE quiere acuerdos puntuales, lo que le sitúa en una acción política de corto plazo basada en el chalaneo. Quieren salir con el apoyo del PP y negociar luego la acción política con el PNV. Por ello, nosotros tenemos que explicar muy bien nuestra posición al no apoyar a López para que no nos critiquen por no ayudar a desalojar al PNV del poder. El proceso va a ser largo y va a durar meses hasta que se elija un lehendakari. Lo que hoy parece posible -que Pachi López sea presidente y se envíe al PNV a la oposición- puede cambiar en poco tiempo. Si el PNV, que ha ganado las elecciones, se va a la oposición, va a ser la guerra. Tenemos que tener en cuenta el hecho de que el PNV haya tenido más votos que cualquier otro. El PSOE hoy dice que quiere gobernar en solitario para seguir despreciando al PP en Madrid, cosa que al PP le gusta. El PP tiene dificultad para presentarse en el resto de España como el que no ha desalojado al PNV. Por eso no pone precio político a su apoyo al la investidura de Pachi López. El problema del PSE soos nosotros, no el PP. A Pachi López le horroriza llamarme. A mi me odia. En democracia no hay contratos de adhesión; y nosotros no vamos a dar un cheque en blanco. Queremos un cambio de política y sólo prestaremos apoyo si llegamos a un acuerdo”.

    Acabada la reunión, ya en petiti comité, la líder de Upyd añadió: “Cuando me llame Pachi López le voy a poner unas condiciones que no va a tener más remedio que rechazar”.

    Creo que, de lo anterior se desprenden varias lecciones sobre Upyd:
    1) Su máxima dirigente no es un lince y su capacidad de análisis es más que limitada. Desbarra claramente y ello condiciona fuertemente las decisiones del partido.
    2) Esa misma dirigente se orienta básicamente por sus fobias personales. No quería dar la investidura a López no por motivos políticos, sino por razones personales. Es cierto, no obstante, que unos cuantos día después, tras la elección de l presidencia del Parlamento Vasco (que no apoyó) y cuando ya era evidente que su voto no servía para nada, buscó un subterfugio para modificar su posición con respecto a la investidura de López. Para entonces las presiones internas de su propio partido eran también evidentes puesto que muchos entendían que no se podía rechazar el cambio político en el País Vasco.
    3) Rosa Díez en aquel momento estaba dispuesta a facilitar la continuidad del PNV en el Gobierno Vasco, aunque no fuera a votar la investidura de su candidato.
    4) Es evidente que este partido, detrás de la verborrea esa de que “queremos determinar la política” no tiene otra cosa que el afán de notoriedad personal de su líder. Para ella “determinar” no es propiciar un cambio como el que, sin su concurso, tuvo lugar en el País Vasco. “Determinar” es someter la política a su capricho, a sus fobias, a sus venganzas personales. Esperemos que nunca lo logre.

  3. UPD, partido a la derecha de la derecha, con insignes personajes traídos de la ultratumba política, como su “lideresa” Rosa10, o el nada-partidista Savater. Un partido que no pinta nada, que a nadie le importa, que necesita hacerse notar montando bulla y faltando el respeto. Acabarán desapareciendo de la misma forma de la que llegaron, sin que nadie se entere y sin que nadie recuerde a ese aprtido extraño formado para la gloria de su fundadora, y que nunca llegó a hacer nada de provecho.